En Contraste – Óscar Coria Reyes

Con los resultados de este nuevo proceso electoral en Veracruz, queda de manifiesto claramente que pudo más la añeja estrategia político-electoral del Partido Revolucionario Institucional, encabezada por Fidel Herrera Beltrán, que la estrategia presidencialista de Felipe Calderón mal enfocada por Enrique Cambranis Torres, Alejandro Vázquez Cuevas y Miguel Ángel Yunez, ya que en Veracruz los resultados fueron desfavorables para su partido en esta Entidad, donde Acción Nacional solo obtuvo cuatro distritos de los veintiuno en disputa, siendo estos Coatzacoalcos, San Andrés Tuxtla, Tuxpan de Rodríguez Cano, y Martínez de la Torre, estos últimos dos con un margen mínimo de votación por lo que seguramente se decidirán en los días siguientes en los tribunales.

Ahora hay que resaltar que los triunfos obtenidos por el PAN, no se debió a su estrategia político electoral, sino al poco arraigo y mal trabajo que venía desarrollando los candidatos del PRI en esos distritos, como en el caso de Coatzacoalcos donde desde hace meses se venían vertiendo un sinfín de acusaciones en contra de Iván Hillman, quien sumado a eso se puso en contra a su familia política, a la iniciativa privada y al grado de que se dice que el mismo Gobernador decidió dejarlo a la deriva, lo cual a la postre se reflejó en las urnas.

Así es, mientras Acción Nacional puede mencionar que ganó cuatro distritos, hay que señalarle que perdió de manera escandalosa distritos que eran señalados como el corredor azul, desde Orizaba, donde por primera vez no existió candidato del PAN, hasta Veracruz, pasando por Córdoba.

En Córdoba mucho pesó la imposición de un candidato sin arraigo por parte del Comité Estatal, propuesta que fue secundada y apoyada por el Senador Juan Bueno Torio, a quien junto con los dirigentes del partido son ya señalados como los culpables de haber acabado con el panismo en esta ciudad, ya que con esta designación se generó un divisionismo tal en el que los militantes decidieron dejar solo a su candidato y esperar al dos mil diez para entrarle de nueva cuenta. Y como cereza en el pastel habrá que mencionar que Carlos Hermosillo no se digno siquiera ha estar en la casa de campaña durante el proceso electoral, dejando solo a los pocos panistas del Distrito que trataron de salvar lo insalvable y como resultado el triunfo por demás arrollador de Javier Duarte de Ochoa quien con esto se perfila junto a Pepe Yunez como uno de los viables candidatos a la Gubernatura por el PRI el próximo año.

Similar caso al de Córdoba fue el de Huatusco, donde el PAN pasa a ser la tercera fuerza política del Distrito atrás de Nueva Alianza y el PRI, ya que aquí se impuso a Urcino Méndez, quien en la elección pasada a la Presidencia Municipal se fue a Alternativa Social Demócrata y con el veintisiete miembros activos de Acción Nacional, dejando en la memoria de los panistas los recuerdos de sus palabras cuando los llamó ‘rateros vendidos, idiotas y les dejo varias mentadas’, por lo que al regresar a contender la militancia activa de doce de diecinueve municipios optaron por no apoyarlo, mientras que de los siete municipios que si lo hicieron solo pudo ganar uno.

Y en general esa fue historia de Acción Nacional en Veracruz, donde la falta de operadores políticos con una visión clara y precisa los enterró y será difícil se levanten en el dos mil diez, por lo que ya hay muchas voces de panistas en todo el Estado pidiendo la cabeza de Cambranis y exigiendo libertad para que la militancia decida a sus candidatos y ya no sea a base de imposiciones.
Comentarios, críticas y sugerencias: oscar_coria4@hotmail.com