Se oponen semifijos a reconstrucción de mercado municipal 5 de febrero

LUIS MANUEL TOTO POLITO | SAN ANDRÉS TUXTLA, VER.- Este jueves comerciantes semifijos del mercado municipal 5 de febrero solicitaron a la alcaldesa Maria  Elena Solana Calzada la no reconstrucción de la nave comercial que se anunció desde el año pasado.

Antonio Mérida Martínez, a nombre de por lo menos cincuenta personas que se identificaron como vendedores dentro del mercado entre ellos canasteras, tortilleras, de ropa, algunos vendedores de alimentos y de otros giros, señaló que no quieren que se construya el nuevo mercado ya que esto afectaría su economía.

Los comerciantes precisaron que a finales del 2021, les hicieron saber la información sobre este nuevo mercado municipal, pero algunos negociantes como ellos no fueron tomados en cuenta y tampoco están de acuerdo en la construcción porque afectarían sus intereses. Es así que este día pidieron solamente la rehabilitación del inmueble ya que no estaban en disposición de irse a otros puntos como la plaza Juárez o la colonia primero de Mayo a dónde podrían ser reubicados.

Otro aspecto que señalaron los vendedores es que sus ventas se verían mermadas porque aseguran que la población asistente buscará otros sitios de compra.

La alcaldesa Maria Elena Solana Calzada se reiteró a la disposición de escuchar a los locatarios y entablar un diálogo, de esta forma es que en mesa de diálogo se acordó que será la secretaria de desarrollo territorial y urbano (SEDATU), la que expliqué a los comerciantes el proceso de construcción ya que de no aceptarse, se estarían perdiendo aproximadamente cien millones de pesos para hacer un nuevo inmueble.

Precisar que el mercado 5 de febrero ya tiene más de 50 años sirviendo a los sanandresinos y se han rehabilitado algunos puntos como carnicerías, sin embargo, en voz de muchos locatarios es necesaria su reconstrucción, ya que tanto el techo, como las áreas necesitan modernizarse y ser renovados, además que se suman problemas de infraestructura como drenaje, alumbrado y agua que se han vuelto poco a poco obsoletos con el paso de los años, al grado que podrían convertirse en bombas de tiempo, y que decir de un hundimiento en la zona de florerías que no ha podido ser reparado al cien por ciento durante cuatro años atrás.