Eclipse lunar más largo del siglo: el próximo viernes y tendrá una superluna roja

  • El fenómeno del viernes 27 de julio durará 1 hora y 43 minutos, el más largo del siglo XXI, esta nueva luna roja despierta interés en todo el mundo. ¿Por qué tan largo? ¿Y por qué la luna se teñirá de rojo? Aquí te contamos.

Agencias | Ciudad de México.—  El eclipse lunar más largo del siglo XXI será el próximo viernes 27 de julio. La agencia espacial estadounidense NASA explicó que –lamentablemente– el fenómeno no será visible desde Estados Unidos. Los afortunados en este caso estarán en ciertas partes América del Sur, Europa, África, Asia y Australia.

El eclipse tendrá una duración total de 1 hora y 43 minutos, y pasarán cerca de 4 horas desde el momento en que la sombra de la Tierra oscurezca el primer borde de la Luna hasta el momento en que vuelva a brillar completa, indica Smithsonian.com.

Será el fenómeno más largo del siglo y para tener una dimensión de ello, como ejemplo, el eclipse solar que se vio en varios estados de EEUU el pasado 21 de agosto de 2017 el Sol cubierto de sombra duró apenas 2 minutos y 40 segundos.

El próximo eclipse lunar que se podrá ver desde América del Norte, que será el 21 de enero de 2019, durará 1 hora y 2 minutos y el evento total, 3 horas 24 minutos, indica la NASA.

Pero, ¿por qué hay eclipses tan largos y otros tan breves?

En principio, hay una enorme diferencia de duración entre los eclipses de Luna y de Sol.

Los eclipses de Sol ocurren cuando la Luna intermedia entre el Sol y la Tierra e impide que la luz solar llegue a nuestro planeta. Kaisa Young, astrónoma de la Universidad Nicholls de Louisiana, detalla al sitio de ciencia Live Science que los eclipses solares siempre son más breves que los eclipses lunares debido al tamaño de la Luna, muchísimo más pequeña que el Sol.

“Un eclipse solar es una luna pequeña proyectando una pequeña sombra sobre un gran planeta”, indicó la experta.

Durante un eclipse solar, la umbra, como se llama el área de sombra completa en la que el Sol está totalmente tapado, tiene apenas docenas de millas de ancho y cubre todo el planeta.

Por el contrario, en un eclipse lunar es la Tierra interpuesta entre la Luna y el Sol, y nuestro planeta oscurece a la Luna con su sombra. En este caso, explica Young, “un eclipse lunar es un gran planeta (la Tierra) proyectando una gran sombra en una pequeña luna”.

Aquí, la superficie de la Tierra es enorme y la Luna puede tardarse mucho en atravesarla, en especial si ocurre en la parte más ancha del planeta.

Otro factor que afecta la duración de los eclipses es la época del año. En el mes de julio nuestro planeta está en el punto más alejado de su órbita desde el Sol, por lo que la Tierra y su satélite, la Luna, proyectan sombras más largas que tardan más en moverse.

Un eclipse en enero, por el contrario, en el que la Tierra alcanza su punto más cercano al Sol, las sombras de los eclipses son más cortas. En conclusión, los eclipses más largos tienden a ocurrir en el verano del hemisferio norte, y los eclipses más cortos, en invierno del norte.

El del 27 de julio será tan largo porque la Luna pasará casi en la parte central de la sombra de la Tierra, además de estar en un punto distante de nuestro planeta en su órbita que dura un mes.

El eclipse más largo posible que puede verse desde la Tierra, es apenas 4 minutos más largo que el que se verá el viernes que viene.

¿Y por qué la Luna se tiñe de rojo?

El color carmesí, que muchos llaman ‘Luna de sangre’ se produce cuando la luna pasa a través de la sombra de la Tierra pero su superficie queda levemente iluminada por una parte de los rayos del sol.

El color rojo se debe a que esos rayos solares son mayormente los de longitud de onda más larga, que es la parte más roja del espectro de colores de la luz del Sol.

Estos pasan a través de la atmósfera de nuestro planeta, se tuercen y llegan hasta la Luna. Básicamente es la luz del amanecer y el atardecer de nuestro planeta.

Smithsonian indica que este eclipse tendrá otro ingrediente más: Marte estará en su posición más cercana a la Tierra en 15 años, por lo que se lo verá unas 10 veces más brillante y podría verse teñido de rojo también.