Pichada panista

El presidente del CEN del PAN, Marko Cortés, puso a Fernando Yunes Márquez en el palenque del año 2024. Con el nombramiento como secretario Nacional de Acción de Gobierno lo vuelve un contrapeso del senador Julen Rementería del Puerto para la candidatura a gobernador de Veracruz.

Por delante tiene dos años y cacho para jugar en las grandes ligas. Y posicionarse y reposicionarse como la posibilidad.

Y si en el año 2018, su señora madre dijo que “sería madre de dos gobernadores”, cuando el primogénito jugaba, ahora, el abanico vuelve a abrirse.

Más porque, incluso, el dirigente nacional lo puso encima de Joaquín Guzmán Avilés, el presidente del CDE, pues, y en todo caso, habría incorporado a uno de los suyos al handicap nacional.

Los Chapitos (Bingen Rementería, Víctor Serralde, Germán Yescas y Omar Miranda, entre otros) habrían quedado con las ganas.

El jefe de Tantoyucan fue, habría sido insuficiente para quedarse con una parcela más.

Mientras, el presidente municipal de Veracruz y ex diputado local y ex senador de la república, agrega el primer cargo partidista y con vientos favorables.

Nunca pudo el gobierno de Veracruz desaforarlo. Tampoco comprobarle posibles malos manejos. Jamás se doblegó ni arrodilló ante los disparos nucleares.

Con todo, incluso, que rezongara “a tiro por viaje”.

Ahora, y desde el altiplano, Fernando Yunes tendrá una mirada nacional. Cohabitará con la dirigencia y los actores nacionales. Cabildeará con los gobernadores panistas.

Podría, claro, mejor dicho, podrá seguir ganándose las neuronas y el corazón de Marko Cortés para estremecer más, mucho más a Julen, a quien le dio la coordinación de la bancada en el Senado.

Más si los Yunes azules ganan la presidencia del CDE con Tito Delfín Cano, el examigo de Guzmán Avilés.

Más si también se quedan con la presidencia municipal para Patricia Lobeira de Yunes.

Y si el objetivo número uno de las tribus guinda y marrón de Veracruz era descarrilar, nulificar, desaparecer, aniquilar, a la yunicidad, sus disparos han sido en el aire, en la oscuridad, sin ton ni son.

 

“MUCHO RUIDO Y POCAS NUECES”

En la lógica familiar, el turno es de Fernando Yunes.

Más cuando Miguel Ángel, el primogénito, está, por ahora, sin un cargo público.

Incluso, Fernando, como el rostro visible de los Yunes azules para el año 2024.

“Aquí estoy” dijo el padre cuando desde el periódico La Jornada le anunciaron que estaba, o está, en la mira.

“Aquí estoy” reviró Fernando cuando la 4T en Veracruz lo involucró en presuntos malos manejos.

Indicativo y significativo, todo se volvió, o parece haberse vuelto, fuego pirotécnico.

Más, cuando el gobernador de Tamaulipas, Fernando Javier García Cabeza de Vaca, está en la mira.

Y cuando el fallido candidato presidencial del PAN, Ricardo Anaya, de igual manera.

Y es que de agregar a uno más equivale a que el obradorismo abra demasiados, excesivos, frentes de batalla, cuando de por medio a la mitad del sexenio los resultados escasean.

Intocables, libres, que siguen Enrique Peña Nieto, Felipe Calderón y Vicente Fox.

Intocable, libre, que continúa Carlos Romero Deschamps, dirigente nacional del sindicato petrolero en varios sexenios.

Sin someter a un proceso penal determinante a Rosario Robles Berlanga, secretaria de Desarrollo Social y Desarrollo Urbano del Peñismo.

“Mucho ruido y pocas nueces” para abrir un boquete más.

Incluso, de doscientas denuncias penales del Orfis, Organo de Fiscalización Superior, en Veracruz, en contra de yunistas, duartistas y fidelistas, únicamente par de detenidos, el primero, ex funcionario de Sefiplan, sin un proceso penal concluyente.

Desde luego, nadie dudaría de que tanta alharaca sirve o serviría para ganar elecciones en las urnas.

Pero nada de sustancia. Nada de hechos concretos. Nada de resultados penales.

Sea lo que sea.

 

EL CONTRAPESO DE JULEN

El alcalde jarocho está en la cancha nacional. Si crece o decrece, ya verá el senador Rementería y Los Chapitos y sus fans.

Y sus fans, porque cada Yunes azul (Fernando y Miguel Ángel padre e hijo) tiene feligreses en su capilla. Y los que son de unos batallan mucho para ser considerados de los otros…, si lo son, con una excepción, parece, el vocero Elías Assad quien lo es del trío.

Antes, Miguel Ángel, el primogénito, estuvo con Marko Cortés en el CEN. Ahora, Fernando. Pero el todavía alcalde llegará a la tribuna nacional de cara al 2024.

Para entonces, habrá, habría alianza del PAN con el PRI y PRD, el par de partidos que para reinventarse apuestan al cambio de nombre, cambio de piel, cambio de rostro partidista.

Más todavía:

En el año 2024 habrá elección de gobernadores en varias entidades federativas, unas siete.

Entonces, si la alianza PAN, PRI y PRD se concita, se verá si en el reparto de las nominaciones al PAN le corresponde la candidatura en Veracruz, pues el PRI y PRD también reclamarán el derecho de parcela.

Por lo pronto, Fernando Yunes, contrapeso de Julen Rementería. Y/o también de Joaquín Guzmán Avilés si conserva su legítimo derecho a jugar por la nominación.