Octavio Pérez Garay renunció formalmente al Partido Revolucionario Institucional

  • “Nada me une al partido”, señala el joven político quien acusa al tricolor de haber perdido el rumbo.
  • Ratificación de la Presidencia Estatal del PRI, uno de los motivos de su salida, fue “eutanasia advertida”, afirma.
  • “No todos los priistas son malos, pero la mancha imborrable en el partido hace imposible a la gente decente continuar en su militancia”, señala.

 

sin-titulo-18

Como ya lo había indicado en previas entrevistas, Octavio Pérez Garay, finalmente formalizó su separación del Partido Revolucionario Institucional, manifestando como su motivación principal, que el PRI ha perdido el rumbo y además ha ratificado en su dirigencia un liderazgo fallido, culpable de la derrota electoral de los pasados comicios.

Acudiendo a la sede del PRI para formalizar su renuncia al partido, Tavo Pérez, como es más conocido en la zona de los Tuxtlas, reiteró su molestia con la que calificó de “eutanasia advertida”, pues dice que el partido sufre su peor crisis y lejos de tomar medidas, pareciera perseguir una muerte asistida con dirigencias caducas.

“No puedo continuar militando en un partido que ha pisoteado a los veracruzanos y que perdió el rumbo, un partido que se niega a renovarse y a limpiar esta mancha de corrupción” dijo Tavo Pérez.

Entrevistado al momento de salir del Comité Directivo Estatal del PRI, el joven político reiteró que de su padre aprendió que por encima de cualquier partido está el pueblo.

“Mi padre decía que portaba la camisa de su partido, pero en la piel traía pegada la camisa del pueblo, yo me quedo con esa filosofía de vida y no puedo seguir militando en el PRI ante las circunstancias que hoy lo empañan”, detalló el entrevistado.

A pesar de no haber abordado el tema de sus aspiraciones políticas inmediatas, Tavo Pérez enfatizó en que para servir al pueblo sólo se necesita vocación y respeto a la palabra comprometida, por lo que afirmó que para cualquier aspiración legítima, solo basta el respaldo del pueblo y no traicionar a la sociedad.

sin-titulo-1