El Breve espacio por Juan Carlos Absalón

 Perversa ambición del poder
En SAT, 2 aspirantes con las mismas oportunidades
La llegada de Silvano, incomoda al PAN

 

El poder por el poder; haya o no democracia, lo que importa es el poder; estar arriba, nada más. La opinión de los demás no importa.

Así es como se están portando algunos aspirantes a ocupar un puesto de elección popular; en algunos se manifiesta la apertura de ideas y de propuestas (disfrazadamente, aunque en el interior la realidad sea otra), permitiendo la competencia en abierto; sin embargo, en otros existe la cerrazón, y desde antes que inicie la lucha, en el interior del cuartel ya les cerraron las puertas a quienes han estado luchando en el frente de batalla; ahora son unos totales desconocidos y peor aún, que hasta los del interior están echando fuera cuando han sido quienes han defendido la bandera y que es del conocimiento de la mayoría.

Y es que cuando comentamos, en esta entrega, del proceso que se avecina, encontramos involucrados a los simpatizantes del Partido Revolucionario Institucional en una lucha verbal, utilizando como escenario los medios masivos, impresos y electrónicos, contra los del Sol Azteca y los panistas.

En algo hay razón y la ciudadanía lo reflexiona; no importa el partido, no importan los ideales; burlan los estatutos, lo que importa es ganar a costa de lo que sea, y eso se convierte en un grave atentado contra la democracia.

¿Dónde queda el electorado? ¿Dónde está la democracia de los mexicanos? ¡Señores!, ¿Si no se va a tomar en cuenta el ejercicio democrático, para que hacen elecciones, si al final de cuentas la imposición, aunque sea del peor candidato, será el que impongan?

¡Claro que es perversa la idea de hacer coaliciones cuando sólo se busca el poder por el poder sin tener un plan para el pueblo! ¡Claro que se demuestra una ambición desmedida en la que no se está buscando salvar a los mexicanos, sino sólo se busca el beneficio de unos cuantos!

Es ahí donde los mexicanos deben hacer conciencia de que es lo que quieren en el futuro inmediato; es ahí donde el electorado ya debe hablar, no quedarse callado o vender su voto a cambio de una despensa o materiales para construcción; siendo los más los engañados y unos cuantos lidercillos los beneficiados.

En México es escenario es claro y abierto, el PRI está luchando contra el PRD y el PAN, donde éstos dos últimos se olvidaron de principios y de ideales, están a la venta del mejor postor y de quien les dé la oportunidad de subsistir; el PRI, cuando se creía crecido y dominante ahora tiene temor; y el Revolucionario no debiera sentirse inseguro, pero está cosechando lo que alguna vez sembró, la traición al interior se está dando al no permitir los espacios a quienes iniciaron juntos la batalla.

 

Bien, después de esta pequeña reflexión sobre la democracia, aterrizamos en nuestra querida ciudad de San Andrés Tuxtla, donde el ejemplo nacional fue aprendido muy bien.

En el PRI, los candados, reglas, estatutos, se los pasaron por allá, por donde no se respeta nada; y así es como comenzó la campaña proselitista disfrazada con un puesto de elección popular, pretendiendo escuchar las demandas, como legislador, de la ciudadanía en respuesta escucharon el pregón “yo quiero ser presidente municipal de San Andrés Tuxtla”. Más tarde este pregón también llevó algunos beneficios, como despensas, láminas, cemento, y otros materiales, así como algunos compromisos que, en caso de lograrse el proyecto varios serán quienes ocupen alguno escaño en la casa del pueblo.

El aspirante, pensó que iría sólo, y en el camino se topó con que también hay otra persona de reconocido prestigio que no tiene cola que le pisen, pero que le ha faltado más penetración proselitista o quizá ha respetado demasiado los estatutos del partido por el que pretende llegar.

Así pues, el Revolucionario Institucional, inteligentemente le dio una plataforma política para hacer trabajo de penetración al municipio y recordarles a los sanandresinos que ya lo conocían, de sus pretendidas intenciones en bien del municipio, y es así como llegando después de un camino ya recorrido también se coloca en el ánimo del electorado de esta ciudad de San Andrés Tuxtla.

Y como decía por ahí el dirigente municipal, los dos tienen capacidad y los dos tienen las mismas oportunidades. El electorado tendrá la palabra el día de las elecciones.

 

Como antecedimos en esta entrega, las ideas encontradas y la cerrazón se están dando, y la inconformidad de la mayoría de los panistas, al menos en este municipio de San Andrés Tuxtla, es el pregón de los mismos blanquiazules por los últimos acontecimientos.

Ciento treinta miembros activos registra el Partido Acción Nacional en San Andrés Tuxtla; de allí al menos unos cuarenta muestran la división que es la manzana de la discordia.

Incomodó mucho a la gran mayoría de los panistas que el señor Silvano Torres Xolio, del grupo SIATESA (Sector Petróleo y Energía), con pocos meses de trabajo político, utilizando como instrumento al líder campesino José Guadalupe Mínquiz Jara, (originario de Bodegas de Totoltepec, ahora Juan Jacobo Torres), se le haya dado cabida en ese partido cuando hace apenas unas semanas coqueteaba con el Partido Convergencia, antecediendo que conformó una asociación civil, en la cual logró registrar un considerable número de firmas, y que contaba entre sus filas al regidor Divaj Díaz del Castillo enlace ante el Senador Dante Alfonso Delgado Rannauro.

Y es que la gran mayoría de los azules registrados, sigue teniendo en consideración como sus ases bajo la manga a la Química María Elena Torres, al empresario materialista Manuel López Hernández; al Doctor Roberto Enríquez Ruiz; de allí que desconozcan el apoyo que da la presidencia y la secretaria municipal al recién llegado.

Desde que el ingeniero Silvano Torres Xolio, realizara la visita de cortesía a las oficinas del PAN, ubicadas en la Avenida 20 de Noviembre, donde era claro que no era coqueteo sino amarre, para registrarse como panista adherente, allí comenzó a cerrarse la democracia al interior de Acción Nacional.

Hay división y una guerra en contra de la señora Alicia Zapata Escorcia, y contra Fidel Hernández Matus, presidenta y secretario de dicho partido, porque —manifiestan— no los toman en cuenta.

Por su parte el señor Fidel Hernández, en breve conferencia anterior al registro de Silvano Torres, fue claro al decir que ninguno de los que dicen pretender ir en busca de la alcaldía abanderados por el PAN, lo ha hizo saber y menos se manifestó al interior del partido para decir yo quiero o yo voy por el PAN; así que aunque hayan hecho mucho ruido el PAN no está enterado de lo que hacen sus miembros. ¿…?

Las críticas no se han hecho esperar, y aunque es del dominio público que Silvano Torres rompió la alianza con Dante, pues aquí en el PAN ya encontró piedritas en el camino. Lo que viene se lo dejamos a su imaginación.

El rumor dice:

El Instituto Electoral Veracruzano es propiedad del Gobierno del Estado; actualmente es para garantizarle la silla a Javier Duarte, en los corrillos el rumor se acrecenta, si va Dante, el pueblo le daría el trono al ex gobernador interino. ¿Será?

¿Qué habrá de cierto entre una alianza entre el PRD y Convergencia allá en la colonial Santiago Tuxtla? Se dice, se dice, que la mujer de pelo largo garantiza, en caso de ir en alianza, con el popular Gabelo, un triunfo seguro contra el grupo político de Nemesio Domínguez, el amarre podría darse este día, esperemos.

Tendrán conocimiento las autoridades superiores de Tránsito del Estado si alguno de sus funcionarios menores asignados a delegaciones porta armas de fuego… Habría que investigar qué hay de cierto.

Estamos a sus órdenes en absa_1962@hotmail.com y subdirección@diarioeyipantla.com