Pésimo y caro servicio para el consumidor de agua potable en Catemaco

En el desempeño de la encomienda publica, pocos tienen verdadero espíritu de servicio y respeto al usuario. Los hay quienes declaran «que están trabajando duro», como el encargado de la oficina administrativa del Agua Potable y Saneamiento de Catemaco.

Tan duro trabaja, que ha quedado demostrada su imposibilidad para cargar con el peso del mantenimiento y prestación de servicios.

En observancia, varias calles que después de romper el concreto hidráulico en diferentes puntos de la misma arteria por alguna fuga de agua potable, sus técnicos laborales, realizan pésimo trabajo de relleno-bacheo, otras ni eso. Pasan días y meses, y con las lluvias y corrientes pluviales se convierten en peligrosos socavones, hoyancos que ponen en peligro el transitar de peatones, y que decir de los daños a vehículos, y en tiempos de seca esos hoyancos, gente sin escrúpulos los convierten en basureros afectando el medio ambiente

Así es como “duro trabaja» el encargado de dichas oficinas CMAPS en Catemaco, donde existen protestas de los contribuyentes, suscitadas por la modificación sustancial en algunos de los casos de las tarifas de pago elevadas y el pésimo servicio que reciben.

Varias arterias representan un peligro. Al titular de dicha oficina operadora, se ve en eventos políticos buscando el moreno respaldo de algún funcionario público y tratar de sostenerse en la ubre -cargo- por más tiempo. Y la ciudadanía pagando las consecuencias del pésimo servicio que brindan al usuario consumidor del vital líquido. ¡Total! a pueblo jodido, acabarlo de amolar…

¡Total! con seguirle haciendo comilonas en las oficinas locales al director de la CAEV del gobierno del Estado cada vez que venga de turista a Catemaco ¡vaya si se parecen!

Mientras Hernández Moto sigue padeciendo amnesia, ante el reclamo ciudadano por el pésimo y caro servicio que prestan al usuario consumidor de agua potable en Catemaco.

Señores, cuando el pueblo dice son las 12 de la noche, así sea mediodía, hay que encender las farolas.