Ganaderos de Catemaco desconocieron a González Azamar como socio

ganadersErnesto Hernández Zetina, Catemaco, Ver.-En una asamblea realizada el pasado domingo 20 de febrero del año en curso, donde asistieron poco más de mil doscientas personas, al salón “Ilusión”, lugar que fue nombrado recinto oficial, mientras se celebraban las votaciones para elegir la nueva directiva que representaría a los ganaderos, la planilla verde encabezada por el ganadero Alfredo Reyes, mientras que la planilla roja representaba a Sergio Guzmán, quien a todas luces se pudo observar que no era de la simpatía de los verdaderos ganaderos que asistieron a ese evento.

A dicho salón comenzaron a llegar ganaderos acompañados de sus familias desde muy temprana hora, quienes eran recibidos por Sergio Guzmán, en el interior del salón les entregaban una carpeta de color rojo (a cada persona que entraba), mientras que algunos de los simpatizantes de la planilla verde, le entregaban una carpeta de color verde a los ganaderos, quienes a la entrada se registraban firmando la lista de asistencia.

Cabe hacer mención que en la mesa de presídium, se encontraban los dos contendientes, el representante de la SAGARPA Fidencio Hernández Nava, quien fue la autoridad administrativa que se encargó de supervisar estas elecciones, además se encontraba Jorge González Azamar, quien se dijo socio ganadero, versión que fue desmentida por verdaderos ganaderos, quienes dijeron “Azamar no es socio, ya que aquí en la ganadera tenemos leyes, las cuales respetamos todos y cada uno de los integrantes de esta asociación ganadera local, este señor (Azamar), es ganadero de nuevo ingreso y los estatutos son muy claros, los ganaderos de nuevo ingreso deben de esperar un año para poder ingresar a esta asociación Ganadera, como socio, aparte de que se pone a consideración de todos los socios y si alguno no estuviera de acuerdo simplemente; no es aceptado quien intentaba ingresar como socio”.

Esta reunión como se esperaba, estuvo llena de anomalías entre las que destacaron que; a la entrada solo dejaban pasar a los invitados del candidato de la planilla roja, mientras le impedían el paso a algunos ganaderos que se creía eran simpatizantes de la planilla verde.

Otra irregularidad que se detectó fue que a todos los integrantes de las familias de los ganaderos, inclusive a los niños les eran entregadas la famosa carpeta roja, la cual debería ser entregada solo a los socios ganaderos.

Otra anomalía que salió a relucir fue que ante la desesperación en que se vieron, quienes apoyaban a la planilla roja, inclusive el mismo presidente de la planilla roja, tuvieron que imponer un método de votación la cual era utilizado en la época de piedra, cuando no se habían visto dos candidatos, ya que siempre era uno, quien pretendía ocupar la dirigencia de los ganaderos, y en esta ocasión fueron dos candidatos que participaron y quienes se defendían con todo, al finalizar la supuesta votación que no validaron la mayoría de los socios, el señor representante de la SAGARPA Fidencio Hernández Nava fue abordado por una ola de reporteros, quienes nos encontrábamos cubriendo este evento, entre los que uno le cuestionó que; si él se había vendido, antes de responder a esta pregunta al funcionario, colores se le iban y colores le venían, diciendo “no, yo no, mira yo este soy imparcial, no me puedo inclinar por ninguna planilla”.

Por último, es preciso destacar que; un numeroso grupo de ganaderos se inconformaron por el método tan cochino (dijeron los ganaderos) en que habían realizado sus votaciones, ya que los verdaderos ganaderos son poco mas de 500 socios, quienes en su mayoría acudirán a la Unión de la Ganadera del Centro, para entrevistarse con los representantes de SAGARPA, quienes vinieron a dar Fe de las tantas anomalías cometidas, por quienes apoyaban a la planilla roja y exigir a que se convoque a una nueva elección, donde solo acudan los verdaderos ganaderos, quienes al parecer son poco mas de 500 socios, mientras que en este evento salieron a relucir mas de mil carpetas rojas, las que no llevaban ningún control de numeración progresiva, mientras que las carpetas verdes llevaban un numero impreso.