El negocio de los dirigentes partidistas

  • Les van a quitar 177 millones de pesos al año
  • Deberían de repartirlos entre todos los veracruzanos
  • Ahora sí tendrán que ponerse a trabajar con militantes

Pues claro que tuvieron que patalear, hacer corajes y pucheros los directivos de los partidos políticos en el estado de Veracruz y es que tienen casi 200 millones de motivos para hacerlo, luego de que, en un acto sin precedentes en la historia política en nuestro país, el Congreso del Estado y la mayoría de los ayuntamientos aprobaron hacerle un recorte a la mitad de los presupuestos que año con año venían recibiendo.

Son 177 millones de pesos, para ser exactos, los que dejarán de recibir cada año los directivos de los partidos políticos, quienes, hasta la fecha, los gastaban o invertían en lo que mejor les parecía, aunque no se notara en sus “actividades partidistas” sino más bien en su nivel de vida familiar y sus cuentas bancarias.

Porque, aunque se supone que por ley deberían de rendir y entregar cuentas al OPLE que es el conducto por el que los veracruzanos les entregan esos 177 millones de pesos anuales, hasta la fecha no se hace de manera transparente y en consecuencia, solamente unos cuantos son los que saben a dónde y en que se invierten esas cantidades millonarias.

Y es que son 177 millones de pesos, que son muy buenos y que como diría aquel: no me los gano ni en un sexenio.

Para tener una mejor idea de lo que significan esos 177 millones de pesos que dejarán de recibir los directivos partidistas, habría que decir que si repartiéramos esa cantidad entre todos y cada uno de los veracruzanos, así como lo viene haciendo el presidente Andrés Manuel López Obrador, pues nos tocarían a 22 mil 125 pesos por cabeza.

Ahí se las dejo de tarea.

Sería muy recomendable, que a la iniciativa del gobernador Cuitláhuac García Jiménez que permitirá dejar de entregar esos 177 millones a dirigentes de partidos cada año destinados a la opacidad financiera, se complementara con la decisión de entregar a cada veracruzano sus más de 22 mil pesitos que no caerían nada mal, sobre todo en estos tiempos de la pandemia del COROVIRUS.

Durante años, la población en general, el pueblo veracruzano, había venido pidiendo que se dejara de subsidiar a los directivos -más que partidos políticos- con cantidades millonarias, hoy la iniciativa del gobernador Cuitláhuac García obligará a ajustarse a una nueva realidad política de austeridad y tendrán que ponerse a trabajar sin un presupuesto que resulta demasiado ostentoso para un pueblo que vive en la pobreza diaria.

Finalmente, lo que parecía una propuesta imposible de lograr, el Congreso del Estado y la mayoría de los ayuntamientos 127 en total, lo hicieron una realidad al emitir en la pasada sesión la declaratoria de reforma a la constitución en materia electoral

Con esto Veracruz da un paso muy importante y determinante en el fortalecimiento de la democracia participativa y en la histórica romper las viejas costumbres de la oposición conservadora que buscaban mantener beneficios a costa del pueblo.

Hay que hacer notar que ahora y en medio de la crisis mundial que se vive por el COVID-19, resulta lacerante y vergonzoso que estos mismos grupos políticos quienes se han aliado en una guerra sucia, se desgarren las vestiduras para tratar de defenderse del certero golpe que acaban de recibir, en lugar deberían salir a dar la cara y explicar cuál es origen real de sus molestias, pues parece que ya se olvidaron que nunca han hecho nada por defender la democracia.

Así las cosas, a partir de este martes, pese a quien le pese, la reforma Electoral en Veracruz es una realidad, al haber sido aprobada en 127 de los 212 Ayuntamientos y declarada constitucional en la Legislatura Local, dejando un precedente para el resto de los estados del país, tal como lo reconoció el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador en su reciente visita a la entidad.

Con esta reforma se demuestra que en Veracruz hay democracia y justicia social, porque con la reducción del 50% de las prerrogativas a los partidos políticos y la homologación de las elecciones locales con las federales, habrá un ahorro significativo que se invertirá en los sectores antes olvidados, como salud, educación, el campo y obra pública, principalmente.

Aunque Pancho López el filósofo de mi pueblo insiste en que sería mejor repartir esos 177 millones de pesos directamente a cada uno y todos los veracruzanos y veracruzanas, ya que nos tocarían a más de 22 mil pesotes.

De todas formas, la reforma electoral impulsada por el gobernador Cuitláhuac García Jiménez y respaldada por la bancada de MORENA y diputados aliados en el Congreso Local, puso el dedo en la llaga de los partidos políticos, principalmente del PRI, PAN y PRD, acostumbrados a los viejos vicios de la corrupción, los que llegaron a robarse más de 177 millones de pesos, dinero que ahora se rehúsan a perder, porque saben se les acabó su minita de oro.