La sucesión presidencial

Faltan diez días para que todos los mexicanos con voluntad y espíritu democrático llevemos nuestros sufragios a las urnas para elegir al nuevo mandatario que tomará las riendas de nuestro país. Este país que a pesar de todas las vicisitudes y los problemas en la economía, en lo social, en lo político que siempre hemos padecido y que siempre con esfuerzo y con espíritu férreo hemos vencido estas adversidades para así seguir adelante con la esperanza de tener un digno gobernante que sea humilde, honesto, sincero y democrático que cambie el rumbo de nuestro pueblo. Un gobernante que mire de frente la problemática de la Nación, que sea su política plural sin revanchismos, sin egolatrías y abuso de autoridad, más cercano a los ciudadanos, que gobierne para un bien común y que termine con las influencias, los compadrazgos y el favoritismo, que gobierne en comunión con el Congreso de la Unión y todas las instituciones que conformen dicho gobierno.

Sabemos que tenemos cuatro aspirantes para la sucesión de la Presidencia de la República: Enrique Peña Nieto por el PRI, Josefina Vázquez Mota por el PAN, Andrés Manuel López Obrador por el PRD y Gabriel Cuadri por Nueva Alianza.

Hemos escuchado la propuesta de estos 4 candidatos, hay entre estas unas buenas y otras que están muy trilladas, por ejemplo:

El licenciado Peña Nieto propone abatir la pobreza extrema y se compromete ante el Notario Público que lo va lograr, esta es una propuesta demasiado atrevida y tiene que lograrlo para  demostrar que tiene voluntad para mejorar a esa clase de nuestro núcleo social, propone además beneficiar a la clase trabajadora para mejorar sus sueldos y dar a los adultos de 65 años de edad una pensión económica, dar vales de medicamentos y evitar que las instituciones médicas del gobierno (IMSS-ISSSTE, etc.) la nieguen a los derechohabientes, dotar de sistemas de cómputo a las escuelas para que los escolares tengan acceso a una mejor preparación, no meter las manos al fuego por ningún servidor público que cometa abusos en contra de la ciudadanía y el erario público, y por supuesto, ser el presidente que cambie el rumbo del país.

La Sra. Josefina Vázquez Mota propone seguir la lucha contra la inseguridad y el crimen organizado, pero no prometer terminar con la lucha armada, que en realidad es el flagelo que tiene al país con miedo e inseguridad, pienso que debe tomar otra alternativa porque reza un refrán que “La violencia trae más violencia”, además promete mejorar las condiciones y dar mayor protección a las familias mexicanas. Lo malo de Doña Josefina es que en todos los mítines públicos que toma participación siempre le está echando candela a Peña Nieto y esto le resta seriedad a su campaña y su persona.

El Sr. López Obrador propone terminar con la corrupción, con el abuso de influencia, con el despilfarro y todas las canonjías que tienen los gobernantes actuales y que tuvieron los antecesores, que de ganar no buscará venganza ni revanchismo, que simplemente se aplicará la ley para quienes comentan ilícitos y no tolerará la impunidad, que va ser de PEMEX una empresa que en verdad beneficie a todos los mexicanos, bajando los costos de los combustibles, ya que con esto reducirá la inflación y beneficiará a la canasta básica, que volverá el ferrocarril ya que es un medio de transporte que abaratará los costos para muchos mexicanos que lo necesitan; estas propuestas me parecen verdaderamente un gran beneficio para nuestro país, y si esto fuera, enhorabuena.

El Sr. Cuadri dice que no es político, que el apuesta por un México de mayor preparación y mayor interés a la educación y en la investigación científica, manejar con honradez los recursos del pueblo, combatir a los malos políticos y los malos gobernantes, defensor de los maestros y sus dirigencias, pero que no está de acuerdo con las marchas y plantones que además de causar malestar a la circulación vehicular y por ende, pérdidas en el comercio organizado, para de labores en empresas y oficinas gubernamentales y empresariales, que de ser Presidente quitará el subsidio a la gasolina, ya que con estos subsidios se pierde una gran recaudación y con estos recursos se lograría una mayor ayuda económica a las familias que están en extrema pobreza.

Como vemos estas propuestas tienen similitud entre los 4 candidatos, pero la mayoría no propone: Regular los sueldos exorbitantes de los que laboran en el IFE, en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, de Diputados y Senadores que como sabemos son sueldos que son una ofensa para los que verdaderamente trabajan como son la clase obrera, los campesinos, los empleados en categorías bajas en oficinas y dependencias de gobierno o empresariales. Y digo que casi no hacen esta propuestas porque el Lic. López Obrador si propone estas reformas, con ello ha ganado simpatías no solo entre la ciudadanía sino que ya logró despertar el interés y participación entre la juventud, especialmente universitarios de todo el país que han alzado la voz y por fin participarán como autores en las próximas elecciones, y con esta actitud, cambiar tal vez a un nuevo sistema de gobierno logrando un cambio sustancias.

En mi criterio como ciudadano no tengo favorito para la relección del nuevo mandatario, simplemente valorar a conciencia la mejor opción para lograr el México que soñaron nuestros abuelos y bisabuelos y otras tantas generaciones que no lograron ver realzados estos sueños, y así dejar legado para la posteridad a un país más próspero, más culto, más trabajador, más tranquilo y más democrático.

Escrito por: C. Carlos Ignacio Maldonado Herviz.