Dom. Feb 25th, 2024
Xalapa, Ver. 08 febrero 2024.- La polémica y cuestionada exdirectora general de Administración del Poder Judicial de Veracruz, Joana Marlen Bautista Flores, se presentó este jueves a rendir su declaración a las oficiales centrales de la Fiscalía General del Estado (FGE), ubicadas sobre la avenida Arco Sur de la ciudad de Xalapa en torno a la auditoria interna que practicó el PJE tras su salida del cargo, donde abundaban los señalamientos por corrupción, tráfico de influencias y enriquecimiento ilícito.
La exfuncionaria estatal acudió a la FGE durante la mañana de este jueves donde fue observada por reporteros que se encontraban en la zona.
Se desconoce si Bautista Flores declaró en calidad de testigo, indiciada o investigada por alguna posible anomalía detectada cuando fue la «poderosa» Directora de Administración del Poder Judicial durante 3 años, en donde el saqueo a dicho organismo autónomo fue evidente y grotesco por parte de Bautista Flores.
Joana llegó a ese cargo en agosto de 2020, dejó el Poder Judicial el 26 de septiembre de 2023 cuando salió como tapón de sidra de la noche a la mañana por corrupta.
Cabe recordar que, el pasado 18 de enero, la magistrada presidenta del Tribunal Superior de Justicia y del Consejo de la Judicatura, Lisbeth Aurelia Jiménez Aguirre, reveló que la Contraloría Interna hizo una auditoría en 2023, por lo que se realizaron observaciones de carácter administrativo a la gestión anterior en donde Joana Bautista salió con inconsistencias administrativas y serios señalamientos de desfalco a las finanzas del Poder Judicial de Veracruz.
Como no recordar a la flamante funcionaria saliendo de las instalaciones del Poder Judicial a bordo de una camioneta Mercedes valorada en casi 2 millones de pesos, escoltada por un auto con guaruras de la institución que cuidaban de día y de noche a la «modesta» administradora, quien antes de llegar al cargo era una simple empleada bancaria en Poza Rica, donde ofrecía créditos automotrices, esto antes de ser rescatada por su «padrino» y «cercano amigo» Eleazar Guerrero Pérez, con quien la vida le cambió por completo.