Productores de caña, retan a la naturaleza y esperan buena zafra

Rafagazos , Lerdo de Tejada, Ver.—Productores de caña de azúcar, abastecedores del Ingenio San Pedro, se reunieron con su líder Luís Dionisio Rojas Lira, para manifestarle el reto a la naturaleza y  luego de las contingencias sacar adelante esta zafra 2010-20111.

Los productores de la gramínea que abastece esta industria azucarera no obstante de los daños que causaron dos huracanes que azotaron esta zona, entre ellos el Matthew y Karl, acordaron una reunión con Luis Dionisio Rojas, presidente de la Unión de Cañeros adheridos a la CNPR, para manifestarle que no agachaban la cabeza ante la furia de la naturalea y seguirán trabajando con mas firmeza para lograr que pese a la crisis económica por  la que se está atravesando, el ánimo no decaiga sobre sus  espaldas y así dar una cara sonriente al nuevo año.

Por lo anterior, luego de que un sinnúmero de cañales que fueran sepultados por las aguas debido a las inundaciones, se dijo a los cañeros afectados de los municipios Saltabarranca, Ángel R  Cabada, Santiago Tuxtla y Lerdo de Tejada, que personal de la SAGARPA ya se había presentado al lugar de los hechos para cuantificar los daños y apoyarlos, de acuerdo a los cañales afectados, por lo que se espera que estas dependencia del gobierno del estado y federal, ya hayan cumplido y asi lograr inyectar el  ánimo a estos productores de la caña de azúcar.

Aquí se dijo que, ante la falta de caña de azúcar, se está invitando a campesinos  que no siembren este producto, lo hagan, pues con el nuevo precio al kilogramo del azúcar, los motive y acepten, y así  lograr en el futuro, mayor cantidad de este endulzante para lograr mejores zafras para beneficiar al país.

Con respecto al remanente que les adeuda este ingenio azucarero, que ascienden a varios millones de pesos, precisó el lider Rojas Lira, “este dinero será liquidado  como plazo límite el 31 de este mes de diciembre, pues así  lo aseguraron los industriales del Grupo Porras. Con la intención de alivianar un tanto la grave situación económica por la que atraviezan los que siembran la gramínea en esta vasta zona cañera de la Región de Los Tuxtlas.