Motociclista termina con cráneo reventado: se presume exceso de velocidad

 

  • Roberto González Domínguez de 59 años, manejaba a exceso de velocidad y en aparente estado de ebriedad y al llegar a un reductor de velocidad en el malecón, voló por los aires, impactando la cabeza contra el filo de la banqueta.

AGENCIAS | COATZACOALCOS, VER.- Con el cráneo destrozado terminó un motociclista, quien al manejar a exceso de velocidad y en aparente estado de ebriedad, derrapó al pasar los reductores de velocidad ubicados en el malecón costero Puerto México a la altura de la “Picadita Jarocha”.

El brutal accidente, en la que, Roberto González Domínguez de 59 años, perdió la vida, ocurrió a las 00:30 horas en el malecón costero y Platón Sánchez de la colonia Petroquímica.

A decir de algunos testigos, el ahora occiso, quien tripulaba una motocicleta Italika Braun, sin placas, transitaba de oriente a poniente, pero lo hacía a exceso de velocidad, por lo que al llegar al reductor de velocidad, derrapó y al salir volando por los aires, estrelló su cabeza contra el filo de la banqueta, muriendo de manera instantánea al fracturarse el cráneo.

LA MUERTE LO LLAMÓ

Un hombre que manejaba una motocicleta, a exceso de velocidad y en aparente estado de ebriedad, perdió la vida después de al cruzar unos reductores de velocidad, perdió el control y derrapó.

Una de las hermanas que llegó a la escena de la tragedia, dijo que su consanguíneo, con domicilio en el fraccionamiento Punta Caracol, ya se encontraba dormido en su casa, pero que llegó un amigo a sonsacarlo para ir a ingerir bebidas embriagantes, por lo que ambos se fueron en la motocicleta para visitar algunos antros.

Es de suponerse que después de la media noche ya regresaba a su domicilio, pero ya sin su amigo, cuando le ocurrió el accidente.

Al lugar de los hechos hicieron acto de presencia paramédicos de la Cruz Roja, quienes corroboraron la muerte del motociclista, mientras que elementos de la Policía Naval acordonaron el área en espera del personal de la Fiscalía y de Servicios Periciales, quienes luego de realizar su trabajo de campo, trasladaron el cuerpo a la morgue para la necropsia de ley.