Por Si Acaso – Carlos Jesús Rodríguez

En Enero del año en curso, el secretario del Estado del Vaticano, Tarcisio Bertone, calificó como “un deber” la lucha emprendida por el Gobierno mexicano contra el narcotráfico “porque se trata del combate a un delito deshumano que envenena las personas”…

EN PALABRAS textuales, el alto ministro clerical dejó en claro: “la lucha contra el narcotráfico es un deber, pues vemos cuáles desastres produce esa inseguridad; el tráfico de estupefacientes es el modo más disimulado de asesinar la dignidad y la personalidad de los jóvenes de hoy”…

DE ACUERDO al número dos de la Sede Apostólica, la multiplicación de las drogas en las franjas más jóvenes de la sociedad, con un resultado de destrucción de las personas, debe impulsar la unión de fuerzas para combatir ese flagelo…

LA IGLESIA –dijo en aquella ocasión- se preocupa y participa en esta lucha, sobre todo a través de la educación de las conciencias, y augura que los jóvenes sean liberados de esta esclavitud deprimente y degradante que no les permite desarrollar su personalidad…

EL FUNCIONARIO Vaticano definió, además, como “inútil” para los obispos aplicar la pena de excomunión a los narcotraficantes o mafiosos, porque ellos, aclaró, no tienen conciencia ni educación eclesiástica…

Y PUSO ejemplos: -era inútil mandar una excomunión a (Adolfo) Hitler o a (José) Stalin, porque no les tocaba mínimamente-, aunque advirtió la necesidad de reflexionar muy seriamente sobre el tema. “Se debe pensar qué efecto tenga, quizás un impacto de imagen, pero después, concretamente, no cambia las situaciones y no toca los corazones, no ayuda a la conversión de las conciencias”…

MÁS BIEN –insistiría- el testimonio valiente de los cristianos puede tocar el corazón hasta cambiar incluso la actitud de un jefe quien, si logra convertirse, puede modificar los actos de muchos mafiosos y delincuentes…

POR ELLO, afirmó, “los católicos rezan por los capos narcotraficantes teniendo confianza en la fuerza de Dios sobre los corazones humanos, y sabiendo que la decisión del líder influye sobre los actos del grupo sometido a él”…

EL CARDENAL no omitió su preocupación por la inseguridad de las familias y de los sacerdotes, sobre todo aquellos que están más empeñados a la vanguardia en la denuncia al crimen organizado, e incluyó en esa lista a Juan Jesús Posadas Ocampo, el homólogo asesinado en 1993, en un presunto cruce de fuego entre dos bandas que “fue un combatiente contra ese comportamiento delictivo deshumano”…

POR ELLO reiteró que es “un deber” la lucha emprendida por el Gobierno mexicano contra el narcotráfico, y así debe continuar…

PERO SIETE meses después de aquella declaración que puso los puntos sobre las íes en torno al tema Iglesia-Narcotráfico, la Conferencia del Episcopado Mexicano protesta “por la falta de respeto y violencia” con la que irrumpieron elementos de Seguridad Federal durante una misa en una iglesia de Apatzingán, Michoacán, a fin de detener a presuntos integrantes de la llamada “Familia Michoacana”…

COMO BIEN se recuerda, el domingo pasado, elementos de la Policía Federal y agentes de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada realizaron un cateo en las instalaciones del “Templo del Perpetuo Socorro” ubicado en Apatzingán, Michoacán cuando se celebraba una ceremonia de XV años….

EL OPERATIVO tenía como objetivo detener a Servando Gómez, alias, “La Tuta”, quien se presume es uno de los cabecillas de La Familia Michoacana…

DE ACUERDO a los informes que se tienen, desde la noche del sábado y hasta la madrugada del domingo, el Ejército y la Policía Federal mantuvieron cerradas las puertas del templo dentro del cual realizaron una operación para detener a miembros del cártel de La Familia Michoacana, entre otros, a Servando Gómez, conocido como La Tuta, quien sería padrino de la quinceañera…

SEGÚN LOS hechos, al llegar a la colonia 18 de Marzo, donde se encuentra el referido templo, los Federales ingresaron al lugar para cerrar de inmediato las puertas e impedir la salida de los presentes, incluyendo a mujeres, niños y al mismísimo sacerdote…

LA ACCIÓN, aunque con exceso, no fue del todo mala. Un sujeto identificado como Miguel Ángel Beraza Villa, alias “La Troca” -principal distribuidor de drogas sintéticas de la organización a Estados Unidos- y Rafael Hernández Harrison “La Cuchara”, fueron detenidos en el operativo, lo que tácitamente desmantela al grupo criminal…

LO CURIOSO es que en un comunicado firmado por el secretario general de la Conferencia del Episcopado Mexicano, Leopoldo González, el organismo religioso que agrupa a los obispos del país, llamó a las autoridades de todos los niveles de gobierno a “no permitir que ocurran este tipo de conductas por parte de aquellos que deben guardar la seguridad y el orden”…

LOS FINES –advierten los obispos- no justifican los medios utilizados en éste u otros casos, y nada explica este tipo de acciones dentro de un recinto religioso…

CON TODO y lo anterior, los ministros dicen seguir implorando al Espíritu Santo “para que mueva nuestros corazones en estos momentos en los que la zozobra e incertidumbre asolan a nuestro país, y apoyados en nuestra fe, tenemos la firme esperanza de construir un México de paz, justicia y concordia”…

Y UNO se pregunta: ¿en acciones como estas debe, realmente, el Ejército y las Policías federales, soslayar su responsabilidad en el combate a la delincuencia?…

AUN SE recuerda cuando en Diciembre de 1993 y Enero del 1994 el, entonces, nuncio apostólico Girolamo Prigione sostuvo sendos encuentros con los hermanos Arellano Félix, integrantes de uno de los grupos más sanguinarios del narcotráfico en México, y como, cínicamente, el, entonces, representante del Vaticano en este País argumentó que esas reuniones fueron “una charla de servicio eclesiástico” y que “no se le puede calificar como un momento negativo de la iglesia sólo porque se sostuvo una reunión con narcotraficantes”…

LA IGLESIA –salieron en defensa otros sacerdotes-, se reúne “con narcos y también con otros que incluso son más pecadores. Los obispos pretendemos servir a la mediación y ésta no nos deshonra”….

AÑOS ANTES, en Septiembre de 1997, el sacerdote Raúl Soto, canónigo de la Basílica de Guadalupe, dijo que más mexicanos deberían seguir el ejemplo de los narcotraficantes Rafael Caro Quintero y Amado Carrillo Fuentes, quienes entregaron donaciones millonarias a la Iglesia…

AQUELLA HOMILÍA -en la que pronunció esos párrafos- fue severamente criticada en todos los sectores políticos y sociales que coincidieron en calificarla como una alabanza a Caro Quintero, actualmente en prisión, y a Carrillo Fuentes, mejor conocido como “el señor de los Cielos” quien, presuntamente murió cuando trataban de cambiarle el rostro mediante una cirugía plástica…

APRESURADA POR la sociedad que criticó las llamadas “narcolimosnas”, la Iglesia lanzó “la bola” y argumentó que, en todo caso, es labor de las autoridades policiales, y no del clero, investigar si ha llegado dinero del narcotráfico a sus arcas, puesto que no le corresponde a ellos –los sacerdotes- andar fiscalizando…

NI HABLAR, algo no anda claro en la Iglesia Católica que, por una parte, avala desde su sede, el Vaticano la acción de las autoridades contra la delincuencia organizada y, por la otra, critica los operativos que, se quiera o no aceptar, no podrían ser, precisamente, un día de campo o retiro, considerando la magnitud de los enemigos a los que enfrenta. Así las cosas…

UNIDAD PLURAL, el grupo ciudadano que coordina el buen amigo Felipe Hakim Simón, director del influyente portal “Crónica del poder” tendrá este jueves, como invitado de honor a la mesa de debate, al diputado Federal electo, José Francisco Yunes Zorrilla…

AL EVENTO se espera nutrida asistencia, aunque, seguramente Pepe evitará hablar del 2010, institucional como suele ser. A ver qué pasa…

ASÍ LAS cosas. Opina carjesus30@hotmail.com