El Reyecillo Valiente

El góber jarocho es el Reyecillo Valiente, RV. Está y se siente protegido del presidente de la república. El jefe máximo. El tlatoani.

Y envalentonado, ha vivido los meses y los años sonando y resoplando los tambores de guerra.

Con todos se ha conflictuado. Muy fregón. Ahora, listo con su carcaj para la primera prueba de fuego electoral.

Va por las presidencias municipales porque MORENA, su partido, únicamente ganó dieciocho de 212 (doscientas doce) en el año 2018.

Pero más, mucho más, va por las diputaciones locales. Mínimo, conservar la mayoría en el Poder Legislativo. Como ahora.

Podrá ganar más alcaldías. Pero si pierde el Congreso, entonces, quedará descarrilado con un Congreso en contra.

Y si pierde el Congreso y los Ayuntamientos, entonces, será el principio del fin.

Hay, cierto, mucho rencor social en contra del góber. La 4T y MORENA en Veracruz, un fiasco. Bastaría referir el tiradero de cadáveres y de impunidad y el desempleo galopante, incesante.

Y en caso de ganar, será únicamente por el fenómeno obradorista. López Obrador se mantiene en la preferencia electoral tanto en Veracruz como en el país.

Y López Obrador será, es mejor dicho, la figura central. El caudillo y el mesías.

Por eso, al Reyecito Valiente le valen los enemigos, adversarios y críticos. Sigue confiando en la profecía de Porfirio Muñoz Ledo, ex de todo menos de presidente de la república, de que López Obrador durará con MORENA dieciocho años seguiditos en el poder público.

O en todo caso, como afirma el politólogo Carlos Ernesto Ronzón Verónica, doce años.

En 2 años y 3 meses, nunca ha mostrado cordura, mesura, prudencia y tolerancia en el ejercicio del poder.

Al contrario, el desdén y el menosprecio como eje rector y vaso comunicante.

Tan es así que, por ejemplo, cuando la Policía Ministerial de la Fiscalía General detuvo a un reportero en Tuxpan que, por utilizar un dron para rastrear información, de inmediato se lanzó en contra del trabajador de la información.

En tanto, los reporteros organizados del norte de Veracruz y Artículo 19 solicitaban su libertad.

Fue, es, el mismo caso cuando se lanzó contra los caciques porque intentan heredar las alcaldías a hijos, esposas, hermanos, tíos, primos, etcétera, olvidando que en MORENA, en la 4T y la purificación moral, también hay jefes tribales incidiendo en la misma tentación imperial y faraónica.

Amnesia, valemadrismo, desdén, por eso es el Reyecillo Valiente.

ESTILOS DE GOBERNAR

Autoritario y excluyente fue Miguel Ángel Yunes Linares. Firme y categórico. Sí o no.

Autoritario, excluyente y menospreciativo Javier Duarte.

Fino, hábil y diplomático hasta con “las cabeceadas”, Fidel Herrera Beltrán. Incluso, hasta dejaba contento.

Miguel Alemán Velasco fue la lejana distancia.

Igual, Patricio Chirinos Calero, un sexenio en Los Pinos al lado de su amigo, el presidente Carlos Salinas.

Dante Delgado Rannauro, un gobernador a ras del piso. La más impresionante obra pública al lado de los ciudadanos de a pie.

Fernando Gutiérrez Barrios, la mano derecha y la mano izquierda en conjunción.

Agustín Acosta Lagunes se divirtió con el ejercicio del poder. “Las cabeceadas” en su más alta expresión.

Rafael Hernández Ochoa, sí o no. Ranchero que era.

El Reyecillo Valiente llegó al poder sin experiencia política ni administrativa. Sin fogueo en el campo de batalla. Lo sacaron del salón de clases donde, dice, veinte años impartió materias en la Universidad Veracruzana y la profe Gloria Sánchez, Senadora de la República, lo metió a la política.

Y desde entonces, navegando “en el proceloso mar de la política” con vientos favorables.

López Obrador, su dios terrenal.

Y estando bien con su dios, los ángeles y querubines pueden despotricar, patalear, caer en rabietas.

Por eso, hace y deshace. Y va por las diputaciones locales, aunque pierda las presidencias municipales.

Le basta y sobra con que MORENA, trepada en López Obrador, gane las alcaldías principales, en población y en el billete.

Coatzacoalcos, Minatitlán (el padre heredando el poder a la hija), Xalapa (y que está por verse con Raúl Arias Lovillo como candidato del Movimiento Ciudadano), Córdoba, Orizaba (quizá, pues es feudo priista), Martínez de la Torre, Poza Rica y Tuxpan, acaso.

Ya se verá en el puerto de Veracruz y Boca del Río.

De allí pa’lante, aunque pierda Hueyapan de Ocampo, donde el diputado local, titular de la JUCOPO, Juan Javier Gómez Cazarín, pretende imponer a su padre como alcalde.

EL VERACRUZ DE UN SOLO HOMBRE

Muchos políticos han gobernado con un Congreso opositor. Pero la vida se vuelve difícil.

Nada como tener de aliados a los diputados locales. De entrada, aprueban fast track las iniciativas de ley. Incluso, les dan preferencia.

También aprueban fast track los nombramientos de ley.

Pero más importante, fiscalizan con buena vibra y mejor karma las cuentas públicas. Y el con buen fario, claro, de la Comisión de Vigilancia del Congreso.

Y del ORFIS, Órgano de Fiscalización Superior.

Y de la Contraloría General.

Mucho, mucho más importante que un Congreso a modo se tienda al piso para apretar tuercas, por ejemplo, a los alcaldes incómodos e indeseables.

Y apretar tuercas cuando hay irregularidades y únicamente para disciplinar a los rejegos.

El Reyecillo Valiente ejerciendo el poder en el Veracruz “de un solo hombre”. El tlatoani. El gurú. El chamán. El tótem. El cacique bueno, se diría, ajá, coleccionando cargos públicos.