La Grilla de Chon Pueblo

Grilla reflexiva…
Para Catemaco, ya no más de lo mismo
Nombres para el 2010…

“Los que no conocen el mal, no tienen sospechas; pero la política no la hacen los querubines…” Lo que me recuerda una frase que leí de una ilustre Dama, Emilia Pardo, que decía: “Dios me libre del Ambiente de los Santos y los Puros”. ¡Qué gran verdad!

Aun no logro entender, los inconformes que todavía sueñan encontrar en los campos de política de cualquier sector ideológico; vírgenes púdicas que huyen despavoridas ante el posible arribo de los sátiros y celestinas.

¡Por favor! El político, siempre es discutido, prejuzgado, sentenciado, criticado, no porque necesariamente tenga que ser farsante, mentiroso, pillo, lo es porque es gente pública, que se mantiene ante la ciudadanía dando cuenta de sus actos, así sean políticos al azar, que trataran de saltar esas murallas…

 

En Topotilandia sigue hirviendo la paila de los juiles.

Nadie duda que Catemaco sea un lugar de remansos (no remensos) de Paz; lleno de magia, hechizo y encanto natural, pero sigue siendo un Municipio pobre, que finca su principal fuente de ingresos económicos su gente, en el turístico, el cual tiende ausentarse por no existir una adecuada atención, y sí, una depredación por parte de algunos prestadores de servicios; ahí se necesita un aspirante político a la Alcaldía, visionario, capaz, honesto, responsable, que enfrente los desafíos y obtenga victorias, no circunspecciones y pavideces, por que el reto más vibrante, sigue ahí, “como la mano en la oreja”.

2010, Año electorero municipal y el pueblo necesita de gente capaz, artífice del nuevo tiempo, brújula y vigía de sus actos de Gobierno; un crítico con imaginación y lealtad a su pueblo, más no un vociferante de frustraciones.

Los catemaqueños siempre han deseado un presidente municipal líder en la transformación, capaz de lograr el desarrollo equilibrado al que tanto se aspira, un político diestro, responsable, honesto, conocido y respetado por su capacidad conciliadora y destreza, para impulsar a su pueblo hacia el progreso…

En ese rubro destacan Eliut Cervantes Ramírez, y ¿Por qué no? Juan Rosario Morales, Leonel Cadena Martínez, gente que como pocos están dispuestos a sacrificarse y ser un revolucionario al servicio de su pueblo.

Los hay quienes sí desean volver, pero por más que se sacrifican para seguir construyendo lujosas residencias a costillas del pobre y sufrido pueblo catemaqueño, de esos abundan, y es lo que el pueblo ya no desea. Más de esos mismos, con esos tal vez juntos, pero no revueltos, una especie de separación de bienes, como en el matrimonio, ya basta de consentir sistemas de administración municipal obsoletos y desprestigiados, que solo han servido de muralla  a todo intento de desarrollo y cuyos alcaldes no han respondido a las exigencias administrativas y políticas en su momento, ni a las ambiciones democráticas del futuro y solo han tenido el refranero, que al pueblo solo pan y circo, más circo y pan, total a pueblo pobre acabar con el…

1 COMENTARIO

Comments are closed.