Súper Secretaria

En la serie televisiva de Estados Unidos, Los Audaces, hay una súper secretaria en un despacho jurídico. Ella, por ejemplo, conoce los atributos y defectos de todos y cada uno de los abogados asociados. Pero también, de los abogados de otros bufetes.

Y ni se diga a las secretarias de los jefes litigantes en Nueva York.

También conoce la vida y milagros de los dueños de cada despacho.

Y ni se diga de los empresarios poderosos que solicitan los servicios de los despachos.

En el despacho donde trabaja hay un gigantesco archivo que la súper secretaria se sabe de memoria.

Incluso, hasta los recita cuando un jefe pide un documento.

Su jefe, un abogado, le pregunta cómo sabe tanto. Ella responde: “Porque soy Dona”.

Dona es una mujer joven y guapa con una memoria prodigiosa, pero además, con relaciones universales pues tiene una red amical con las secretarias tanto de otros despachos como de empresarios y hasta de secretarias del Poder Judicial de Estados Unidos.

Ella tiene una filosofía de vida indicativa y significativa. Ninguna relación sexual con sus jefes. Así, dice, mantengo mi libertad y mi independencia. Pero también mi dignidad.

Un día su jefe la acosa y le para el alto. Le dice:

–Nunca andaré contigo. Y en todo caso, si será… será cuando me despidas.

–Entonces te despido hoy y mañana te recontrato y pasamos la noche juntos.

–¡Vete al diablo! le revira.

Con todo, y a primera vista, Dona, la súper secretaria de la serie “Los Audaces” ha encarnado, quizá, quizá, quizá, en una secretaria poderosa y omnipotente en la LXV Legislatura, quien con la categoría “Q” gana, ni más ni menos, 105 mil 68.46 pesos mensuales (alcalorpolítico).

En el periódico digital omiten, como es lógico y natural, el nombre, porque sería, digamos, exponer sus legítimos derechos humanos.

Más, considerando que en ningún momento ella tiene la culpa, sino quien la favoreció y privilegió.

LA CHICA DE LIVERPOOL

De entrada resulta insólito, inverosímil, una secretaria con más de 105 mil pesos mensuales de salario.

Quizá habría de comprar la lámpara de Diógenes para buscar en el pajar laboral del Congreso local a la súper secretaria.

Ella, por ejemplo, está ganando más, mucho más que un secretario del gabinete legal y ampliado del gobierno de Veracruz.

El doble, el triple, el cuádruple, etcétera, que una burócrata común y sencilla con montón de años de antigüedad y hasta con maestría y doctorado.

Y, bueno, de seguro será mucho más eficiente que Dona, la súper secretaria de la serie “Los Audaces”.

Además, claro, guapa, bonita, hermosa, seductora.

Además, eficiente y eficaz en todas las aristas de la vida pública.

Además, capaz y capacitada.

Nadie pensaría, digamos, que los más de 105 mil pesos mensuales de sueldo se deben a una relación prohibida con algún jefe superior, jefe de jefes, tlatoani de tlatoanis.

En todo caso, a que sabe y conoce grandes y graves secretos de uno que otro político o de varios y/o de la tribu guinda y marrón en el poder legislativo o estatal.

Ella, sin duda, merece la medalla anual Adolfo Ruiz Cortines por su inteligencia y talento incandescente para trascender en la administración pública de la 4T.

Y por eso mismo, ha de admirarse y respetarse porque pocas, excepcionales secretarias alcanzan su dimensión estelar.

Quizá el periódico digital “al calor político” la tiene identificada y espera otro momento para lanzarse la exclusiva, incluida una foto, o varias, si ella circulara en las redes sociales y tuviera facebook.

Ni siquiera, vaya, la chica de Liverpool…, parece, ha escalado lo más alto de la burocracia guinda y marrón.

LA 4T HACE JUSTICIA…

¡Bendita la 4T haciendo justicia a la primera ultra contra súper secretaria de Veracruz!

Pronto, quizá, tengamos fe, y antes de que el gallito cante tres veces, más secretarias serán ascendidas y con un salario excepcional, tentador y digno.

Incluso, quizá la asociación de secretarias del gobierno de Veracruz, unas 7 mil, con muchos méritos, levantarían la mano para ser incluidas.

En todo caso, exigiendo un examen de oposición, más que “a mano alzada” con un cuerpo técnico designado exprofeso, imparcial y hasta ajeno a la vorágine burocrática para evitar desaguisados, sospechas y dudas.

La primera señal ya está enviada con la secretaria Jefa “Q” de la LXV Legislatura, quizá, la justicia social del titular de la Junta de Coordinación Política, el diputado local, Juan Javier Gómez Cazarín.

¡Hosanna, hosanna!

¡La esperanza social ha resucitado!