No más préstamos a Ayuntamientos: Montoya

No más préstamos a Ayuntamientos: Montoya

Emmanuel Chagala, San Andrés Tuxtla, Ver.—“Debe haber un control para los Ayuntamientos que quieran pedir préstamos para pagar aguinaldos”, indicó el diputado local Tomás Montoya Pereyra, quien dijo que cada administración pública ya debe tener en mente cuánto se va a gastar en temas que en realidad deberían estar ajustados.

“Si todos hicieran apartados para que cuando llegue la fecha del aguinaldo, no habría ningún tipo de préstamos, pero lamentablemente no pasa esto y recurren a préstamos que sólo endeudan a las siguientes administraciones, por lo que pido que no existan más préstamos a quienes no pueden realizar una buena administración”, dijo.

Explicó que no tiene derecho ningún presidente municipal de endeudar ni comprometer a las próximas administraciones, pues deben aprender a manejar su recurso responsablemente y no tirarse con recursos que no les corresponden de pedir préstamos a BANOBRAS o a la iniciativa privada, por lo que deben ajustarse a lo que la misma ley marca.

“Participaciones federales vía estado y el apoyo de la administración estatal, deben ser las fuentes con las que deben ser soportadas las administraciones y así no caer en endeudamientos”.

Entrevistado en las oficinas Casa de Gestión, el legislador local, dijo que más que la crisis, es la ambición de hacer obras que no les corresponde (presidentes), porque el que viene no solamente quiere hacer lo mismo, sino que quiere pedir el doble de préstamos.

Recordó que cada mes llegan las participaciones federales los días 8 y 9, y de antemano los administradores saben con qué cuentan para gastar durante ese periodo, por lo que lamentó que a estas alturas aún se presenten situaciones de dudosa procedencia, ya que el que pide un préstamo en un irresponsable de la administración municipal.

En el caso de Catemaco, detalló, aún falta por que el ex presidente municipal de la pasada administración aclare lo que aún no se ha pulido, que es el faltante de más de decenas de millones de pesos, mismos que no han sido solventados.