Las buenas costumbres… Por: Estelita Berdón Martínez

“SIN PENA NI GLORIA”… Pongámonos a escudriñar esta expresión o “dicho” tan común.

¿Cuántas veces lo hemos oído o mencionado? Porque viene al caso recordarla; “Fulanito pasó esta vida sin Pena ni Gloria” O… “Menganito, hizo tal o cual cosa, pasando sin Pena ni Gloria”, y así podríamos nombrar muchos casos donde esta frase se acomoda de maravilla; pero así como la oímos o mencionamos, tal vez no lleguemos al fondo de su verdadera intención.

Veamos; “Fuimos creados  por un Ser Supremo con un propósito divino…

“En nosotros está la decisión de aceptarlo o desecharlo. Nuestro Creador, que llamamos conforme a nuestro criterio “SEÑOR”, “DIOS” “PADRE CELESTIAL”, etc., después de darnos vida, lugar donde habitar, y enseñarnos la forma de subsistir, nos regaló también el Libre Albedrío” (poder de elegir entre el bien y el mal), y algo tan importante, nos proveyó el Don de Los Talentos…

“Todos y cada uno de nosotros, nacemos con ese magnífico privilegio, a cada cual diferente. Pero… a pesar de que todos lo sabemos por propia intuición o porque nos lo tratan de sacar a flote nuestros padres, maestros, ¡O vamos! Porque estamos consientes de llevarlo como legado por ser hijos espirituales del Creador del Universo, no todos tenemos la fuerza para sacar o explotar ese maravilloso recurso con que contamos  desde el momento de recibir un cuerpo…

“¿Porqué?… ¿En qué consiste que no todos logramos el éxito tan deseado en esta vida y vemos a nuestro derredor como muchos semejantes logran la superación en los ámbitos que se han propuesto, siendo que todos tenemos la capacidad para lograrlo, por más que nos esforcemos no logramos encontrar nuestro talento?

“¿Será porque nuestros esfuerzos no han sido suficientes o porque somos mediocres o conformistas queriendo que otros  lo hagan por nosotros, a pesar de que fuimos creados para ser probados en la ruta de esta vida por la tierra?…

“Nuestra hermosa vida nos fue dada para tener gozo, y el verdadero gozo lo obtenemos cuando cumplimos cabalmente nuestra misión de desarrollar nuestros Talentos…

“La vida es tan corta, o como diría “El Caracolito”… Todo pasa taaaaan rápido… que apenas tenemos tiempo pensar que es tan triste llegar al ocaso de la vida, lamentándonos de lo que pudimos haber hecho y no lo hicimos teniendo el Talento que recibimos del Gran Padre Celestial y que algunos no supimos  desarrollarlo…

“El mundo necesita del Talento, de cada uno de sus habitantes… No lo ocupemos para hacer el mal… Debemos, necesitamos y estamos comprometidos ante Nuestro Creador, ocuparlo para el bienestar nuestro y de todos sus hijos. Pongamos nuestro granito de arena, que será roca de sostén para nuestra querida Tierra, evitando así, seguir deteriorándola tan estrepitosamente…

“De Nuestro Talento, proviene toda manifestación de certidumbre, toda buena consciencia, toda evidencia de verdad”…

¡S U E R T E!