Empresarios condenan coacción del voto

  • La coacción del voto no sólo es inmoral, es un delito.
  • Empresarios de México buscan contribuir en la mejora del país.

Comunicado de PT | Xalapa, Ver.— El Partido del Trabajo se suma a la demanda de inconformidad presentada por la Asociación de Empresarios Progresistas de México respecto a las medidas tomadas por varios empresarios mexicanos para coaccionar el voto de sus trabajadores. Alberto Anaya Gutiérrez, integrante de la Comisión Coordinadora Nacional del PT, junto con Magdalena Núñez Monreal, Comisionada Política de la Ciudad de México, respaldaron la postura de Jean Paul Pelletier, presidente de la Asociación de Empresarios Progresistas de México.

El Partido del Trabajo comparte la preocupación de Empresarios Progresistas de México respecto a los ataques que han emprendido algunos miembros del sector empresarial para desequilibrar la contienda electoral con un llamado al voto en contra de “gobiernos populistas”, lo que atenta con el desarrollo democrático de los próximos comicios. En relación con esto, Jean Paul pidió a las autoridades electorales “actuar con imparcialidad y respetar el voto ciudadano”, además dijo, “les solicitamos actúen de manera enérgica contra aquellos que incurran en delitos electorales como la coacción del voto, la compra y la manipulación en los resultados”.

Anaya Gutiérrez se sumó a esta condena, sostuvo que es inadmisible que “se quiera aprovechar de la posición de empresario para coaccionar el voto, eso es una situación inmoral, es un delito electoral, porque el voto debe ser libre, secreto y fuera de coacción”. Además, reconoció, “indudablemente, hay empresarios con responsabilidad social y es el caso de la Asociación de Empresarios Progresistas… ellos están en el interés de apostar a una economía productiva, dejar de lado la especulación, están en el interés de coadyuvar en la formación y construcción de un mercado interno que permita el desarrollo económico y social”.

Por su parte, el representante de Empresarios Progresistas de México manifestó que un número significativo del gremio empresarial es consciente del importante papel que tendrá en esta nueva etapa para el país. Finalmente, el PT se une a la consigna hecha por Jean Paul: “A México hay que apostarle, no huirle. A México hay que unirlo, no dividirlo. A México hay que potencializarlo, no restarle impulsando la fuga de capitales”.