Dom. Jul 14th, 2024

¿Obrador un peligro para México? Y… ¿Calderón?

Estos últimos días el Presidente de la Republica, emanado de las filas de acción nacional, Felipe Calderón Hinojosa, ha reavivado su frase de campaña en la que señalaba directamente al candidato perredista y “adversario político” Andrés Manuel López Obrador de ser un “peligro para México”.

Con estas declaraciones dadas, a mi parecer de manera tonta e innecesaria a una radiodifusora por parte de señor Presidente, se vuelve a poner en la mira de los medios esta rivalidad manifiesta que iniciara durante el proceso electoral en el que salió ganador Calderón Hinojosa.

Rivalidad que nada bueno ha traído a los ciudadanos, ya con estas desafortunadas declaraciones se vuelve a encender una llama que parecía ya se iba extinguiendo, una llama cargada de odio y rencor por parte de un personaje que solo busca un beneficio personal sin importar el daño que sus pretensiones le pudieran generar a una nación sedienta y necesitada de verdaderos hombres y mujeres que representen sus ideas, sueños, anhelos e ilusiones.

Con esta renacida rivalidad, quedan de manifiesto dos cosas que están a la vista de todo mundo y que muchos (que han lucrado con ella) tratan de opacar o esconder de acuerdo a sus intereses económicos, pero sobre todo políticos. La primera es que efectivamente Andrés Manuel López Obrador si es un peligro para México y para los mexicanos, ya que a lo largo de su historia política lo hemos visto encabezar en sus inicios desde las filas del PRI manifestaciones y protestas violentas ante las instituciones de gobierno sin respetar leyes ni personas, de igual manera lo hemos visto abanderar las causas radicales de los partidos de izquierda que solo han buscando posicionar a su instituto con la controversial figura de este personaje de “izquierda” para seguir viviendo de los prerrogativas que el Gobierno les destina, con recursos de todos nosotros.

Precisamente Obrador mejor conocido como “el Peje”, se ganó a pulso este señalamiento, con acciones y actitudes, con valentonadas y bravuconerías que le hicieron perder la simpatía y ventaja mostrada en encuestas ante los mexicanos durante el proceso electoral que a la postre perdió, mismo proceso al que señaló de fraudulento, lo cual nunca pudo demostrar ante las instancias legales pertinentes, Obrador, lo único que ha conseguido es mantener encendida una flama de odio y rencor entre ciudadanos que toman como suyas sus propuestas y que se dejan engañar por la ilusión de un México para todos.

La otra situación manifiesta con esta tonta controversia, es que Felipe Calderón Hinojosa se olvida de su investidura y que su voz es la voz de millones de mexicanos, se le olvida que debe de gobernar un país y no solo para un partido, se olvida que como Presidente de la Republica debe de dejar de lado sus posiciones personales para ser institucional, pero sobre todo se olvida de ser humilde y lleva con el rencores, envidias y malos vicios que, según los panistas, son propios solo de los priistas.

Así es, Felipe Calderón, ha demostrado que la humildad y los actos de congruencia no son algo que vayan con él, puesto que mientras la doctrina de su partido señala que los panistas deben de gobernar para los ciudadanos sin servirse de su posición, se ha visto como muchos de sus colaboradores no solo se han beneficiado con las posiciones ocupadas dentro de la administración pública, sino que se han enriquecido y posicionado al interior del PAN para controlar las decisiones de este instituto político, olvidándose de la tan ansiada y pregonada democracia.

Acción Nacional a través de sus últimos dos Presidente nacionales, Germán Martínez y Cesar Nava, ambos gente cercana al ejecutivo, han dando claras muestras de cómo no se debe de manejar un partido político, un partido que está sufriendo de un manifiesto presidencialismo, donde todas las decisiones que se toman de manera interna, son consultadas y concertadas en “Los Pinos”, tal y como durante setenta años lo hiciera el partido revolucionario institucional. Es decir, el PAN se ha convertido en una mala copia del PRI.

A Calderón los mismos panistas lo acusan de intolerante, belicoso, rencoroso y caprichoso, por su injerencia directa dentro de los procesos internos de su partido en donde se le señala de ser el directamente quien decide candidaturas para Gobernador, Senadores, Diputaciones locales o federales ya sea de mayoría o plurinominales.

Es por ello que al señor Presidente se le critica de que se preocupa más por su partido que por el País, ya que mientras varios estados del sureste se encuentran sumergidos en las peores crisis de su historia por los recientes eventos meteorológicos, él esta más preocupado por quien va a quedar al frente de su instituto político y en buscar a un sucesor para la Presidencia de la Republica.

De igual manera se le critica su actuar y falta de congruencia en cuanto a las negociaciones con los otros poderes, especialmente con el legislativo, ya que mientras que en el Congreso acuerda con el PRI para sacar adelante iniciativas, en los procesos electorales busca alianzas con el PRD para ganar elecciones, sin importarle la perdida de gobernabilidad que estas alianzas traerán consigo para sacar adelante las iniciativas que el país necesita. Es allí donde el gobierno “legitimo” y “espurio” acuerdan.

Es por ello que hago la reflexión de quien es el “peligro para México”, aquel que no lo gobierna pero que constantemente insta a la violencia o aquel que está en el poder sin detentarlo de la manera correcta.

Comentarios, críticas y/o sugerencias: [email protected]