Saludo a San Andrés Tuxtla…**

San Andrés… centenaria Sultana de los Tuxtla…

Te engalana la policromía de tus jardines, Te envuelve la fragancia de campiña mojada, de perfumes frutales de tus huertos, de pachulí y tabaco…y ese aroma bueno que, tarde a tarde, regala el pan recién horneado.

Con hilo de plata, el rio Tajalate dibuja caprichosos arabescos en tu topografía pintoresca…Y desde los rumbos del Cebollal, de Ranchoapan, de la Glorieta y de Otapan se entrecruzan las veredas, los puentes y calles empedradas por donde transitan los sueños, afanes y esperanzas de la gente noble que te habita.

Eres estuche del sol que hace refulgir tus gemas… Eres casa de las lluvias suaves o aguaceros torrenciales que te lavan lágrimas y penas…Eres corredor de los tercos vientos norte que disipan las tristezas. Y los tres elementos, conjugados, se tornan arco iris que enmarca tu rostro de grandeza…

Te arrullas con gorjeos de pájaros, con el eco retenido de pregones y el mañanero golpear de equinos cascos sobre tus empedrados…. Y por las noches, cuando duermes bajo el manto plateado de la Luna, el gigante San Martín vela tu sueño…Hace mucho que no te despierta el silbato del tren, pero escuchas aún el madrugador canto de algún perdido gallo.

Juegas a la rayuela, a los trompos y canicas…Empinas papalotes de alegría…Burlas al azar en loterías…te mareas en rondas de ilusiones y asciendes cielos en globos septembrinos

Vas a la Escuela Cantonal… Haces la plaza en traje dominguero…Añoras los bailes del Centro Unión y dar vueltas al parque en noches de retreta…Y tras tu ventana escuchas, apasionada, los acordes de guitarras que desgranan enamoradas serenatas…

Con flores de dagame y nochebuena te engalanas por Pascua…Eres la niña de los Presentes… La que corre frente al toro en mojigangas…La que madruga para salir en el carro de las Aurora…La que brinda los tamales del velorio y se viste de nube para ofrecer flores de mayo en Santa Rosa…

Hermana mayor de Los Tuxtlas, hospitalaria, generosa y noble, cuyas glorias han loado y plasmado poetas, músicos y pintores…Devenir de cien y más años, recreados con tinta de amor y nostalgia por tus historiadores y cronistas…

San Andrés…Madrugas, trasnochas, trabajas, juegas, gozas, sufres, sueñas, amas, imaginas, creas…

Te recuerdo tan niña como el tiempo de mi infancia, cuando de la mano de una tía, comencé a recorrer tus empedradas calles y tus barrios…Entonces saliste a mi encuentro, invitándome a jugar en Chichipilco, a bañarme en el Pipizole, a conocerte, a asentir tu sol, tu viento y tus lloviznas… y me atrapaste en fraternal abrazo.

San Andrés, en tu cumpleaños… Este amigo te recuerda y te saluda…

**Escrito en l993, con motivo del centenario de haber sido elevada la Villa de san Andrés a la categoría de Ciudad