El sector pesquero pierde a su líder, el ingeniero Crescencio Hernández del Real

creceGustavo Gutiérrez Méndez, Catemaco, Ver.-La tarde del pasado Jueves 28 de Enero del 2010, al momento de estar entregando apoyos a los pescadores de la comunidad La Victoria, ya casi para concluir el evento, el ingeniero Crescencio Hernández del Real, en plenas actividades con el sector pesquero, el edil había manifestado minutos antes que se sentía mal y todavía comentaría que había sentido un dolor en el pecho, por lo que se quedó sentado un rato en lo que terminaba la reunión; mientras tanto pidió ser trasladado para ser atendido por los médicos en el hospital civil de Catemaco “Dr. Héctor Miguel Moreno Mendoza”.

Siendo alrededor de las 05:40 de la tarde para ser atendido de inmediato por el Director del DIF Municipal, el Dr. Jesús Mérida Hernández, pero… desafortunadamente muere víctima de un infarto al corazón, el ingeniero Crescencio Hernández del Real, regidor cuarto y encargado de la Comisión de Hacienda del Ayuntamiento Municipal Constitucional de Catemaco, Trienio 2008-2010.

El infausto acontecimiento tuvo lugar como a las 05:30 de la tarde, precisamente cuando estaba el señor regidor Hernández del Real cumpliendo con unos compromisos y con su deber  como funcionario municipal, tal como era habitual con vecinos de la comunidad La Victoria a quienes les llevó despensas, colchonetas y otros apoyos a los pescadores que debido al mal tiempo y a los frentes fríos tan acentuados, ellos los pescadores no habían podido trabajar en lo que saben hacer cotidianamente que es la pesca.

El edil oriundo de Tepic, Nayarit quién estaba radicando con su familia en Catemaco desde hacía muchos años y que por su arraigo total por estas tierras no solo lograra un puesto de elección popular, sino también se desempeñaba como Presidente de la Federación de Pescadores del Lago de Catemaco, trabajo que desarrolló siempre con interés primordial, mostrando siempre su preocupación por los Pescadores, motivo por el cual siempre anduvo gestionando apoyos tanto de Inveder como de la Sedarpa, para los que siempre fueron sus amigos: los pescadores.

Por tal motivo se dijo que en sesión pública de Cabildo le sería ofrecido un público reconocimiento con guardias de honor respectivamente, al extinto líder como cariñosamente le decían al regidor “Chencho”, y así adonde lo determinen sus familiares abrir los sepulcros a un hijo adoptivo de Catemaco, al ingeniero Crescencio Hernández del Real.

Que Descanse en Paz…