“Entregamos a los 5 de Tierra Blanca; los mataron y los quemaron”: 8vo policía

Tierra-Blanca-700

Notinfomex / Veracruz, Ver.— El policía Édgar Reyes estaba amenazado y temía por su familia. Por eso ocultó hechos sobre jóvenes levantados en Tierra Blanca. Han transcurrido 50 días desde la desaparición de Bernardo Benítez Herrera, José Benítez de la O, Mario Arturo Orozco Sánchez, José Alfredo González Díaz y Susana Tapia Garibo, desde entonces se han detenido a ocho oficiales de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado y a tres civiles.
De todos los detenidos por el caso Tierra Blanca, fue un policía el primero que confesó la trama en que orquestaron la desaparición forzada de los cinco jóvenes de Playa Vicente. Su nombre: Édgar Ramón Reyes Hermida.
Reyes Hermida estuvo dos veces frente a la Fiscal Verónica Zavaleta García en la ciudad de Xalapa, en donde resultaron concentrados tras la denuncia de los padres de los chicos señalando a elementos de la delegación de Tierra Blanca, y en la primera vista, en calidad de detenido, se apegó a la versión previamente conciliada con los otros gendarmes, integrantes del primer círculo de confianza del delegado, Marcos Conde Hernández:
Los vieron, sí… el coche en el que los jóvenes se desplazaban de la Tinaja a Tierra Blanca iba muy rápido y se les hizo sospechoso. Por ello lo paran. Lo revisan. Verifican que todo anda bien y los dejan seguir su camino a Tres Valles buscando para Playa Vicente, y ellos en la patrulla, se dieron vuelta en U rumbo a la Tinaja para atender la denuncia de un padre que buscaba a su hija, fugada con el novio.
Ni 24 horas pasaron de su primera declaración ante la Fiscal, en presencia de su abogado, para que el oficial se retractara pues le remordía la conciencia, declaró.
“Sé que tengo un problema y que se harán más grandes mientras los chavos no aparezcan y por eso estoy aquí de nuevo y por temor a lo que le pueda pasar a mi familia”, pues según él ya traía, desde diciembre de 2015, amenazas de la delincuencia organizada para que se alineara.
Eso lo asentó el 17 de enero a las 3:05 AM. El mismo día, pasado el mediodía, la Fiscalía del estado emitió un comunicado en el cual expuso que los jóvenes habían terminado en manos de un grupo de maleantes:
“Los avances que integran las probanzas de la investigación, nos refieren que los elementos policiacos ya detenidos tuvieron relación en este caso con terceras personas probablemente vinculadas a la delincuencia organizada, por lo que daremos vista a la PGR”.
Ayer, se dio a conocer que Rubén Pérez Andrade, otro policía estatal involucrado en la desaparición forzada de cinco jóvenes oriundos de Playa Vicente, fue detenido. Esta mañana, Bernardo Benítez, padre de unos de los jóvenes, dijo a la prensa que el octavo detenido declaró que a los cinco jóvenes “les dieron muerte y los incineraron”.
“Ellos se los entregaron a otras personas en el rancho El Limón y confiesa que ahí les dan muerte y los incineran”, dijo. Benítez comentó que la investigación continúa y las autoridades verificarán que lo dicho por el policía corresponda a los hechos.
Roberto Campa Cifrián, subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría se Gobernación (Segob), dijo este martes que el octavo implicado en la desaparición de los jóvenes estuvo presente en todos los momentos claves.
En entrevista con Primero Noticias, Campa Cifrián dijo Pérez Andrade también estuvo presente “en el rancho El Limón, donde los vuelven a interrogar y los privan de la vida y está presente también en el proceso de desaparición de los cuerpos”.
Édgar Ramón Reyes Hermida relató en el escrito al que tuvo acceso Blog Expediente que los sujetos a quienes entregaron a los chicos habían establecido contacto con él meses antes y con amenazas lo tenían copado. “Pienso que me buscaron por mi cercanía con el delegado”.
Se lee que él es uno de los más allegados a Marcos Conde, “yo y otro compañero éramos los que le cuidábamos cuando estaba operado”.
También cuando salía él a patrullar, “yo era el que iba de copiloto. Siempre estaba cerca de él”. Señala al otro cercano: Édgar Omar Ruiz Tecalco, alias “El Perry” o “La Perrita”, chofer de Conde.
Uno lo cuidaba de día y el otro de noche mientras convalecía. La carrera de Conde y la de La Perrita va paralela. Trabajando para la SSP, Édgar Omar Ruiz estuvo en Rodríguez Clara, en Martínez de la Torres y en Tierra Blanca. Conde también.
Édgar Omar Ruíz Tecalco, alias “El Perry” o “La Perrita” en calidad de detenido, 32 años de edad. Seis hijos, sin número de teléfono, de religión católico, en ocasiones fuma, en ocasiones ingiere bebidas embriagantes, no es afecto a las drogas. Con domicilio en Veracruz, Fraccionamiento El Coyol.
“El día lunes 11 de enero de 2016 llegué a trabajar a las nueve de la mañana. Como a las diez, salí a realizar un recorrido junto con otros tres elementos, a bordo de una patrulla de doble cabina, marca RAM, con número económico (2113).
“Salí junto con René Pelayo, Omar Cruz y Luis Landeche Colorado. Yo iba conduciendo. Anduvimos de recorrido sobre la carretera de Tierra Blanca, Veracruz. Como eso de las once horas con diez minutos circulábamos a la altura del kilómetro 155, nos dirigíamos a La Tinaja y vimos que venía de frente un vehículo Jetta, color gris, el cual venía a exceso de velocidad, se pasó el tope, llevaba los vidrios polarizados. Al ver esto, mi compañero René Pelayo les dijo que se orillaran y ya fue que se pararon a unos metros del Súper Che.
“Yo y mis tres compañeros, René Pelayo, Omar Cruz y Luis Landeche Colorado, nos bajamos de la camioneta para revisar a los ocupantes del vehículo. Entonces me aproximo a la puerta del conductor, era robusto o gordito, recuerdo que llevaba gorra.
“Landeche y yo entrevistamos a las personas, que iban para Playa Vicente. René Pelayo se acercó y dijo que las placas del carro no tenían reporte de robo, que todo estaba bien. Les regresamos las identificaciones y se le dio la indicación al chofer que manejara despacio y que se podían retirar. Siguieron con dirección a Tres Valles. Nosotros regresamos a La Tinaja.
“Dimos vuelta en U hacia La Tinaja, a un módulo que se encontraba ahí Edu y otros tres compañeros, que no recuerdo sus nombres, comimos galletas, Sabritas y unos refrescos, permanecimos de las 2 de la tarde hasta las 5.
“Más tarde los oficiales recibieron una llamada, alrededor de las 16: 30 horas, recibieron un reporte desde la radio operadora, nos solicitaban auxilio en la Delegación de Tierra Blanca. Se entrevistaron con un señor de Cárdenas Tabasco, quien pedía apoyo para localizar a su hija.
“El señor decía que su hija le había hecho una llamada telefónica, donde le decía que estaba en la comunidad Paso Metate, del municipio de Joachín, como el señor no conocía, lo llevamos hasta la localidad. Al llegar, encontramos a la hija y le decía a su papá que ya no quería estar con su novio y se fue con su papá”, dice la declaración del policía.