Robó cerveza en un Restaurant-Bar

Catemaco, Ver.—El presunto responsable del robo al Restaurant-Bar, responde al nombre de Pedro Flores Témich de 23 años de edad, quien tiene su domicilio en la Col. Hernández Ochoa. (Foto: Moreno Martínez).
Catemaco, Ver.—El presunto responsable del robo al Restaurant-Bar, responde al nombre de Pedro Flores Témich de 23 años de edad, quien tiene su domicilio en la Col. Hernández Ochoa. (Foto: Moreno Martínez).

Ernesto Hernández Zetina, Catemaco, Ver.—Antes de ser inaugurado un Restaurant-Bar, fue víctima de los amantes de lo ajeno a manos de un solitario ladronzuelo, quien al parecer cometió su fechoría sin cómplice alguno.

El robo se registró la noche del pasado lunes, en el que será un Restaurant-Bar denominado “El Abuelo”, localizado a orillas de la Carretera Costera del Golfo Matamoros Puerto-Juárez, frente a conocido hotel, hasta donde hiso acto de presencia el sujeto quien responde al nombre de Pedro Flores Témich, quien cuenta con 23 años de edad, y domicilio en la Col. Hernández Ochoa, de donde se dice sustrajo 18 cartones de cerveza, los que estaban destinados a la inauguración del inmueble.

El descubrimiento del robo lo hizo la propietaria del local de nombre Cindy Edith Domínguez Bucio, alrededor de las 23:30 horas del mismo lunes, misma que se dio a la tarea de investigar sobre quién pudiera haber sido la persona que cometió esta acto vandálico, logrando enterarse que quien se había metido al local había sido una persona que había trabajado con ella como velador.

La señora Domínguez Bucio, en un acto de comprensión decidió preguntarle a su ex empleado que si él había sustraído los cartones de cerveza, y que se los devolviera; obteniendo como respuesta una negativa del presunto.

Esta acción fue repetida en tres ocasiones, con la misma negatividad, siendo hasta la mañana de ayer en que nuevamente decidió ir a preguntarle a Pedro Flores que le dijera la verdad.

Fue en ese entonces en que una patrulla de la policía municipal al mando del 1/er. Comandante José Medina realizaban un recorrido por ese lugar, lo que originó que el principal sospechoso se pusiera nervioso, optando por confesarle a la ex patrona que sí, en realidad él se había llevado los cartones de cerveza, y que se los devolvería, pero que le dijera a los uniformados que se fueran.

Al encontrarse confeso, la propietaria del restaurant decidió pedirle el apoyo a los guardianes del orden para que esta persona fuera detenida y trasladada a los separos de la comandancia municipal, donde quedó internado en tanto se resuelve su situación jurídica.