La Grilla de Chon Pueblo, Por: Chon Pueblo

No existe causa básica parea todos los efectos, en política, fuente de complicidades e ingratitudes, como en la religión hay devotos que manifiestan su devoción por un santo desaparecido e hipócritamente convierten su tumba en un santuario, mientras le rezan, dándose golpes de pecho y al dar la vuelta, su máuser, santo que no hace milagros políticos, jamás vuelve a ser adorado. Menos en la actualidad que estamos viviendo momentos intensos de política trascendente.

¿Dónde estas Gustavo Carvajal Moreno?

Quien fuese en época de José López Portillo como presidente de la república su más cercano, y quien siendo dirigente nacional del PRI se dio el lujo de rechazar la candidatura de nuestro bullanguero, jarocho, trovador estado veracruzano, que supuestamente le correspondía por ese entonces, cuando el dedazo e imposición eran lo máximo en materia de decisiones política; pero sus ambiciones eran otras. La grande la muy grande la que al ni por asomo nunca terminaría de arrepentirse.

A esa loca ambición trató de sobrevivir en el sexenio de Miguel de la Madrid, prendiendo veladoras a tres Santos “Chipocludos” de esa época, Alfredo del Mazo, MANUEL Bartlett y Ramón Aguirre. No hubo milagro, aunque esperó hasta el día del destape; pero se le atravesó Carlos Salinas de Gortari, uno de los santos a cual rezaba se compadeció ante su adversa suerte y le hizo el milagro en BANOBRAS para consolarlo.

Ya pensado mejor, desde BANOBRAS trabajaba por la gubernatura por la gubernatura jarocha, pero su santo de le voltea haciendo crecer a Miguel Alemán Velasco, pero este chaneque mayor, agónico se mueve y logra la titularidad de CAPUFE, y en claro agotamiento político se cansa de tantas ingratitudes y de luchar, extraviándose en ese oscuro laberinto de la política, olvidado por quien ayer, el había apoyado quien encumbró. Hoy ingratamente pocos de ellos de ellos le han de recordar.

¿No son diez los que fueron limpios y los nueve restantes donde están? El político, cuando más huye de sus pecados olvidándose del santo protector, estos pronto los alcanzarán.

Los casi 80 millones de mexicanos, supuestamente integrados en el padrón electoral, el 50% son escépticos, resentidos, desgastados, difícil de convencer tanto para Enrique Peña Nieto, Andrés Manuel López Obrador y Josefina Vázquez Mota, abstencionismo directo.

Del otro 50%, poco han logrado, aunque por ahí corifeos incondicionales y bufones les hagan cuentas muy alegres; la casa es de cristal y tanto Peña Nieto del PRI, Andrés Manuel López Obrador y Josefina Vázquez Mota, no pueden seguir pistas equivocadas, ni separadas, en política eso se paga y feo. Véase los tumbos que anda dando Chepina, quien olvidándose del electorado parece que sólo tiene la vista puesta en lo que haga o deje se hacer Enrique Peña Nieto.

En nuestro jarocho y bullanguero estado de Veracruz, salvo la parte de Pepe Yunes Zorrilla, sus eruditos promotores y asesores siguen en ascuas, dando tumbos. Y que decir de don Héctor Yunes Landa, su pariente empecinado que en todo lugar que visita en la entidad puede regañara quien se le antoje. Mal les haría a los jarochos al encumbrar a este tipo de Priistas. En tanto, las campañas de diputados federales empezaron tibias, grises y val de mal en peor.

Véase en  el distrito 19, donde están siguiendo pistas separadas Marina Garay Cabada y la doctora Rosario Valerio Hernández como Sergio Antonio Cadena Martínez, cuando la vinculación, los métodos y los objetivos políticos son comunes y es que no han sabido aprovechar la pésima decisión cupular que les puso en charola de plata la oportunidad para practicar sus prepotencias, sus ineptitudes, arrogancias y mentiras. ¿Quién los entiende?

Cuando candidatos a la diputación federal deben entender a la ciudadanía, ya no se les convence mediantes decretos y con vanas propuestas y grises campañas, ninguno de los tres a logrado entusiasmar los ánimos ni adivinar lo anhelos de un pueblo aburrido de tener candidatos sin expresión popular, campañas pobres, pobres campañas.

El pésimo esquema proselitista que lleva a cabo la doctora Rosario Valerio Hernández del PAN, la están llevando al fracaso, simulación y burla en sus propuestas maquilladas, apariencia y fingida humildad, más de esos mismas compas del PAN como Fernando Santamentira, Prieto, falso resulta que el alcalde de Santiago Tuxtla le respalde, cuando este fue regalado panista, dice apoyar a Chepina Vásquez Mota y párenle de contar. Esta guerra proselitista se está cayendo solita.

En la escena pésimos actores políticos, nulos operadores, aunados a ello una incapaz difusión, donde todo se improvisa. Sergio Cadena Martínez, de la Izquierda arenga “ya no más de diputados levanta dedos y agachones” su éxito es ir de fracaso en fracaso, sin perder el entusiasmo, su actitud está causando inquietud entre los adversarios políticos, aunque en política, la mente consigue aquello, que sólo  puede concebir.

La carreta esta rebasando a los bueyes, tarde es para despegar la campaña de Marina Garay pocos alcaldes, priistas hacen labor proselitista, a su favor y los que llagan a hacerlo, lo hacen tibiamente, sin quemarse mucho. Los esfuerzos de su suplente, bien que se notan, la que quería saber la mitad de lo que en política ignora y ya manda mensajes que van en pos de la alcaldía municipal de Topotilandia, por encima de quien sea, que ya la viene cocinando “allá arriba” sin importar la opinión del electorado topotero ¿será? Acaso no existen catemaqueños bien intencionados y preparados para ese fin.