Mié. Jun 12th, 2024

hermelinda-hernandez-lopez-o-lopez-solanoCésar A. Vázquez Chagoya, Xalapa, Ver.-Sigue el drama de Jazmín, una niña de 4 años que fue sentada por su madre en un hormiguero, lo que le causó la muerte. La magnífica reportera, jefa de la sección policíaca del Diario de Xalapa, Nidia Sánchez, cumple con demasía en dar seguimiento a la noticia y acude a la reconstrucción de los hechos del 14 de septiembre del 2007. Nadie mejor que Nidia para que le relate y dé a conocer el origen y la vida anterior de la madre de Jazmín. Lo anterior y lo que sigue, es urgir a la Procuradora de la Defensa del Menor Esmeralda Domínguez, a como es su idea, emprender una campaña para que se tome conciencia y la ciudadanía denuncie el abuso a los menores.

(Texto de Nidia Sánchez/Xalapa, Ver.) “Mamá, no me mates…”, fue el último clamor casi sin fuerzas que la pequeña Yazmín tendida en una cama pronunció ante su madre Hermelinda Hernández Solano y que la mujer recordó en la reconstrucción de hechos, donde exclamó en su defensa que sólo se trataba de un castigo por haber mojado la cama pues no la quería matar. En contraparte confesó a detalle los crueles castigos a los que sometía a la criatura.

Este 15 de Septiembre, tras evaluar todas y cada una de las pruebas, además del testimonio narrado en la reconstrucción de hechos, la madre de Yazmín fue llevada al Centro de Readaptación Social de Pacho Viejo bajo los cargos de homicidio calificado con agravantes como premeditación y traición.

Marisela Andrade Casilda, una testigo, dijo al fiscal en la reconstrucción de hechos que Hermelinda hasta el último momento despreció a su hija Yazmín pues al escuchar la súplica no le conmovió y por el contrario estando tendida desnuda y cubierta de mordeduras de hormigas en la cama, le respondió: “Quítate, no me molestes”, éstas fueron las últimas palabras que escuchó la pequeña de su madre, ya que comenzó a brotarle espuma por la boca y falleció antes de que pudiera ser auxiliada por paramédicos.

Hermelinda, mesera de un bar en Banderilla, con un semblante más bien de desvelo que de dolor, se dijo “arrepentida” y narró ayer al personal de la fiscalía Cuarta a cargo de Francisco López y al perito criminalista de Servicios Periciales Jesús Rodríguez el homicidio que cometió en agravio de su hija Yazmín la mañana del pasado lunes.

Revivió, con el apoyo de un niño en la mecánica de hechos, la forma en que le exigió a Yazmín que se apresurara para subir al hormiguero, a momentos con rabia, cuando le decían haz lo mismo que hiciste ayer, entonces exclamó: “apúrate o te jalo de las greñas”. Cuando estaban a punto de llegar al cerro le dijo: “Camina que sólo es un castigo”, entonces Yazmín al saber lo que le esperaba le prometió que ya no se iba a orinar en la cama pero esto no le valió.

Hermelinda después de sentarla desnuda en el hormiguero se bajó hasta que Yazmín comenzó a gritar suplicante “quítame, quítame” (del hormiguero), entonces subieron Marisela Andrade y su esposo Roberto Luna Landa, quienes les daban alojamiento y la pequeña fue cargada por Hermelinda para ser retirada de las hormigas que ya le habían mordido todo el cuerpo, por lo que a causa del dolor Yazmín al parecer se desmayó momentáneamente.

La madre dijo que entonces le quitó las hormigas que todavía tenía en el cuerpo y la cargó llevándola a la casa, ahí Marisela le acercó el alcohol para que la niña reaccionara y entonces le dijo a su madre: “Mamá, no me mates…”, a Marisela le dijo: “Tía, me duele el cuerpo, me duele mi nariz”, ya sin fuerzas, la criatura, que presentaba un aparente cuadro de desnutrición y maltrato, murió. Todavía fue cargada por Hermelinda pero ya estaba muerta y entonces la volvieron a colocar en la cama, llegaron posteriormente los paramédicos que nada pudieron hacer, Yazmín había fallecido.

Al término de la reconstrucción y cuando Hermelinda Hernández Durán sería llevada a los separos de la AVI mostró al fiscal Francisco Hernández el pantalón que le había quitado a Yazmín para desnudarla, el cual quedó encima de otro hormiguero, también encontraron a su paso una vara y un cable con los que maltrataba a la pequeña continuamente ya sea porque se orinaba en la cama o no la dejaba dormir.

Por su parte, Marisela Andrade dijo que la niña sufría pues cuando mojaba la cama más bien por miedo a su madre, Hermelinda la sacaba a las 7:00 de la mañana a bañarla sólo de la cintura hacia abajo, tallándola con un cepillo hasta que le sangraban sus genitales.

Hermelinda, según lo dicho por Marisela, pensaba y decía “que si ella le dio la vida, si quería se la podía quitar”.

EL PASADO DE HERMELINDA; APARECEN FAMILIARES
Tomás Hernández García, padre de Hermelinda y vecino de Jilopetec, se presento ayer en la Agencia Cuarta del Ministerio Publico de esta capital, todavía incrédulo de las circunstancias en las que murió su nieta Jazmín, que tenía tres años ocho meses. Acompañado de su hijo Willebaldo Hernández, ambos expresaron su tristeza y el hermano de la inculpada dijo: “La desconozco” al no poder explicarse por qué mato a su propia hija.

Originaria de Jilotepec, Hermelinda, de 31 años, salió de su pueblo luego de que a los 17 años formó una familia de la que se separó y dejó a sus dos hijas, actualmente de 7 y 9 años, Sandra y Yamilet, respectivamente, a cargo de su padre Rubén García y de quienes se desatendió desde los 22 años en que se separaron.

Sólo un intento de acercamiento hizo Hermelinda cuando acudió a Jilopetec con la intención de ver a sus hijas, pero no las encontró, tampoco al padre, y no regreso más.

No regresó a su pueblo por lo que no tenía acercamiento con sus familiares que desconocían las actividades de Hermelinda, quien se estableció en Xalapa y que por un momento trató conmover al fiscal Francisco López y a los reporteros, a quienes narró que tuvo una infancia de maltrato, pero ayer su padre y su hermano, desvastados, desmintieron esta versión.

“No entendemos por qué lo hizo, si hubiéramos sabido lo que le hacía a la niña se la quitamos”, dijo su hermano, consternado e incrédulo de la situación: “No sabíamos que tenía otra hija hasta que la llevó hace como un año cuando la niña empezaba a caminar, después nunca volvió y ayer nos enteramos por el periódico que unos vecinos llevaron hasta la casa, pues reconocieron a Hermelinda“.

Después se organizaron para venir a Xalapa y reclamar el cuerpecito de Jazmín, a quien velaran en el domicilio de don Tomás, abuelo de la pequeña. De Hermelinda, hasta anoche todavía no había logrado hablar con ella, estaba en la fiscalía reconociendo el cuerpo de manera oficial para llevar los restos de la niña a Jilotepec, que serán velados en el domicilio de su abuelo, en la calle Josefa Ortiz de Domínguez.

8 comentarios en «“¡MAMÁ, NO ME MATES!”»
  1. hay un refrán que dice «peca tanto el que mata como el que detiene la pata» en este caso existen personas que sabía lo que esta desgraciada porque no merese el llamársele mamá, hacía con la criaturita y no denunciaron, seguramente se drogaba o la niña fué fruto de una vilación de todos modos como sea es una delincuente que merece le hagan lo mismo 100, 1000, 10000 veses hasta que fallesca como su hija suplicando y pidiendo perdón a Dios pues solo Dios podra perdonarla.

  2. no puedo expresar lo que siento, pero solo una mujer sin corazón, pudo haber hecho aberrante cosa, en mi boca no me gusta poner palabras demasiado duras, pero en este caso, me nace decirlo de corazón, maldita vieja ojala y se pudra, nunca debio haber sido madre, cuantas no lo desean y ella que las tuvo no las supo cuidar, ojala y tenga una sentencia ejemplar para que muchas que tratan mal a sus hijas se enteren y le bajen, son seres humanos tan indefenso que lo unico que nos piden es amor

  3. puta vieja a ella qe laencueren y la metan un cerro de alacranes aa ver que siente y ojala se revuelque del dolor
    que se vaya a la goma

  4. esta pinhe guila no deveria de morir mjor q la hagan sufrir para toda su vida y q la sienten en un nido de alacranes.

  5. Es necesario implementar formas de educar alos hijos sin violencia en todos y cada uno de los lugares mas lejanos o donde exista demasiada ignorancia, crear talleres para padres gratuitos impulsados por la procuraduria de la defensa del menor: para giarlos en la educación con sus hijos y estos crescaan sanos y con un desarrollo normal en un ambiente de amor.

Los comentarios están cerrados.