La Grilla de Chon

Aunque la tormenta política se anunciaba en el horizonte, nadie hizo caso a lo que al llegar, conmocionó a más de un descuidado por su falta de experiencia, oh por un craso error preventivo, solo lograron un asidero seguro cierta elite de políticos cuya formación académica adquirida en el extranjero, de una cuna social envuelta en sedas, apartada, separada de los amargos dramas que sojuzgan la existencia de la mayor parte de los mexicanos, entonces el porque después de tantos  años preocuparse por la identidad del País, preservar sus tradiciones y costumbres, somos una nación de pobres, diríase muy pobres desempleados, hambrientos, enfermos, donde el gobierno solo da “atole con el dedo” a campesinos, obreros, pescadores, a los que solo muestran interés en el tiempo de elecciones, antes, nadie se ha erguido a apoyarlos.

Las próximas elecciones de julio tendrán como protagonistas a personajes de un macabro suspenso: campañas invisibles, candidatos fantasmas, aunado a ello, la existente crisis de credibilidad en la ciudadanía, Jorge Uscanga Escobar, quien entró con el calzador como el candidato del PRI a la Diputación Federal, aun con todo su vasto “curriculón” no ha logrado inquietar al electorado de la Región de Los Tuxtlas, que se muestra escéptico ante el exsubsecretario de gobierno, a quien le oía decir “es necesario aprovechar la vitalidad de la juventud, la mesura e intuición de la mujer y la experiencia y honestidad de la gente buena de Los Tuxtlas, porque lo que estoy en lo dicho, cumpliré con hechos”; y bueno, ya fue diputado federal y algunos de los que fueran sus votantes, aun esperan cumpla sus promesas, bueno, la siempre soberbia y arrogancia, nunca producen frutos buenos.

Quien inició campaña proselitista en el turístico municipio de Catemaco, fue Jazmín de los Ángeles Copete Zapot, “la chica de pelo suelto” y ex alcaldesa de su natal Santiago Tuxtla, va con todo en pos de lograr su objetivo, cuenta con experiencia, conoce bien las necesidades de su distrito y espera dejar en el camino este 5 de julio a sus adversarios políticos, llevando como bandera al Sol Azteca, PRD, partido en el cual ha militado por años, cuidado, Jazmín tiene lo suyo y pone a pensar al más avezado de sus adversarios, sino, al tiempo.
Alguien conoce al panucho Fernando Santamaria Prieto, quien parece haber errado el camino, siguiendo los mismos caducos esquemas políticos, resultando para la ciudadanía un desconocido, bueno, en la región el PAN poco o nada ha repuntado.

Nadie duda que la labor administrativa municipal que viene realizando el Lic. González Azamar, está encaminada a un desarrollo equilibrado, a favor de los catemaqueños, que coordinan esfuerzos con sus autoridades municipales, creando un clima de estabilidad social, tranquilo, seguro, donde no hay obras pequeñas, ya que todas son importantes, porque no son de “relumbron”, retos que tendrá que superar quien desee ser el próximo Alcalde, ya que los catemaqueños requieren hombres o mujeres sin pasado corrupto y sin presente tramposo. Jóvenes sin pretensiones de favoritos ni vicios de nepotismo, con arraigo honrado en su tierra y con respeto ganado por sus acciones y sus atributos, destacando en ese rubro el empresario Lic. Juan José Rosario Morales, por su calidad humana y sencillez. Habrá sin duda alguna gente que busque el bienestar material y social de Catemaco, Eliuth Cervantes Ramírez, Gilberto Uscanga Karkaño, gente joven, que desean sumar esfuerzos a favor del turístico municipio, tierra que los vio nacer, donde no tienen cabida los amantes del fracaso, porque Cateaco merece un mejor destino, gente con proyectos serios, para lograr un autentico desarrollo en los ramos de salud, educación, empleos, seguridad, fomentar el respeto a los Derechos Humanos, reactivar el campo, el área turística, la vivienda, garantizar una vida digna a familias vulnerables, y mas cosas.

Rosario Morales ha demostrado ser un respetuoso y honesto servidor público, gente que proviene de la cultura del esfuerzo. Quien si va por ese camino municipal, tendrá que afrontar un sinnúmero de retos y obstáculos.