Ejército, fuera de las calles en seis meses, reitera AMLO

El precandidato único de las izquierdas asegura que a través de un mando único policial y reorganización de los cuerpos de seguridad, sin descuidar la política social, se logrará bajar la delincuencia

Agencias, Ciudad de México.—El precandidato presidencial de izquierda, Andrés Manuel López Obrador, ofreció que de ganar las elecciones sacará al Ejército de las calles en seis meses.

Para eso delineó una estrategia de mando único policíaco y reorganización de los cuerpos de seguridad, pero sin descuidar la política social.

En su mensaje semanal por internet expresó que no le preocupa el plan contra la inseguridad, pues ya lo aplicó en la ciudad, y fue como resultado de las decisiones tomadas en las reuniones mañaneras que desarrolló en su gestión.

El bienestar, «es lo que nos va a permitir serenar realmente al país. Lo otro (la seguridad) lo vamos a hacer, lo sabemos hacer, no me preocupa mucho, sé que si hay honestidad, profesionalismo, perserverancia, seguimiento a todas las acciones vamos a garantizar la tranquilidad y la seguridad pública», expuso.

El político reiteró su plan contra la violencia delineado el pasado martes en Durango, durante un Foro sobre seguridad pública y derechos humanos,

Lo principal es que estén al frente de los cuerpos policiacos personas incorruptibles y con capacidad para profesionalizarlos, de modo que de manera paulatina el Ejército regrese a sus cuarteles, pues su encargo es defender la soberanía nacional.

«Es una institución que debemos de cuidar todos, no socavar al Ejército, tenemos que ir regresando al Ejército en la medida en que se va profesionalizando la policía, ese es mi plan, creo que nos va a llevar seis meses el ir regresando al Ejército, para que sea la policía federal, la nueva policía federal, la que se haga cargo de garantizar la tranquilidad y la seguridad pública», expuso.

El eje de ese plan, detalló, consistirá en que sea la Secretaría de Gobernación la que asuma nuevas tareas, entre ellas la de coordinar a todos y vigilar a todas las entidades encargadas de la seguridad y la procuración de justicia, en incluso los órganos de inteligencia, que no serán usados para el espionaje.

«Desde luego no le voy a delegar el asunto, yo voy a estar pendiente, todos los días». En cambio aseguró que a nivel federal hay descoordinación, no se comparte información y cada quien anda por su lado.

«Yo fui jefe de gobierno, logramos reducir la incidencia delictiva», aseguró, con coordinación e información.

Aunque admitió que administrar la ciudad y el país no es igual, y menos con el tipo de crimen que hoy actúa, «hay criterios generales que ayudan mucho, por ejemplo que los responsables de la seguridad pública sean gente honesta».

Y las reuniones mañaneras sirven para «ver quien está trabajando, quien no, quien puede andar en malos pasos».