Invictus

Invictus es el primer hospital de animales salvajes de Latinoamérica, está ubicado en Pachuca, Hidalgo y su objetivo es ayudar y recuperar a animales salvajes que fueron maltratados por particulares, zoológicos o circos para posteriormente ofrecerles una mejor calidad de vida reubicando a los animales en santuarios alrededor del mundo. Este hospital único en el país fue fundado por Ericka Ortigoza y es un espacio que brinda atención a todo tipo de especies

La Fundación debe su nombre a Invictus un oso negro que fue brutalmente mutilado para su actuación en el Harley Circus, le arrancaron la mandíbula y aun así presentaba su “número” donde le llaman Bailarina Nait, cuando con ayuda de las autoridades y de Ortigoza fue rescatado, ésta le llamó Invictus (de Ernest Henley) y aunque el animal murió por una afección cardíaca, fue intervenido para reconstruir su rostro y mandíbula con la implantación de dos placas de titanio hechas para él en Suiza. “Lo conocí desnutrido, deprimido y tirado en el piso, por un momento pensé que estaba muerto, cuando escuchó mis pasos volteó y ahí vi su rostro, ese hermoso oso había sufrido una tortura brutal…” declaró en 2018 Ericka Ortigoza al Independiente de Hidalgo.

 Afortunadamente hoy día los circos están prohibidos en México y a pesar de las rabietas y recursos que intentaron interponer los cirqueros,  la ley no les asistió y fueron desechados de plano, pues recordemos que los circos esos espectáculos cuyos dueños y trabajadores vivían de explotar y maltratar animales empleaban extrema crueldad  para entrenar a los animales, desde golpes, choques eléctricos hasta mutilaciones sin anestesia todo documentado, incluyendo además nulas políticas de seguridad con las que la mayoría de estos circos operaba poniendo en riesgo a la población si algún animal salvaje escapaba.

Gracias a Ericka Ortigoza y a las personas que suman voluntades para poder mantener a la Fundación Invictus, entre ellos, hospitales privados y públicos y alumnos de licenciaturas en medicina, veterinaria, biología y áreas de humanidades, en tres años la Fundación ha logrado el rescate y la rehabilitación de 137 felinos salvajes, mismos que ya han sido reubicados en 136 santuarios a excepción de un tigre que permanecía en el hospital.

Fracturas, desnutrición y lesiones causadas por el maltrato de los humanos son las constantes en las que llegan a Invictus estos majestuosos animales quienes tienen en este lugar la oportunidad de curarse, pero sobre todo de sobrevivir y tener una vida libre de violencia lo que les reste de tiempo. Una vez que las especies sanan, éstas son puestas en libertad principalmente en un espacio que ya se tiene destinado para ellas y que se encuentra en un santuario en Colorado, Estados Unidos. En Invictus actualmente hay dos venados, cuatro leones, cuatro tigres, dos jaguares, un jaguarundi (o gato moro), un puma, un ocelote, dos ajolotes, dos iguanas, una tortuga y dos margais (gato tigre), además de tres perros y un par de conejos. La Fundación recibe donaciones de bancos de alimentos, hospitales, clínicas públicas y privadas. Ericka Ortigoza ha explicado que su fundación nació con el objetivo de atender a las animales víctimas de maltrato e incluso a la fauna silvestre afectada por la incidencia humana. La visión de Invictus reside en rehabilitarlos y su misión el reubicarlos o dejarlos en libertad según sea el caso. Definitivamente una labor invaluable la de Ericka Ortigoza, de las autoridades que han confiado en este proyecto orgullosamente mexicano y de todas las personas en el país y en el extranjero que hacen posible el buen trabajo de Invictus en favor de estos animales maravillosos, muchos de los cuales se encuentran en peligro de extinción. gaem80@gmail.com