Mar. Abr 23rd, 2024

El corto y aterrador viaje del vuelo 1282 de Alaska Airlines este viernes podría haber sido mucho peor.

 

Cuando una parte del fuselaje explotó poco después del despegue, la camisa de un niño fue succionada de su torso y salió por el agujero, informaron los pasajeros, mientras la madre sostenía a su hijo.

«¡Le arrancó la camisa a su hijo!», dice un hombre en un video publicado en Twitter por la pasajera Stephanie King.

El vuelo había alcanzado los 16.000 pies después de despegar de Portland, Oregon, con destino a Ontario, California, alrededor de las 5:07 p.m., según FlightAware. Aterrizó sano y salvo unos 20 minutos más tarde en el aeropuerto, sin heridos graves entre sus 171 pasajeros y los seis miembros de la tripulación.

En la mañana de este sábado no estaba claro exactamente qué parte del avión había explotado. Alaska Airlines suspendió temporalmente el vuelo del resto de su flota de Boeing 737-9 Max.

Poco después del despegue, un panel que incluía una ventana, se desprendió, dijo el pasajero Kyle Rinker a CNN. «Fue realmente abrupto. Cuando alcanzó altura la ventana/pared simplemente se desprendió».

«Se escuchó un fuerte golpe en la parte trasera izquierda. Se escuchó un silbido y todas las máscaras de oxígeno se desplegaron instantáneamente y todos se las pusieron», dijo el pasajero Evan Smith a KATU, afiliada de CNN.

«Nos gustaría bajar», dijo el piloto al control de tráfico aéreo, según una grabación publicada en liveatc.net. «Estamos declarando una emergencia. Necesitamos bajar de 10.000».

Después de que se le concediera autorización para llegar a una altitud menor, el piloto le dijo al control de tráfico aéreo: «Estamos en emergencia, estamos despresurizados, necesitamos regresar, tenemos 177 pasajeros. El combustible es dieciocho ocho».

La pasajera Emma Vu dijo que los pasajeros se consolaban unos a otros.

«La azafata también se acercó y me dijo que todo iba a estar bien», dijo Vu a CNN. «El hecho de que todos estuvieran un poco asustados y ella se tomara ese tiempo para hacerme sentir como si yo fuera la única pasajera… honestamente, fue muy dulce».

Los pasajeros aplaudieron cuando el avión aterrizó, como muestra el video de King.

Algunos pasajeros se levantaron. Los asistentes de vuelo les recordaron que permanecieran sentados.

Se puede escuchar a un hombre decir: «Hay un maldito agujero dentro del avión. ¿Qué carajo es esto?»