Ruleta Tuxtleca, Por: Ángel Bravo Martínez

Comando priísta especial, contra Marina

Se ignora todavía a estas alturas quién los esté patrocinando, o mejor dicho, de quién es la mano que mece la cuna.

Lo que sí se sabe es que dé ya, andan por todos los rincones del distrito, se entrevistan con los agentes y sub agentes municipales, presidentes de los comisariados ejidales y consejos de vigilancia, así como a las y los coordinadores de los diversos programas asistenciales ¡En todo el Distrito Federal Electoral 19 de Los Tuxtlas!.

La expresión, de viva voz, de todo éste comando especial de priístas, plenamente identificados, es en el sentido de que el día de las elecciones voten libremente, “voten libremente, voten por quién ustedes quieran, pero no voten por Marina Garay Cabada, porque es una imposición descarada y, aún cuando ustedes nos vean con ella en los mítines, será porque somos institucionales, pero nada más”.

En tiempo y forma aquí mismo lo advertí, el “fuego amigo” pulverizará el proyecto personal de la ex diputada local y ex alcaldesa de San Andrés Tuxtla, a quien la arrogancia, soberbia y prepotencia le ha caracterizado en los últimos días.

Sus emisarios, a esos que ya con antelación los ha mandado para que convenzan a dirigentes y representantes de sectores y organizaciones, para que asistan a su registro el próximo 7 del presente mes, son quienes han sufrido en carne propia el rechazo despectivo contra la dama.

En sus caras, la gente les ha en champado reclamos y reproches, con acres comentarios y casi, casi que, hasta con recordatorios del 10 de Mayo, porque; “Marina, siendo diputada local jamás regresó a esta comunidad, colonia, barrio o municipio, ni para darnos siquiera las gracias por haber votado por ella, ahora con qué cara quiere que otra vez la apoyemos”. Palabras más, palabras menos, pero ese es el sentir de la gente.

Vamos, se asemeja con el reciente episodio de derrota que vivió y sufrió en carne propia Jorge Uscanga Escobar, ese, quien siempre que me veía en las reuniones o mítines me decía “Ángel me urge hablar contigo, quiero que te sumes a mi proyecto”. Nunca llegamos a ningún acuerdo.  

El rechazo popular en contra de la imposición de quien será la ungida del PRI estará de manifiesto durante toda la campaña.

Ya existen experiencias y antecedentes de dolorosas derrotas para el tricolor en las urnas, aquí en Los Tuxtlas, precisamente por la práctica monopólica y juegos de intereses perversos e imposiciones descaradas desde la cúpula.              

 

Así, el gozo se irá  al pozo.

Y aun, cuando desde “muy arriba” pretendan apretarles los “…uevos” a los principales actores del priísmo tuxtleco para hacerle la comparsa y aparecer en los medios, acuerpada y arropada, incluso por los propios alcaldes emanados del tricolor, el resultado le será adverso.

¿Qué no se habrá dado cuenta la dama ya a  éstas alturas que “la mascan; pero no la tragan”?.

¿No ha vislumbrado que la van a dejar sola, que habrá cero recursos económicos para su campaña?

En el pasado, siendo Fernando Gutiérrez Barrios, un extraordinario y excelente operador político y cercano ejecutivo con las masas populares, querido, admirado y respetado por sus conciudadanos, no pudo hacer triunfar en las urnas ni en los órganos electorales a su personera más querida y apreciada por él, ahora imagínese usted a estas alturas la situación real que vivimos los veracruzanos.       

En fin, ya  está “palomeada” la lista de candidatos a diputados federales; desde el altiplano y avalada  por el primer priísta de Veracruz Javier Duarte de Ochoa; a estas alturas, en días previos de los respectivos registros de las formulas a contender, todo es alegría, no ha faltado quienes a través de los medios de comunicación; echaron las campanas al vuelo.

“¡Es mía y de nadie más!”, exclamaron quienes se sienten con la candidatura en la bolsa.

Que no canten victoria, en muchos de los 21 distritos electorales de Veracruz,  se van a llevar la sorpresa de su vida los priístas.

¡He dicho!.