La Grilla de Chon Por: Chon Pueblo

La codicia, siempre lleva al desastre.
Sepultando el pasado.
En Topotilandia hay muchos ‘tingoliches’

         La codicia, siempre lleva al desastre, nunca será fábrica de ilusiones. La política; ya que siempre ha resultado una analogía y festín de cuervos extremadamente inteligentes, los que saben esconder su ambición, para que está no los destruya a la vista de sus adversarios, los que para emprender una acción, sólo están pretextando el motivo, para echar la sal sobre las heridas.

                Coyuntura aprovechada, mostrando lealtad y disciplina partidistas, Héctor Yunes Landa, Diputado Local y ex/precandidato a la Gubernatura de nuestro Estado Jarocho, al lado de los integrantes de alianza generacional, se unen al proyecto del Dr. Javier Duarte de Ochoa, sin condicionamientos algunos. Yunes Landa sabe que el PRI representa un cambio positivo, que asegura un mejor futuro para los veracruzanos, hoy en día un partido renovado, cercano a la gente y en la figura del bonachón candidato a la Gubernatura Duarte de Ochoa, nuestro estado jarocho tiene rumbo, el marcado por ese gran estadista veracruzano, Fidel Herrera Beltrán, cuyo trabajo nos muestra el gran crecimiento económico en toda la entidad jarocha, a la que trajo importantes inversiones que detonaron en generación de empleos, el trabajo transparente de Herrera Beltrán está ahí, a la vista de propios y extraños. Duarte de Ochoa sabe que si recibe el voto y la confianza de los veracruzanos, la tarea y los retos serán titánicos, pero posee la capacidad para saber afrontarlos.

                Sepultando el pasado, Miguel Ángel Yunes Linares, cree poder ganar la confianza ciudadana, sólo que nadie en lo alegre de la risa ríe, porqué a los seres que el rencor devora, a veces el alma entra en rabia, cuando el rostro ríe, bullangueros y toda la cosa, los jarochos tienen muy buena memoria y no olvidan los agravios en su contra de la mano del ex/Priísta, hoy ‘flamante’ Panista Yunes Linares, ni los militantes Priístas olvidan como en 1997, por soberbia siendo Dirigente Estatal del tricolor, hizo caso omiso al pueblo veracruzano y las elecciones municipales para ‘sus candidatos Priístas’, fue un desastre. Empezaron aflorar los errores de Yunes Linares, aunado a ello el resentimiento popular, sus odios y rencores contra las malas decisiones de esos ayeres, disque hombre fuerte del PRI en el Estado, lo llevaron al debacle; se perdieron importantes municipios en las elecciones, la mayoría de ellos, y el genio de Yunes Linares pudo comprobar que; la siembra de soberbia, prepotencias y arrogancias, nunca producen frutos buenos, ¿Ahora qué vendrá a ofertar a los veracruzanos?, ¿Cuáles serán sus flamantes propuestas y proyectos?. Pomposos y vacíos cómo los que últimas fechas ha venido ofertando a la poca clientela, que asiste a sus reuniones políticas proselitistas. “Insisto los jarochos tenemos muy buena memoria, si no al tiempo.”

                En Topotilandia, cual trapecistas, hay muchos ‘tingoliches’ colgados en el alambre que sostiene a los candidatos, a la Alcaldía Municipal, los que de manera perversa, les están haciendo daño, por ende en ese rubro gente como el Eliuth Cervantes Ramírez, tendrán que meditar la situación y con una buena reflexión, deberían sacudirse a este tipo de animalejos. Por cierto nada soportable, son las críticas objetivas, para aquellos dizque políticos que van detrás de ‘hueso’ y les da por enviar mensajeros subliminales, muy ‘chamuscaditos’, por cierto, para callar dichas críticas son de los de aquello que no tienen de su vida pública y política, un mosaico lleno de gracias, para nada, cuando la soberbia, prepotencia, falso orgullo; ante el pueblo, ha producido buenos frutos, para nada, pues la siembra de vientos, cosecha de tempestades, perfumados a la baja, se dice, que con los padrinazos que ostentan el biólogo Carlos Rodríguez Mouriño, no se le escapa la Sindicatura única, y que el hecho que “lo hayan enviado a solventar la campaña proselitista, del candidato del PRI a la Diputación Local Distrito XXIV”, es porque esté, nomás no levanta, y el carisma de Rodríguez Mouriño, l da un respeto, que la Regiduría Primera, está en franca disputa interior, entre Gilberto Uscanga Carcaño y Teresa Moreno Gómez, ‘tonces’ a que suspiran: Darío Montoya; el tío Nacho Montoya; Nacho Bernal Ortiz; Alejandro Ortiz Hernández; Gabriel Sinta Cobos; entre otros, “Estos ya ubrearon”, será por eso.

                En pleno repunte, Juan José Rosario Morales cuenta con buenos operadores políticos, pero permítaseme el beneficio de la duda, por ahí tiene ciertos ‘amolloteros tingoliches’, que causan escozor, plaga con poco léxico para convencer a un exceptivo electorado municipal, pero buenos para la adulación y el chisme: Gorgonio Betaza Moreno; así como Ortega Serrano; un tal Memo, los que de repente se sienten ‘gran cheff’ y están muy lejos de cómo es la cocina política topotera; otro por ahí; Brizuela, que como divo ve la política y se maneja a radar, mientras que el candidato se anda sobando el lomo. Forja y desplome, en el PAN Catemaqueños, donde Leonel Cadena Martínez, dice estar más firme que nunca, pero hay desbandada de panaderos y algunos en franca camareria proselitista con el Dr. Luís Francisco Sánchez Aguirre PRD-PAN, que le da vuelo al perifoneo con mensajes claros, precisos y acertados a favor de la ciudadanía de Catemaco, aunque no existen verdades absolutas, ni sistemas perfectos en política, en la tierra del hechizo, magia y encanto natural, los ‘tingoliches’ sólo van en busca de hueso, de posiciones por cuyos privilegios, se van a servir a costillas de los catemaqueños, claro, cómo decía alguien por ahí, ‘a pueblo jodido, acabar con él’, pero cuidado, no despertéis, al que creéis sumiso y prudente, arremeterá hacía ti y se volverá bronco…