Redes fantasma

Las redes fantasmas es todo aquel equipo de pesca que haya sido abandonado, perdido o descartado. Es la forma de desechos más dañina para la vida marina y una de las más frecuentes. Se estima que se desechan 640.000 toneladas de redes fantasma en nuestros océanos cada año, es decir más de una tonelada métrica por minuto. El equipo fantasma es, con mucho, la forma más mortal de desechos marinos, ya que tiene cuatro veces más probabilidades de impactar en la vida marina a través de enredos que todas las otras formas de desechos marinos combinadas.

Cada año, más de 100.000 ballenas, delfines, focas y tortugas quedan atrapados en redes de pesca, líneas y trampas abandonadas o perdidas. Además, existe un consenso cada vez mayor de que las redes fantasmas son directamente responsables de una disminución del 10 por ciento en los niveles de existencias de peces a nivel mundial. Fabricado principalmente con plásticos modernos duraderos, el equipo fantasma puede tardar hasta 600 años en descomponerse en el medio marino.

Es por ello que en 2014, el equipo Sea Change de World Animal Protection, codirigido por la activista Joanna Toole, estableció la Global Ghost Gear Initiative (GGGI), una asociación público-privada de múltiples partes interesadas comprometida con impulsar soluciones al problema de los artes de pesca perdidos y abandonados en todo el mundo. El GGGI tiene como objetivo mejorar la salud y la productividad de los ecosistemas marinos, proteger la vida marina y salvaguardar la salud y los medios de vida humanos. El GGGI reúne actualmente a más de 100 socios de la industria pesquera, el sector privado, el mundo académico, los gobiernos y las organizaciones intergubernamentales y no gubernamentales.

En 2009 se estableció el Premio Joanna Toole para la solución de las redes fantasma y para honrar a la cofundadora de Iniciativa Global de Redes Fantasma (GGGI por sus siglas en inglés), funcionaria de las Naciones Unidas y ex funcionaria World Animal Protection, Joanna Toole, que falleció trágicamente en un accidente aéreo en marzo de 2019. El premio se otorga a los proyectos que presentaron las propuestas más innovadoras de abordar la problemática de las redes de pesca abandonadas, perdidas y desechadas, también conocidos como redes fantasmas. El valor combinado del premio es de 60.000 dólares estadounidenses que se reparten entre los ganadores, este año los ganadores presentaron importantes proyectos que servirán para erradicar el daño que causan las redes fantasmas en todo el mundo.

 

A través de su trabajo con World Animal Protection (antes Sociedad Mundial para la Protección de los Animales y ahora Protección de los Animales),  OceanCare  y más tarde la  Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), Joanna Toole desarrolló una reputación de visión, estrategia y un liderazgo silencioso. Estas habilidades, combinadas con su compasión inquebrantable, su espíritu decidido y un desinterés que mantenía a los animales en el centro de todo lo que hacía, le valieron a Jo su reputación internacional como una activista y gestora muy respetada y eficaz por el bienestar de los animales. Sus logros durante su corta carrera redujeron en gran medida el sufrimiento y la muerte de los animales en todo el mundo. Entre sus principales logros, Jo co-fundó el  Santo Iniciativa Global Gear (GGGI) ; logró cambios en las políticas de la ONU para reducir la basura marina y, en particular, los artes de pesca abandonados, perdidos o desechados (ALDFG); ayudó a exponer la venta comercial de carne de ballena en Groenlandia, asistió a reuniones de la Comisión Ballenera Internacional (CBI) donde ayudó a enmarcar el primer Plan de Acción de Bienestar Animal integral de la Comisión; dirigió el desarrollo de un plan estratégico para abordar la carne de animales silvestres marinos en África Occidental; y jugó un papel fundamental en la exposición de la crueldad detrás de la industria del café de algalia.

Jo entendió que todo cambio comienza con la elección individual y que cada elección tiene un impacto duradero, positivo o negativo, en la salud de nuestro planeta, el bienestar de los animales y el destino interconectado de nuestra propia especie. Jo tomó la decisión de dedicar su vida personal y profesional a la protección de los animales y la prevención del sufrimiento de los animales. Lamentablemente, en marzo de 2019, Jo perdió la vida mientras se dirigía a representar a la FAO en la Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente en Nairobi, a bordo del vuelo ET302 de Ethiopian Airlines. La Fundación Joanna Toole se creó para continuar el trabajo de Jo, haciendo un llamado a su espíritu de compasión, determinación, altruismo y ‘liderazgo silencioso’ para la protección de todos los animales y el mundo en el que viven.