Emoción hasta el desenlace

Los Parapanamericanos dicen adiós en emotiva ceremonia

El espectacular final de la fiesta musical estuvo a cargo de moderato (Foto: Ramón Romero)

El Universal, Guadalajara, Jal.— Se apagaron las luces en el estadio de atletismo parapanamericano. En una sencilla pero emotiva ceremonia, Guadalajara dijo adiós a mil 500 atletas que por ocho días mostraron el poder de la voluntad sobre la adversidad física.

Con la presencia del presidente de México Felipe Calderón, la capital tapatía celebró las hazañas de nadadores, judocas y halteristas, quienes además de dar una muestra de alto rendimiento, se convirtieron en modelos a seguir para los miles de asistentes que se dieron cita en los 12 diferentes escenarios deportivos.
Con medallas en el cuello, representantes de las 26 naciones invitadas desfilaron sin protocolo alguno. Cariocas y cafetaleros se robaron el show cuando, de manera espontánea, salieron de la fila para bailar frente al público.

Pero fueron ellos, los charros y adelitas quienes encendieron los corazones de los asistentes al momento de salir a la pista. Ahí estaba un Eduardo Ávila, medallista de oro en boccia, la nadadora Vianney Trejo con sus cuatro doradas en el cuello.

La soprano Diana Ilian interpretó el himno previo a la ceremonia de premiación de la prueba de maratón. Aarón Gordián, Saúl Mendoza y Alfonso Zaragoza recibieron sus preseas de manos del mandatario nacional.

Toronto, próxima sede de los Juegos Panamericanos y Parapanamericanos realizó una exhibición de lo que ofrecerá en cuatro años.

«Ustedes nos han dado una lección de amor por la vida, saber que más allá de nuestras diferencias somos iguales en dignidad y derechos. Gracias a toda América por confiar en México, en ese país alegre y hospitalario. Gracias por hacernos sentir el enorme orgullo de ser mexicanos», dijo Calderón, quien fue el encargado de clausurar la competencia.

La fiesta musical estuvo a cargo de Moderatto, que encendió los ánimos de los atletas con sus mejores éxitos durante casi una hora. De inmediato los deportistas abandonaron sus sillas para acercarse lo más posible al escenario y bailar las canciones de moda.

«Ustedes son historias de vida dignas de celebrarse, gracias Guadalajara por ser tan buenos anfitriones», dijo Imelda Guzmán, presidenta del Comité Organizador de los Juegos de la Inclusión.