La celebración de la Semana Santa en Santiago Tuxtla

Por que de tal manera amo

Dios al mundo, que dio a su hijo

unigénito, para que todo aquel

que cree en él, no se pierda, sino

que tenga vida eterna.

Juan 3:16

INTRODUCCION.

La semana santa es un acto religioso vinculado con el cristianismo, esta religión tiene como libro sagrado la biblia que se divide en el antiguo y nuevo testamento.

Domingo de ramos en el templo del sagrado corazón de Jesús.

El nuevo testamento contiene entre otros temas los evangelios canónigos es decir aquellos que narran las palabras, la vida, la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo. La semana santa se encarga de recordar a Cristo en concreto su pasión, muerte y resurrección.

Esta celebración tiene como jornada de apertura el domingo de ramos, día que representa la llegada de Jesucristo a Jerusalén y finaliza una semana después con el domingo de resurrección.

El arrayan.

Como podemos ver la semana santa tiene su origen en la propia biblia … su inicio comienza como parte de la pascua judía, puesto que Cristo fue crucificado, murió y resucito durante esta celebración.

A partir del año 325 la iglesia católica durante el concilio de Nicea, estableció la celebración de la semana santa, específicamente el domingo de resurrección o pascua, teniendo como base las siguientes normas:

Llegada de los arrayaneros a la parroquia.

• Que la pascua se celebrara en domingo.

• Que no coincidiese nunca con la pascua judía, que se realizara independientemente del día de la semana (de esta manera se evitarían paralelismo o confusiones entre ambas religiones).

• Que los cristianos no celebrasen nunca la pascua dos veces en el mismo año. Esto tiene su explicación por que el año nuevo empezaba en esa época en el equinoccio de primavera por lo que se prohibía la celebración de la pascua antes del equinoccio real (la entrada del sol en la constelación de Aries).

El cristo preso en el aposentillo.

• Se estableció que el domingo de resurrección o de pascua se celebrara cuando fuera la primera luna llena, después del equinoccio de primavera, por lo que no es una fecha fija. Lo que se señala es que el domingo de pascua debe ser lo más cercano a esta luna llamada también de plenilunio.

Estas normas tardaron varios siglos en ajustarse y cumplirse, lográndose aprobar estas reglas. Se acordó que el domingo de resurrección sería el siguiente a la primera luna llena tras el equinoccio de primavera boreal. O dicho de otra forma, una vez que se entrara en la primavera (a partir del 21 de Marzo) el domingo de resurrección o también llamado de pascua, sería el primer domingo de la primera luna llena de esta estación, y se calculó empleando la luna llena astronómica, por ello puede ocurrir no antes del 22 de Marzo y el 25 de Abril como muy tarde.

No obstante, siguió habiendo diferencias entre la iglesia de Roma y la iglesia de Alejandría, si bien el concilio de Nicea dio la razón a los alejandrinos. Finalmente, Dionicio el Exiguo (en el año 525 d.C.) desde Roma, convenció de las bondades del cálculo alejandrino, unificándose al fin el cálculo de la pascua cristiana.

Feligreses haciendo oración junto al aposentillo.

En el siglo IV se dio la importancia al viernes santo, que está relacionado con la adoración de la santa cruz, el emblema del cristianismo que resume en su figura la redención del mundo.

La celebración de la cena de Jesús con sus discípulos aparece en el siglo V al existir la unificación de criterios entre la iglesia de Roma y Alejandrina y desde entonces se celebra el Jueves Santo con el lavatorio de los pies, la última cena y el misterio eucarístico.

LA SEMANA SANTA EN EUROPA

Son los franciscanos quienes después de 1342 (año en que se hacen cargo de la custodia de los santos lugares) los que inician esta devoción fuera de Jerusalén, principalmente en Italia y luego en Hispania, tratando de imitar a los devotos peregrinos que iban a venerar los santos lugares.

Otros de los factores para que se propagara fue la conquista de Jerusalén por los musulmanes y reavivada por el regreso de los cruzados.

Desde 1399 San Vicente Ferrer recorre los caminos de Hispania fundado cofradías de penitencia, aunque estas ya existían desde el siglo XIII (San Antonio de Padua).

En 1420 el beato Álvaro de Córdoba regresa de tierra santa y haya similitud en “la sierra morena” parecido a Jerusalén, construye capillas en esos sitios y los bautizo como cada uno de los santos lugares, organizando el primer viacrucis en España.

Las cofradías de penitencia que son las que organizaban las procesiones en semana santa se fundaron a partir del siglo XVI, como desafío de Lutero a la sede de Roma a partir de 1517 y del concilio de Trento de 1545. En estas circunstancias el pueblo tenía la necesidad de salir a la calle a demostrar su catolicismo en un culto público.

LA SEMANA SANTA EN LA NUEVA ESPAÑA.

Entre las ideas y costumbres que aparecieron en la llamada Nueva España, como consecuencia de la conquista española hace 500 años, destaca la religión cristiana, ya que ellos profesaban el catolicismo y los frailes con su labor evangelizadora la difundieron por todo el virreinato.

Con el paso del tiempo se dio un sincretismo entre la culturas prehispánicas y españolas, por lo que dicha fusión, la población la acepto cambiando su religión politeísta adaptándola al catolicismo. Eliminándose principalmente el sacrificio humano, dado que cristo se había sacrificado por todos los seres humanos de modo que el ritual cristiano es un sacrificio simbólico.

Aparecieron técnicas arquitectónicas y artistas, se construyeron templos, representaciones de Cristo, la virgen María y los santos, así como pinturas religiosas y se implementaron ritos religiosos como las posadas, navidad, reyes magos, fiestas patronales y la semana santa.

LA SEMANA SANTA EN EL MEXICO INDEPENDIENTE.

Las costumbres de la semana santa durante la época colonial se fueron perdiendo, en especial a raíz de las leyes de reforma, la llamada revolución mexicana y la guerra cristera, pero estos ritos se retomaron posteriormente, principalmente las procesiones.

En la actualidad las procesiones de semana santa en nuestro país que más fama tienen son las de la ciudad de San Luis Potosí, Taxco en Guerrero, San Miguel Allende en Guanajuato y la de Iztapalapa en la ciudad de México.

En general en la actualidad en el Vaticano y en la República Mexicana la celebración de la semana santa se realiza de la siguiente manera:

Domingo de ramos: entrada triunfal de Jesucristo en Jerusalén.

Lunes santo: unción de Jesús en casa de Lázaro. Cristo expulsa a los mercaderes del templo de Jerusalén.

Martes santo: Jesús anticipa a sus discípulos la traición de Judas y las negaciones de Pedro.

Miércoles santo: Judas Iscariote conspira con el Sanedrín para traiciona a Jesús por treinta monedas de plata.

Jueves santo: lavatorio de los pies, la ultima cena, la eucaristía, oración de Jesús en el huerto de Getsemaní y arresto de Cristo.

Viernes santo: prisión de Jesús, los interrogatorios de Caifás y Pilato, la flagelación, la coronación de espinas, el viacrucis, crucifixión de Jesús y sepultura.

Sábado santo: la soledad de María y víspera de pascua.

Domingo de pascua: la resurrección de Jesucristo venciendo a la muerte.

LA SEMANA SANTA EN SANTIAGO TUXTLA, VER.

Con la conquista española y la imposición de la religión católica en el virreinato de la Nueva España, la villa de Santiago Tuxtla al pertenecer a partir de 1529 al marquesado del Valle de Oaxaca durante los tres siglos de dominio español, el clero secular y regular nos impusieron el catolicismo y nosotros aceptamos esta religión y sus rituales, logrando la conversión a un 100% de la población y por lógica la celebración de la semana mayor también conocida como semana santa.

La forma en que se celebra la semana santa en nuestra querida patria chica es un sincretismo que combina la fusión de la cultura europea y nuestra cultura prehispánica, esta celebración se desarrolla de manera muy particular y de forma ortodoxa a como se lleva a cabo normalmente por la iglesia católica, nuestras tradiciones y ritos de religiosidad popular, han sido seriamente cuestionados por alguno de nuestros párrocos, por lo que de manera personal creo que nuestras costumbres, en nada afectan ni al dogma, ni a la moral, ni a los cánones de la actual liturgia, por lo que pido respeto por nuestras tradiciones religiosas respecto a la forma de como celebramos la semana mayor. A continuación, se describe de forma breve esta celebración:

DOMINGO DE RAMOS.

El pueblo en general se congregaba en el añejo templo de San Diego de Alcalá construido en 1586 y se bendecían las palmas, recordando la entrada de Jesús en Jerusalén. Actualmente este acto se realiza en el templo parroquial del sagrado corazón de Jesús.

LUNES SANTO.

También es conocido como la oración en el huerto y de los santos dormidos, ya que Jesús oraba en el monte de los olivos y sus tres discípulos que lo acompañaban, Santiago, Juan y Pedro se quedaron dormidos.

MARTES SANTO.

La flagelación del señor atado a la columna. La preside a esta ceremonia una bellísima escultura del señor atado del español Juan Salcido traída a esta villa hacia 1700. Es muy patética su expresión de dolor sobre todo la llaga de su espalda, siendo muy conmovedora esta imagen. Esta imagen solía salir en procesión antiguamente.

BUSQUEDA DEL ARRAYAN.

A las 12 de la noche del Martes Santo un grupo de cientos de jóvenes asciende a las cumbres del volcán de San Martin a cortar ramas de arrayan con la que formaran el calvario para la escena de la crucifixión del Viernes Santo.

Los guían viejos expertos que de jóvenes fueron arrayaneros, se preparan llevando cantinfloras con agua, bocadillos y abrigos, pues en el volcán se siente el frio. Los jóvenes deben de estar en óptimas condiciones físicas y se les condiciona a que deben de tener continencia sexual durante 40 días (para estar en condiciones). En las faldas y laderas del volcán crecen los arbustos del arrayan, planta muy aromática con la que se formara luego el calvario. A las 12 del día siguiente regresan con su cargamento, sudorosos y cansados pero felices deseando volver al año siguiente “hasta que el cuerpo aguante”. Los recibe el sacerdote con repiques de campana y les expresa alguna homilía. Esta hermosa tradición no debe nunca de perderse.

MIERCOLES SANTO.

En este día se da el llamado encuentro del señor con su santísima madre la Virgen María, Juan y la Verónica. Este acto se realiza en frente de la antigua casa de los alcaldes mayores (actualmente el museo de la ciudad).

JUEVES SANTO.

En este día el párroco asiste a la misa de consagración de los santos oleos, la cofradía de los hermanos 24 y de la adoración nocturna se dedican a formar el monumento para la adoración del santísimo sacramento después de los oficios propios del Jueves Santo (lavatorio de los pies).

Los hermanos 24 es una cofradía establecida en Sevilla por el rey Felipe II, hijo de Carlos V, el cual le obsequió a la cofradía de esta villa: ciriales, barales del palio, cruz procesional e incensarios todos de plata.

Otro grupo de feligreses levantan la casita destinada al aposentillo del divino preso. Lo adornan con ramas de patololote y arrayan y diversas flores, orquídeas especialmente traídas del cerro del Vigía, y ahí colocan la sagrada imagen del Cristo preso por nuestros pecados.

Se forman largas colas para pasar a besar las manos atadas por gruesas reatas y depositar limosnas, se tienen muchas velas encendidas que acompañan desde las 10 de la mañana hasta las 4 de la madrugada del día siguiente a la imagen de Jesús preso. Dentro del aposentillo tocan una flautita quejumbrosa y triste, suenas cadenas y un tamborcito con reminiscencia indígena. Esta tradición tampoco debe de desaparecer ya que nos las implantaron desde hace siglos.

VIERNES SANTO.

Dia de luto total, se recuerda la crucifixión y muerte de nuestro señor y el sufrimiento y soledad de nuestra madre la Santísima Virgen María.

A las 10 de la mañana se efectúa por las calles un viacrucis, al terminar extienden sobre el madero la imagen de Jesús, la levantan sobre la enramada de arrayan adornadas con flores amarillas.

La imagen del Cristo muerto, bellísima escultura traída de Coimbra Portugal por los señores De Sousa (hoy Sosa) a fines del siglo XVII. La urna del santo entierro es muy elegante, toda de ébano,  se guardaba en la casa de los señores Sosa, doña Concepcion Carvajal viuda de don Félix Sosa Carbonell fue la ultima depositaria y la donó a la parroquia.

Después de los oficios de rigor y de la consumación, se predican las siete palabras en donde el sacerdote predicador va narrando cada una de estas palabras que el salvador exclamo desde lo alto de la cruz antes de expirar. Son muy famosas las siete palabras escritas por el profesor Antonio Verdejo Tenorio las cuales se acompañaban con la música que compuso don Felipe Cadena Hernández, las cuales a continuación se describen:

I PALABRA

¡Santo Dios que al expirar pides en aquel estado que los que te han crucificado no queden sin perdonar!

A mas no pueden llegar los extremos de tu amor … Pues del indulto ¡Señor! Que les deseas tan activo das por bastante motivo la ignorancia de su error.

II PALABRA

Dimas con conocimiento de oblación tan singular ve de la Cruz el altar e interpone su “memento” El paraíso en el momento alcanza por galardón preciado de Buen Ladrón quien después de un mal vivir cuando esta pronto a morir sabe robarse el perdón.

III PALABRA

Hablar el  Crucificado con María y Juan ha podido y en lo que les ha cedido resulta Juan mejorado; pues visto bien, con cuidado lo que les dona ese día; de Juan a su Madre fia la filicion, la ternura, y a Juan otorga la pura Maternidad de María.

IV PALABRA

Pendiente ¡Oh Dios; del madero alzas la voz compungida a tiempo de estar tu día en el instante postrero.

De tu clan lastimero es el motivo bien claro, pues sientes según reparo, momentos como aquel mas que una muerte tan cruel de tu Padre el desamparo.

V PALABRA

Como enardecido va a morir tu corazón pides agua con razón de lo sediento que estas. Pides agua, hiel te da del pueblo furioso brío.

¡Oh, si un ardor tan impío con que tus labios inflamas, apagar la sed que clamas consiguiera el llanto mío!.

VI PALABRA

De modo te anonadaste que cuando el mundo viniste en un pesebre naciste, en una Cruz expiraste.

El resto de tu amor echaste lleno de tanta aflicción; mas con la satisfacción de ser tu sangre Sagrada la que deja consumada la obra de la Redención.

VII PALABRA

Que; ¿ Ya expiras? ¡Oh quien fuera ¡Quien fuera tan venturoso que en ese seno piadoso depositado muriera; ¡No mueras aun; tente espera Dulcísimo Redentor!.

¡Mas; Ay …¡Que tanto dolor ….! Sin tener ya movimiento rindes el último aliento en las manos del señor.

Transcrito de un folleto editado en 1903, por la mayordomía de nuestra señora de la soledad de Santiago Tuxtla, Ver.

Después de las siete palabras se realiza la adoración de la cruz, organizándose una procesión dentro de la iglesia, los fieles se postran ante ella y la besan y dan un donativo, el cual es enviado directamente a tierra santa.

PROCESION DEL SILENCIO.

En la noche se realiza la llamada procesión del silencio, llevando la imagen de la virgen de la soledad, obra del tuxtleco don José Guadalupe de Palma que la creó en 1712.

La marcha fúnebre que actualmente acompaña a esta procesión fue escrita por don Gilberto Perea, musico originario de esta villa.

Brevemente se describe su origen:

En 1833 la Villa de Santiago Tuxtla contaba aproximadamente con 5660 habitantes, el colera morbus acabo con el 50% de la población, es decir, que fallecieron alrededor de 2830 personas por esta pandemia.

Tratando de describir lo que sucedía en la población podemos decir que todo era confusión en medio de esa desolación, las calles se poblaron de muertos amontonados como basura, lamentos de moribundos, procesiones rogativas, doblar de campanas, penitencias y oraciones pidiendo al creador que aplacara su ira divina.

En estos acontecimientos surgió un personaje que mostro un alto grado de heroísmo y es muy importante recordarla, ella se llamó Doña Rafaela Palma de Rivas y sus hijas Emerenciana y María Salome que a pesar de un posible contagio en una carreta tirada por mulas recogían y llevaban a los muertos a las fosas comunes. Se les veía hasta en la noche sin descansar por toda la población que reclamaba su presencia consoladora.

Doña Rafaela era un ser humano con más de medio siglo a cuesta, pero lucía una gran fortaleza física y espiritual, instaló en su domicilio en la calle mayor de Alcalá hoy Benito Juárez, una casa de salud para los enfermos, con la finalidad de asistirlos y ayudarlos a bien morir. Lo más probable es que esta familia haya sido inmunizada, teniendo el cuidado de lavar sus manos con abundante jabón de lejía (Líquido corrosivo y transparente de olor muy fuerte, formado por una disolución de álcalis o sales alcalinas, que se emplea para blanquear la ropa y desinfectar) purificaban su agua con piedra de azufre y cocían bien sus alimentos.

Doña Rafaela y sus hijas para agradecer a la Virgen de la Soledad haberlas liberado del contagio, realizaron la primera procesión del silencio, en 1834 tal como lo indica en la página 63 de su libro “

Las Tres Parroquias Tuxtlecas” el maestro Eneas Rivas Castellanos.

SABADO SANTO

En este día se tenía la costumbre de pegarle a los árboles que en ese año no habían dado fruto como castigo para que el año próximo si los dieran.

También recuerdo que a nosotros de pequeños nos daban el llamado “sábado de gloria” en la cual nos daban azotes con el cuero a los que nos habíamos portado mal durante el año y no obedecíamos a nuestros padres, también durante esta fecha se nos tenía prohibido concurrir a los arroyos, ríos, lagunas y el mar ya que nos decían que las mujeres se convertirían en sirenas y los jóvenes y hombres en pescados.

Este día era luto y penitencia donde se conmemoraba la soledad de maría y la víspera de la pascua en la tarde después de las 6 p.m. se realizaba la vigilia pascual y en la noche se prendía el fuego con la bendición de los cirios pascuales. A las 10 de la noche se realizaban las lecturas continuas y posteriormente la misa, en la cual el sacerdote se viste de blanco, dejando atrás el color morado que utilizan durante la cuaresma.

DOMINGO DE PASCUA O RESURRECCION.

En este día se celebra la resurrección de nuestro señor Jesucristo, es un día de gozo y alegría, se realizan misas a las 7 y 10 de la mañana, a las 12 del día y a las 5 de la tarde y 7 y media de la noche.

PALABRAS FINALES.

En este 2021 por segundo año consecutivo los eventos de la semana santa que incluyen la procesión del silencio se realizaran de manera virtual, recorriendo las principales calles de Santiago la imagen de la virgen de la soledad por medio de un vehículo automotor. Todo lo anterior debido a la pandemia que se tiene a nivel mundial del COVID-19.

Con la esperanza de que el año próximo amaine esta pandemia, y podamos celebrar en todo su esplendor esta tradición religiosa de nuestra semana santa, la cual debemos de preservar, ya que forma parte de nuestro inconsciente colectivo.

Ing. Carlos Rafael Mendoza Fernández

Cronista de la ciudad de Santiago Tuxtla, Ver.

INFORMACION TOMADA DE

• Tradiciones Santiagueñas; Mtro. Eneas Rivas Castellanos.

• Las Tres Parroquias Tuxtlecas; Mtro. Eneas Rivas Castellanos.

• Entrevista con la Mtra. María Fernández Ortiz.

• Vivencias propias del autor de esta crónica. • https://es.wikipedia.org/wiki/Semana_S