Muere mujer más longeva de Rodríguez Clara, a la edad de 117 años

muere-la-mujer-mas-longeva

 

Juan Rodríguez Clara

Edna López Domínguez

Noviembre 29 2016.

 

A la edad de 117 años muere doña Victorina Morales Colorado  la mujer más longeva del Municipio de Rodríguez Clara. Ella nació el 1 de noviembre de 1899 en la comunidad de Angostillo perteneciente a Paso de Ovejas, desde los 15 años de edad Victorina llegó a vivir a Rodríguez Clara, sitio en el que procreó a 13 hijos de los cuales le viven 10, sus 42 nietos 56 bisnietos, 21 tataranietos y 5 tataratataranietos.

Hace un par de años, su servidora tuvo el honor de entrevistar a doña Vicky como de cariño le decían sus familiares, una mujer con riqueza comprobable en salud,  su único problema era auditivo, ella contaba sus vivencias, recordando cada una de las situaciones que tuvo en su niñez cuando estaba  la Revolución y el motivo por el cual sus padres huyeron de su lugar de origen para asentarse en Rodríguez Clara.

Detalladamente narraba una décima que aprendió del general “Rufino”, quien en el año 1912, la escuchó y se le quedó grabada en su mente, con su sonrisa amplia y lucidez, Doña Vicky, dijo sentirse contenta de que sus hijos estuvieran al pendiente de ella, y que le siguieran dando cariño.

“Doña Victorina con más de un siglo de vida, brillo por su propia luz, fue un orgullo aquí en Rodríguez Clara, fue una mujer con mucha experiencia, mujer a la que se debe recordar, porque no es fácil vivir década tras década, con aciertos y desaciertos, sucesos que en su momento fueron noticia y que ella nos contó.

Doña Vicky recibió por parte del Gobierno Federal una medalla por sus cien años de vida a través del Presidente de la Republica Vicente Fox, dándole también apoyos extras para su subsistencia.

Y así, con su gran recuerdo, doña Vicky hoy descansa en paz, su muerte ha causado conmoción entre sus familiares que sólo la vieron descansar, sin quejarse de alguna enfermedad que acabara con su vida, dejando iluminación a sus descendientes que tuvieron la fortuna y bendición de contar con esa energía  que contagiaba alegría y ganas de vivir, ahora sólo queda el recuerdo de una mujer de 117 años que seguirá brillando con su propia luz en el eterno descanso.