Especiales de Pemex matan a ladrón

Agencias, Las Choapas, Ver.—Agentes de Seguridad Interna de Petróleos Mexicanos (PEMEX), mataron a un sujeto cuando lo sorprendieron dentro de las factorías, presuntamente robando unas piezas. El hombre falleció en el lugar y arrastraron su cuerpo a la orilla del río donde lo dejaron abandonado entre la maleza.

No obstante, los mismos trabajadores de la paraestatal que escucharon las detonaciones, dieron parte a las autoridades policíacas, pero en todo momento, negaron los hechos en la caseta de vigilancia de la entrada a la factoría, lo mismo hicieron los especiales de PEMEX, quienes no permitían el ingreso de la Policía del Estado.

Cuando ya había caído la noche y más policías y medios informativos se concentraban en el exterior de la factoría, situado dentro de la Col. Huapacalito, a un costado del hospital El Plan, los mismos agentes de seguridad dieron parte a la agencia del Ministerio Público del Fuero Común donde informaron de la situación.

Alrededor de las 20:30 horas llegó personal de la agencia del Ministerio Público y de la Agencia Veracruzana de Investigación a la entrada de la factoría y fue así como permitieron el acceso de las autoridades, menos de los medios informativos, bajo el argumento de que se trataba de una área federal.

De acuerdo con la versión extraoficial de los hechos, otorgada por policías que entraron al lugar, los agentes especiales realizaban un recorrido en el interior de las instalaciones petroleras y en uno de los talleres descubrieron a dos sujetos cuando saqueaban unas piezas.

Supuestamente se les marcó el alto, pero salieron corriendo, fue cuando dispararon “para amedrentar” pero uno de los proyectiles calibre 9 milímetros de las armas semiautomáticas que portan los agentes de seguridad, se incrustó en la espalda del individuo José Alberto Silván González de 35 años de edad, (a) El Gato, quien vivía en la calle Cerro Azul de la Col. Tiburoneros.

Contraste a la declaración de los agentes especiales de que sólo pretendían amedrentarlo, durante la inspección de los peritos en la escena del crimen, se encontraron ocho casquillos percutidos calibre 9 milímetros.

Por razones desconocidas, los agentes especiales de PEMEX, arrastraron el cuerpo del occiso 100 metros antes de llegar a la orilla del río Tancochapa y ahí lo abandonaron.

Cabe mencionar que el predio de la factoría colinda precisamente con el río, por lo que evidentemente la intención era alejarlo de las instalaciones de PEMEX, pero debido a que propios trabajadores de la paraestatal escucharon detonaciones de armas de fuego, alertaron a la policía de que algo pasaba en el interior.

En el lugar fue encontrado un diablito en el que presuntamente acarreaban las piezas que se robaban los sujetos. Se trataba de cuatro tubos de un metro de largo por 20 de ancho. Sobre el otro individuo que se dio a la fuga, hasta anoche se desconocía su identidad.

El Ministerio Público tomó conocimiento de los hechos y dio fe en el lugar, posteriormente ordenó que se levantara el cuerpo y fuera trasladado a la funeraria Velasco. Los agentes especiales del turno de ayer en la tarde serán llamados a declarar, toda vez que movieron el cuerpo del lugar donde cayó muerto.