Pumas vence 3-0 a Tecos y está en Semifinales

pumasCIUDAD DE MÉXICO, México, Mayo 16, 2009.- Pumas es un equipo rocoso. Duro pero esquivo ante sus posibilidades. Tiene en los pies un juego hosco, que le viene desde la banca. Pero aún con eso el estigma de Universidad, la garra hasta morir, le alcanzó el sábado por la tarde en CU para vencer 3-0 a Tecos y meterse a las Semifinales.

Porque desde la disciplina de la repetición, que muchas veces ha jugado en su contra, halló la fórmula para dejar sin aire, sin esperanza a un Tecos que le había vencido con claridad las dos últimas ocasiones que le enfrentó. Así, la ventaja obtenida en la ida entre semana, se diluyó como un rayo de luz a la distancia en un hoyo oscuro y profundo.

Pero fue una victoria de agonía.  Justo a la mitad de la desconfianza hacia Pumas y “Tuca”.

Porque en el primer tiempo la Universidad fue un mosaico de futbol chato y deslucido, predecible. Todo habría cambiado, quizá, si Jehu Chiapas hubiese anotado un tiro franco a los 4 minutos de juego, pero no, a Pumas no le gustan las cosas sencillas.

Tecos metió siempre al rival en dificultad. Con dos líneas de cuatro hombres aguantó todos los embates y en los contra golpes puso en peligro el arco de Bernal por medio de Rodrigo Ruiz, Carlos Adrián Morales y Elgabry Rangel.

Pero no fue sino hasta el inicio de la segunda mitad, cuando Ismael Íñiguez se quitó las cadenas y se soltó de piernas y de mente. Por ahí Pumas lo empezó todo. De la manera en la que al “Tuca” le gusta, a través del error de un contrario. “Tepa” Jiménez no pudo despejar un balón largo que cayó a los pies del “Cachas”, éste centró, la defensa despejó mal y Dante López anotó tras un mal rechace.

Junto con Íñiguez, Martín Bravo, era el otro hombre de Pumas que olía a peligro y amenazaba el arco de Corona. Por eso cuando Ferretti los cambió a ambos, al primero por Toledo y al segundo por Francisco Palencia, en la tribuna y en el campo hubo desconcierto. Se perdió la profundidad y el peligro. Más de uno pensó que “Tuca” había jugado en contra de su equipo. 

La Universidad perdió lo poco que había ganado en el inicio de la segunda mitad y Tecos se hacía fuerte desde sus condiciones. Lo único que le quedaba a Pumas era su disciplina.

Su repetición insistente por las bandas, sistemática y obvia, parecía desgastada. Pero los cambios, tímidos y esquivos, cuando ya prácticamente nadie lo esperaba respondieron.  Palencia tomó un balón e hizo un tiro impensable, el tiro recorrió 25 metros, pasó al lado de cuatro pares de piernas de Tecos y se coló junto al poste derecho del arco de Corona. 

Con ese marcador, Pumas estaba en la semifinal. Pero como para que nadie dudara del “Tuca” y sus relevos, todavía Toledo marcó otra vez sobre el tiempo. Al más puro estilo de Universidad y Ferretti, en los últimos tiempos, con un futbol rocoso, pero insistente, que a veces le sirve para ir de la agonía a la gloria, se metieron a las Semifinales. 

Fuente: esmas.com