Las Buenas Costumbres Por: Estelita Berdón Martínez

La Felicidad II.

…La Felicidad es una etapa que todo el ser humano quiere tener y retener por todo su tiempo de vida, la andamos buscando, rastreándola como verdaderos sabuesos, hay veces con suerte y hay veces que solo  llega por unos momentos solo para dejarnos sinsabores, pero en fin aún así todos queremos tenerla y conservarla para siempre.

La vida misma se encarga de desilusionarnos, de hacernos sentir que las cosas bonitas, buenas, justas, hermosas, etc., a las cuales todos tenemos derecho a disfrutar, requieren también de acciones rectas y correctas las cuales nos llevan a alcanzar lo que con tanto anhelo buscamos y que todos debemos y podemos tener.

Todos y cada uno tenemos la oportunidad de llegar a ella, si somos constantes y conscientes.

Es el éxito más difícil de obtener, porque en particular si una persona lograra alcanzarla y mantenerla mucho tiempo, por consecuencia de la vida misma, porque vivimos dentro de una sociedad y venimos y conformamos una familia, precisamente por esas razones es que no podemos guardarla como nosotros quisiéramos siempre. La felicidad, podemos tenerla hay veces por solo instantes y por tiempos intermitentes… Esas son las cuestiones, pero el gran propósito de la existencia humana incluye el  hacernos felices.

Debemos aprender a no inquietarnos en cuanto a las cosas que no podemos cambiar, si podemos hacer algo bueno, hagámoslo, si no podemos lograr algo debemos conformarnos. Aprendamos a ser felices mientras tengamos ese privilegio.

Tenemos que aprender a disfrutar las cosas de la vida, a conducir nuestra existencia aquí en la Tierra.

No hay goce, comodidad, placer, ni nada que el corazón del hombre pueda imaginar, que logre embellecer, contribuir a la felicidad, al ánimo y a la paz y a enaltecer los sentimientos humanos  más que el amor a nuestros semejantes y claro al amor a Dios.

¿Quiere preparar un exquisito Pollo a la Naranja?.

Aquí le damos la  receta:

INGREDIENTES:

1 Pollo entero.

¼ de cucharadita de pimienta negra molida.

Sal.

1 Cucharada de brandy.

6 Rebanadas de Naranja.

6 Rebanadas de cebolla morada.

½ taza de caldo de pollo.

¼ de taza de jugo de naranja.

1 Cucharada de mantequilla.

1 Manojo de berros.

PREPARACIÓN:

Úntele al pollo la pimienta, la sal y el brandy. En un platón refractario acomode las rebanadas de  naranja, encima las de cebolla y sobre ellas coloque el pollo.

Caliente el caldo, el jugo de naranja y la mantequilla. Cuando ésta se haya derretido. Viértala sobre el  pollo.

Cubra el platón con papel aluminio y hornee el pollo a 150°C, durante 50 minutos.

Retire el papel y continúe horneando el pollo hasta que dore. Saque el platón del horno y decórelo con ramitas de berro.

 

Los cinco sentidos que Dios nos dio.

(Para amar a Dios y la Paz del mundo).

1.-LOS OJOS para ver… El Cielo, los Mares, Ríos, los Campos, las Flores, los Pajarito… Toda la  Creación, que DIOS con su inmenso poder y su grandeza creó. El Cielo, la Luna, Sol y Estrellas, y los Frutos para que no nos falte nada.

2.-EL OLFATO: Para oler el perfume de las Flores, el olor del campo que da olor de vida.

3.-Los OÍDOS: Para oír la palabra de DIOS, de amarnos los unos a los otros. Y qué hacemos, entre la propia familia encontramos odio, envidia, rencor, no sabemos perdonar las ofensas.

4.-LA BOCA: Para alabar a DIOS, darle gracias por todo lo que nos da y nos ama. Y qué hacemos, de la boca salen ofensas, palabras sucias que ofenden a DIOS.

5.-LAS MANOS: Las agarran para matarse unos a otros, para hacer brujerías para atraer al marido o amante como perrito tras ellas. Los hombres talando árboles, matando aves, contaminando ríos, arroyos.

Si  tú  amiga o amigo te pones a reflexionar un poco te darías cuenta del daño que haces.

Si eres una mujer buena, hacendosa, te pondrías a hacer trabajos manuales como bordar, tejer, preparar ricos antojitos para tu esposo y lo que aprendas enseña a los demás, acaricia a tus hijos.

Si eres hombre trabaja para el sustento de tus hijos, no los maltrates con gritos y ofensas delante de los demás, trátalos con amor y verás como el niño o niña responde. Abrázalos, acarícialos, un niño se siente feliz con la comprensión de su padre o madre, no les des juguetes caros que después quedan olvidados. Enséñalos a respetar a los demás. Los hijos son el mejor regalo que DIOS nos da, encomiéndalos a ÉL  y a la Santísima VIRGEN para que los cuide.

Aurorita Pineda de Báez.