México 2-0 Serbia; un triunfo balsámico

La Selección Nacional cerró un año de alta productividad y ofreció cierto alivio en un día de luto para el país; el cuadro serbio comenzó con tropiezo una nueva etapa ya pensando en el proceso hacia el Mundial Brasil 2014.

Agencias, Querétaro.— Luego de la amarga sensación que quedó en el ánimo del Tricolor por la derrota de hace un mes frente a Brasil, ayer el equipo nacional brindó un triunfo balsámico no sólo por que recuperó la confianza con el 2-0 sobre Serbia, sino que además sirvió como consuelo en un día de luto para el país.

Por donde sea que se le observe a este cotejo, el resultado mejoró el ánimo del cuadro mexicano y de quienes encontraron un factor de distractor ante las noticias que se presentaron este 11 de noviembre.

Los jugadores del Tri portaron un moño negro tras la muerte de quien fuera Secretario de Gobernación, Francisco Blake Mora, y otros funcionarios del Gobierno Federal que perdieron la vida al desplomarse el helicóptero en el que viajaban. Un minuto de silencio, que en realidad fue de aplausos, acompañaron el reconocimiento para estas personas.

Así que en medio de ese ánimo de consternación, el representativo mexicano salió a la cancha de La Corregidora para mejorar, aunque fuera por 90 minutos, el ánimo de la población a la que le gusta el futbol.

Con un ritmo intenso, el Tri armó la fiesta queretana recién comenzado el duelo, gracias a la anotación de Carlos Salcido apenas al minuto 2. El lateral izquierdo mandó un servicio al área buscando a Javier Hernández, pero éste no alcanzó a rematar de cabeza, el defensa serbio que lo cubría tampoco pudo despejar y el balón se coló a la portería visitante.

A fin de cuentas la Federación Mexicana de Futbol le acreditó el tanto al “Chicharito”, e incluso éste declaró al medio tiempo que sí había alcanzado a rozar el esférico.

Total que el gol hizo suponer que vendría una noche redonda en cuanto a funcionamiento y marcador, pero poco a poco se fue diluyendo ese ímpetu y la presión que se ejercía sobre el área enemiga, al grado que hacia el final del partido la afición se le volteó al Tri coreando “oles” cuando los serbios tocaban el balón. Incluso los visitantes estuvieron cerca de empatar en tres ocasiones que pusieron peligro en la portería defendida por Alfredo Talavera.

Para fortuna de la escuadra nacional, en los últimos minutos el “Chicharito” marcó el segundo para la causa local mediante el cobro de un pénalti que Aleksandar Kolarov cometió sobre el mismo Hernández, que le costó la tarjeta roja al jugador balcánico.

Javier le pidió el balón a Andrés Guardado, quien ya se perfilaba para ejecutar la pena máxima tratando de sacarse la espina del penal que falló contra los brasileños, y el atacante acertó.