El Breve Espacio – Juan Carlos Absalón Pólito

Las estadísticas reflejan que a través de la historia en los comicios realizados en el país, solamente el 3% de los mexicanos que ejercen el sufragio en las urnas son precisamente los votos nulos.

En esta ocasión por primera vez en la historia los responsables del proceso democrático están realizando una labor de penetración en las conciencias de la ciudadanía.

La pregunta aquí es ¿por qué hasta hoy, y no desde siempre?
Bueno la respuesta es clara; en tiempos pasados las empresas de comunicación masivas tenían grandes oportunidades de lograr tendencias en el electorado, es decir, el jugoso negocio de favorecer con las grandes carretadas de dinero que percibían era la gran diferencia al inclinar la balanza.

La bonanza se escapó de las manos; ese dinero que las empresas televisoras percibían ya no tienen ese beneficio y de allí que para golpear al sistema se hagan espectaculares campañas antivoto, es decir, la invitación a no votar como un golpe a la democracia.

Y surge otra pregunta más: ¿Qué pasaría si también los medios presentes, iniciaran la misma campaña antivoto; “no votes por este, o por aquel, ninguno te conviene…” ¿…?

¿Cómo se reflejaría la presencia de la PRENSA ante este proceso? Simplemente que esta PRENSA tendenciosa contribuiría a manipular la democracia, y eso sería un vil atentado contra los derechos de los mexicanos, de allí que la PRENSA debe ser objetiva en la información, no callar la verdad, siempre contando la realidad y a través de la investigación objetiva y creible dar la información honesta para que la ciudadanía forme opinión, haga conciencia y de allí conforme a su mejor percepción ejerza lo que considere su mejor decisión.

Sería una grave equivocación anular el voto el próximo 5 de julio, caer en el idealismo de algunos cuantos no cambia al país, y el único beneficiado sería el partido del viejo sistema. La manifestación de ideas se está dando y los comentarios sobre el proceso electoral que se vive actualmente y concluye el primer domingo del siguiente mes, no es otra cosa que el resultado de lo engañoso que está resultando pretender desvirtuar la imagen, no de un candidato sino de todos.

El voto nulo, no es por abstencionismo, es por los errores que sanciona la ley electoral, y que los responsables en casillas descuentan y como siempre es el mismo margen.

El resultado que plasmen en las mantas electorales, después de las 18:00 horas del 5 de julio del 2009, será el resultado de los votos efectivos y necesariamente unos partidos representados por sus candidatos, los que tengan la mayoría serán los que nos van a representar.
Y aunque no queramos, quienes están cayendo en la equivocación o el idealismo creyendo que el voto nulo cambiará el destino del país, la realidad existe hay inconformidad, pero las cosas no cambian ni cambiarán, insistimos el partido que tiene el voto duro, el de siempre es quien al final de cuentas resultará triunfador, si no se toman las decisiones correctas por parte del electorado.

El voto mayoritario es el que tiene la estructura y todo el apoyo del aparato gubernamental, y sin embargo, hoy somos testigos de que enfrentaremos un nuevo proceso electoral, porque el partido azul, está en la cumbre donde el presidente de los mexicanos, es un panista; y ubicándonos en nuestro terreno, en Veracruz, es el PRI el que tiene la fuerza a través de un gobernador que está trabajando por ocupar el siguiente escalón, y sin olvidar que de los resultados que se obtengan en las urnas será cuando el destino de los veracruzanos tome otro rumbo.

Resumiendo, el abstencionismo, refleja a través de la historia, que quien siempre resulta triunfador es el tricolor, para ello usted tendrá la mejor decisión; recuerde que el ejercicio democrático fortalece las relaciones entre los hombres, y la apatía se castiga con el rechazo a todo clamor o denuncia, porque se tuvo la oportunidad de hablar y se quedaron callados.

Comentarios y sugerencias: absa_1962@hotmail.com