El eterno “luchador” Guillermo Ochoa

 

ESPN | DEPORTES-. Guillermo Ochoa no encuentra su “zona de confort” ni tampoco la “tierra prometida”… Ni siquiera lo tendrá si en las próximas horas finalmente se concreta su pase al futbol italiano. Llegaría al Nápoles con la única garantía que ha tenido en toda su carrera: el trabajo, la constancia y el esfuerzo, pero nada más. La extraña historia de un portero lleno de calidad y de resultados que sigue sin encontrar el nivel para el que siempre ha apuntado su carrera. Hay, en el futbol como en la vida misma, personajes que nacieron para luchar eternamente por un sueño.

Entiendo, también, que en el futbol hay muchas cosas que no alcanzamos a comprender o a explicar del todo. Aquí, en lo particular, sigo sin entender el… ¿por qué?

Guillermo Ochoa (33 años) ha sido, por mucho, el mejor futbolista mexicano de los últimos dos mundiales. Se ha ganado en la cancha, bajo los tres postes, el reconocimiento de propios y extraños, pero ello no le ha servido para llevar su talento al siguiente nivel del juego. Si alguien realmente ha sufrido y ha luchado para establecerse en un futbol de mayores dimensiones al del mexicano, ese ha sido Ochoa. Ha dejado en el camino una zona de confort donde seguramente hubiese ganado mucho más dinero, habría estado más tranquilo -por lo menos en la parte deportiva- y sería una de las grandes figuras históricas de un club como el América. Tras su irrupción a Europa a través del futbol francés y de un equipo de poca categoría como el Ajaccio, Ochoa intentó afianzar su carrera desde España. No es que los días en el Málaga o en el Granada hayan sido del todo malos, pero tan sólo le permitieron desarrollarse en un tono mediano. El Standard de Lieja ha sido, hasta ahora, el equipo de mayor poderío en el que ha jugado el guardameta mexicano en su periplo europeo.

Las cosas como son: El Nápoles, el subcampeón italiano y con boleto asegurado para la Champions, ha levantado la mano por Ochoa. Los italianos quieren al mexicano, pero lo quieren para suplir la ausencia por lesión de Alex Meret, un joven de 21 años por el que el Nápoles pagó recientemente una gran cantidad de euros para que sea el portero del presente y del futuro en el club. Carlo Ancelotti, el nuevo entrenador napolitano, necesita un portero seguro para comenzar la Champions. No tiene a Meret en este momento. Pretende a Ochoa para que llene ese hueco. El club italiano la ha sugerido al Standard un préstamo muy bajo sin la obligación de comprarlo al finalizar ese trato. La entidad belga respondió con un “no” rotundo.

Pero el futbol da vueltas de un momento a otro. El Standard comenzó este martes su eliminatoria para llegar a la Champions ante el Ajax holandés. El resultado, en territorito belga, no fue el mejor. Falta el juego de vuelta la próxima semana en Amsterdam. Está claro que, si el Standard no logra el pase a la Champions, estaría en condiciones de negociar a Ochoa, pero también esta claro que el Nápoles le ofrece un panorama incierto donde el mexicano llegará como un suplente de lujo hasta la recuperación de Meret.

Nada ha sido fácil para Ochoa desde el momento mismo en que decidió dejar al América para buscarse la vida en un futbol de mayores repercusiones. Hoy, sigue peleando por algo que en realidad le corresponde y que se ha ganado con trabajo, regularidad y concentración. Siempre he pensado que el tiempo pone a cada quien y a cada cosa en su lugar. Ochoa sigue luchando por un sueño y, tal parece, que su lucha será eterna…