Necesaria la intervención de Fararoni

San Andrés Tuxtla, Ver.—De aplicar un reglamento en contra de la contaminación acústica que generan comercios y demás en la ciudad, el Alcalde Rafael Fararoni Mortera, se anotaría un pun-to a su favor ya que la queja ciudadana va en aumento contra este problema. (Foto: JC Absalón)

Juan Carlos Absalón, San Andrés Tuxtla, Ver.—Citamos que en la administración municipal que presidió la distinguida señora Marina Garay Cabada, alcaldesa de mandato cumplido, se presentó una iniciativa para medir la contaminación acústica, es decir, el ruido molesto que generaban y siguen generando algunos comercios establecidos, semifijos y auto-parlantes, para hacer frente a esta gran variedad de ruido ambiental, continuo e impulsivo.

La propuesta fue en respuesta a la necesidad de sancionar a quienes utilizando sus bocinas para publicidad iban más allá del sonido aceptable por la ciudadanía, que ya comenzaba a quejarse de esta situación que los irritaba emocionalmente.

En aquella ocasión habían citado a funcionarios del ayuntamiento, autoridades de tránsito; de la policía municipal preventiva, así como de la Jurisdicción Sanitaria Número 10. Al final de cuentas quien presentaría y daría a conocer sobre este, era el señor Joaquín Ameca Gamboa, director de turismo, en aquel entonces.

El proyecto quedó ahí, no trascendió.

En esta semana nuevamente, hasta nuestra redacción llegan quejas de ciudadanos que piden la intervención de las autoridades municipales porque lo señalan y con justa razón de que el centro es un caos, ya no es música ni promociones comerciales, es un escándalo, dicen.

Dentro del Bando de Policía y Buen Gobierno, de algunas entidades del país, y creemos que en Veracruz no es la excepción; se consideran faltas a las libertades, al orden y paz público, algunos puntos como: Causar ruidos o sonidos que afecten la tranquilidad de la ciudadanía.; causar escándalos que molesten a los vecinos, en lugares públicos o privados.

Por ello, si el Alcalde, ingeniero Rafael Fararoni Mortera, así como el director de gobernación municipal, retomaran el proyecto que es necesario como buen gobierno municipal, con un sonómetro o decibelímetro, al que sólo deben establecer cuantos decibelios pueden ser permitidos.

La queja es notoria y constante en los últimos días al señalar una tienda de crédito frente al monumento erigido al Benemérito de las Américas, y de las tiendas móviles de conocida compañía de telefonía celular.

Recordamos que en aquella ocasión había trascendido que se regularían las cantinas o bares, así como las fiestas en salones sociales, o en la vía pública (que no deben ser) con una medida de sonido hasta determinada hora.

También en los comercios establecidos en el centro de la ciudad y de los automóviles que vocean en las calles de la ciudad y de este tipo de negocios semifijos como son de las compañías de teléfonos celulares que saturan con su sonido (escándalo) durante el día.

Señor presidente municipal, Rafael Fararoni, ahí la queja de la ciudadanía y también una opción para regular este problema.

3 COMENTARIOS

  1. Sería muy apropiado regular esta molesta situación, ya que en las colonias, sucede lo mismo. Los fines de semana y aun entre semana entran carros con sus bocinas, anunciando tal o cual producto, aun cuando la gente aun se encuentra descansando. Una petición mas, sería quitar o reubicar el tianguis de ropa que se pone los sabados en la prolongacion A. de la Cabada, a la altura del Panteon Municipal, ya que obstruye la vialidad, aun cuando solamente se pone de uno a tres puestos. Se supone que esa calle fue ampliada y pavimentada porque es uno de los puntos de entrada de la ciudad y para descongestionar un poco el Boulevard 5 de febrero, pero cada sábado una o tres personas se encargan de obstruir dicho acceso.

  2. YO CREO QUE YA ES TIEMPO QUE SE DE SEGUIMIENTO A ESTE PROBLEMA, que a mi parecer es grave. Hay un negocio en la esquina de Bernardo Peña (frente al mercado) donde todos los días está un equipo de sonido y es un escándalo ensordecedor, esto aunado a los silbatos de los agentes de tránsito (creo esto también se debe regular), ya que hacen un escandalo que lastima los oídos. Aprovecho también para hacer el comentario de que en los microbuses deberían prohibir traer música, ya que luego los choferes ni oyen cuando uno les pide la bajada y realmente es muy molesto el escándalo. Gracias espero tomen en cuenta esta queja.

Comments are closed.