Oposición en ascuas

El 6 de junio todo saltó por los aires para la oposición. MORENA se fortaleció en Veracruz y el país, pero los contrarios, adversarios y enemigos, se zambulleron en el vacío. Lo peor de todo de cara a la candidatura a gobernador, la oposición está en ascuas. En todo caso, digamos, con “una caballada flaca” como dijera en el siglo pasado el cacique priista, Rubén Figueroa Figueroa, gobernador de Guerrero.

En el lado del partido guinda y marrón dan como un hecho que la secretaría de Energía, Rocío Nahle, va sola, inderrotable.

Tanto que, hasta López Obrador, el presidente, la encartó como un prospecto presidencial para el año 2024, aun cuando, claro, nadie ha de “hacerse bolas” porque ella tiene como objetivo la silla embrujada del palacio imperial y faraónico de Xalapa.

Desde luego, si la patria obradorista la necesitara para “la grande”, ni hablar.

Y en el lado opositor hay un posible. Es el senador Julen Rementería, coordinador de la bancada panista en el Congreso de la Unión. Y el segundo panista más importante del país luego de Marko Cortés, el dirigente nacional, según siente y percibe el politólogo Carlos Ernesto Ronzón Verónica.

De ahí pa’lante, ningún otro gallo con posibilidades reales, concretas y específicas para la oposición.

Insólito, del partido hegemónico durante más de setenta años, el PRI, en la peor orfandad política de su vida.

El PAN, con tanta efervescencia, ningún otro político ha crecido lo suficiente para proyectarse como un gran líder opositor de norte a sur y de este a oeste de Veracruz.

Y en el PRD, pobrecitos.

En el Movimiento Ciudadano, MC, siempre miraron al senador Dante Alfonso Delgado Rannauro, como un prospecto.

Una ocasión se lanzó, pero fue derrotado. Ahora, se ignora si todavía conservara la emoción social.

Pero si deseara mantenerse en el altiplano para enfrentar y confrontar la sucesión presidencial desde la metrópoli más grande del mundo, entonces, únicamente con una trepanación política y un milagro el MC levantaría.

Tal cual, en el carril político del año 2024 solo parecen existir par de contendientes.

Rocío Nahle, con toda la fuerza presidencial y el aparato gubernamental y partidista de su lado en Veracruz.

Y el senador Julen Rementería abanderando la oposición, y por eso mismo, necesitaría trabajar más, mucho más, la parcela estatal desde ahora, pues ninguna candidatura a gobernador se cocina de la noche a la mañana.

EL MODELO FIDEL HERRERA

De entrada, hay quienes aseguran que Rementería está bien posicionado en la zona conurbada Veracruz-Boca del Río, y en donde compite con los Yunes azules.

Y de allí pa’lante, ni siquiera lo conocen en la sierra de Chicontepec, en la montaña negra de Zongolica o en el Valle de Uxpanapa.

Pero, bueno, una vez lanzado el aparato partidista de un día para otro, los nombres de los jugadores trascienden, cacareados, además, por la militancia, los medios y las redes sociales.

Y cuando despiertan son más famosos que Belinda y Cristhian Nodal y Lupillo herido de muerte.

Belicista nato, combativo panista en las redes sociales, fans de los tuitazos, con un aproximado de 62 mil 763 seguidores la semana anterior, necesita multiplicar la vitamina “P” en el mundo cibernético, por ejemplo, para ultra contra súper reposicionarse.

Además, como Senador de la República, igual, igualito que el modelo Fidel Herrera Beltrán cuando aspiraba y suspiraba por la candidatura a gobernador en el sexenio de Miguel Alemán Velasco, cada fin de semana gastaba la suela de los zapatos caminando Veracruz con bajo perfil y asoleando su piel bajo el sol, reuniéndose con los sectores organizados.

Por eso, el día cuando su destapó, Alemán Velasco dijo al suspirante priista más fuerte, Juan Maldonado Pereda, que ni modo, Fidel “lleva mucho camino andado”.

Luego de la elección del 6 de junio es, sería la hora de que Julen Rementería, aprovechando la coyuntura como senador y coordinador de la bancada panista en el Congreso federal, se lanzara de gira en el mayor número de rincones municipales de Veracruz.

Nada ni nadie se lo prohíbe, pues en todo caso, serían giritas de auscultación sobre los pendientes sociales, educativas, de salud, seguridad y justicia.

Más, cuando la oposición está o pareciera estar hecha añicos, perpleja, en trance, luego de la elección municipal y de diputados locales y federales.

UNIDAD PARTIDISTA DEL PAN

Otra tarea pendiente es restablecer y amacizar la unidad interna en el PAN.

Más, cuando el grupo del presidente del CDE, Joaquín Guzmán Avilés, ya sufrió fisuras y rupturas con las traiciones de Enrique Cambranis, diputado local pluri, y Tito Delfín, quienes de plano se fueron con Miguel Ángel Yunes Linares.

Además, Tito Delfín, manejado por Cambranis, con la promesa de candidato a la dirigente estatal llevando como secretaria general a la senadora yunista, Indira Rosales San Román.

Nadie pensaba que la traición se consumaría, aun cuando El Chapito la vio anunciarse desde el primer trimestre del año en la definición del candidato azul a la alcaldía jarocha.

Ya está consumada. Y el PAN ha sufrido un cuartelazo interno. Y con militantes así únicamente el partido se debilita, pues nada fácil es y sería que otros más los siguieran.

Incluso, que desde MORENA pudieran tentarlos como, por ejemplo, incluso, a los diputados locales del PAN.

Las traiciones, cierto, son el pan nuestro de cada día en la vida y más en los partidos políticos, pues las tentaciones son muchas.

Y con un PAN así, a ningún lado iría Julen Rementería.