Las siete científicas de los Olímpicos

  • Son grandes ejemplos de superación personal
  • Destacan en el deporte y en actividades de su vida diaria
  • Aunque sus historias no sean difundidas en televisión

Como en una anterior entrega de la Bitácora Política comentábamos que los Juegos Olímpicos desde siempre, tienen además de las competencias de las distintas ramas del deporte, tienen además detrás de cámaras, grandes ejemplos de superación personal que no siempre son conocidos, un amable lector nos hizo llegar la información de un reportaje publicado en BBC Mundo, en el que se dan a conocer las historias de lo que se tituló las atletas científicas.

Y eso solamente son algunas mujeres deportistas, pero seguramente que también hay otras historias igualmente interesantes de hombres, que además de ser atletas olímpicos, desempeñan otras actividades en su vida diaria.

Independientemente de las horas de rutina de ejercicio que tienen que destinar para lograr alcanzar un boleto para participar en los Juegos Olímpicos, también deben de cubrir horas de trabajo científico.

Son mujeres que merecen el doble reconocimiento, aunque no alcancen un lugar en pódium de las medallas, tienen suficientes méritos para ser un ejemplo, no solo para sus compatriotas sino para todas las mujeres.

Por primera vez en la historia de los Juegos Olímpicos el número de atletas femeninas que participaron está al borde de la paridad con el de los hombres, pues las mujeres que compitieron en Tokio 2020 representan el 48.8 por ciento del total de deportistas presentes.

Además de ser los Juegos de Verano con mayor equilibrio de género de la historia, este año la representación de género está completa en los 206 equipos.

De acuerdo con el Comité Olímpico Internacional (COI) la participación femenil aumentó significativamente del 34 por ciento, registrado en los Juegos de Atlanta de 1996, al de este año.

Hay un grupo de siete atletas olímpicas en Tokio 2020 que además de ser deportistas de élite de sus disciplinas, en su vida cotidiana son científicas. Ellas son:

1. Anna Kiesenhofer (Austria) ganó la ruta del ciclismo, sin entrenador profesional ni apoyo de nadie. Es doctora en matemáticas, de la Universidad Técnica de Viena y la Universidad de Cambridge, en Reino Unido. Trabaja en investigación y docencia en la Universidad Técnica de Lausana, en Suiza.

2. Hadia Hosny (Egipto) terminó una impresionante carrera en el badmington, pero tiene dos añadidos gigantes: es profesora en la Universidad Británica de Egipto, tiene una maestría en biomedicina de la Universidad de Bath, Reino Unido, y un doctorado en farmacología de la Universidad de El Cairo y ha investigado y publicado artículos sobre un fármaco antiinflamatorio utilizado para diversas enfermedades. Y es congresista en su país.

3. Charlotte Hym (Francia), debutó en el «skateboard callejero”, cuando se baja de la tabla es doctora en neurociencia y su trabajo actual es investigar el efecto de la voz materna en el desarrollo de las habilidades motoras en los recién nacidos.

4. Gabby Thomas (Estados Unidos) fue medalla de bronce en los 200 metros del atletismo y ya es una leyenda en la disciplina por ser la tercera mujer más rápida de la historia en esa especialidad.

Pero Gabby estudió Neurobiología y Salud Global en la Universidad de Harvard, cursa una maestría en epidemiología y gestión de la salud en la Universidad de Texas, en Austin y su trabajo se centra en la investigación de la desigualdad racial en el acceso a los servicios de salud en EE.UU.

5. Louise Shanahan (Irlanda) se estaba preparando para París 2024 pero logró clasificarse a Tokio en los 800 metros del atletismo.

Es graduada de Física Cuántica la Universidad de Cork, en Irlanda, y está cursando su doctorado en la Universidad de Cambridge, Inglaterra. Estudia y desarrolla dispositivos para mejorar el diagnóstico y tratamiento del cáncer.

6. Nadine Apetz (Alemania) es la primera boxeadora alemana en unos olímpicos, con lo cual ya tiene su mérito propio.

Nadine tiene una maestría en Neurociencia de la Universidad de Bremen y espera completar un doctorado en el Hospital Universitario de Colonia.

Apetz está estudiando una técnica llamada estimulación cerebral profunda, que consiste en aplicar corrientes eléctricas o electromagnéticas a ciertas áreas de la «materia gris» del cerebro: el objetivo, ayudar a los enfermos de Parkinson.

7. Andrea Murez (Israel) es una nadadora que participó en 50, 100 y 200 metros estilo libre y relevos mixtos 4×100.

Pero fuera de la pileta, es una bióloga de la Universidad de Stanford, en EE UU.

Toda esta carreta tan larga para decir que estas mujeres valiosas y hermosas son el fruto de sociedades que cuidan a sus ciudadanos y no esperan que las limosnas las conviertan en heroínas de noticiero de tv porque «era muy pobre y se superó».

Son otras historias que merecen ser destacadas y compartidas, aunque no alcancen a figurar en los noticieros y transmisiones especiales de televisión.