Tsunami feminicida

Las ONG con mujeres activistas evidencian el trabajo de la Fiscal General para garantizar la seguridad en la población femenina. Seis de cada 10 habitantes de Veracruz son mujeres. Veracruz, bicampeón nacional en feminicidios.

Por un lado, la ONG “Las Brujas del Mar”, aquellas de “Un Día Sin Nosotras” tan exitosa en el país, lo dicen así: “No porque una mujer esté al frente de una Fiscalía quiere decir que haya un avance en materia de derechos para las mujeres”.

Y por el otro, el Colectivo “Marea Verde Altas Montañas” refiere que en Veracruz únicamente se castiga el uno por ciento de feminicidios.

Es decir, si el año anterior, 2021, año de elecciones, se registraron 65 (sesenta y cinco) feminicidios, entonces, en una mínima parte se habría procurado la justicia y detenido al homicida físico, se ignora si hubo asesino intelectual, y procesado y sentenciado.

Son mujeres activistas evidenciando a la mujer Fiscal General, por cierto, reina de belleza en su pueblo, Santiago Tuxtla, y quien es prima hermana de “La jefa”.

De acuerdo con el par de activistas, la impunidad persiste. Y lo peor, ninguna lucecita alumbra el largo y extenso y penoso túnel del desencanto y la desesperanza.

A estas alturas, y en materia de feminicidios, se ignora si Jorge Wínckler Ortiz, tan satanizado por la 4T, fue peor Fiscal que la señora Verónica Hernández, o al revés.

“Las cifras de feminicidios no han bajado” dice la vocera de “Las Brujas del Mar”, Arussi Unda.

“Vemos impunidad. Mucha inacción por parte de las autoridades. Un peregrinaje eterno para familiares de las víctimas”. (La Jornada-Veracruz, 2 de enero, 2022)

Es lo peor que está pasando. El peregrinaje por las oficinas burocráticas y en donde los titulares venden esperanzas como si fuera un tianguis ramplón y barato.

Los familiares reclamando justicia. La captura de los asesinos físicos e intelectuales.

La Fiscalía General, por el contrario, “haciendo creer” a los parientes de las víctimas que están trabajando.

“Lleva 3 años en el puesto. (En realidad, dos años y tres meses) Y cuándo va a sacar la cara”.

La Fiscal, sin embargo, mientras esté bien con el secretario General de Gobierno (su hacedor) y el góber (su aval) le vale que los ángeles y querubines estén inconformes, molestos, encorajinados.

PROTESTAN Y NADIE ESCUCHA

En repetidas ocasiones, la ONG “Marea Verde Altas Montañas”, con epicentro en la región de Orizaba y Córdoba, han marchado en las calles y avenidas y caminos vecinales cargando pancartas con las fotos de las mujeres asesinadas.

Han marchado, incluso, con tapacobas, tanto por el covid como en silencio en caminata callada y discreta, pero contestataria ante el tsunami feminicida.

Y sin embargo, igual como sucede con los plantones de otras ONG, ningún trascendido.

Nadie las escucha. Nadie las toma en cuenta. El desdén y la indiferencia es la respuesta.

Ni la Fiscalía General ni tampoco los presidentes municipales de la región.

Pero ellas continúan, digamos, como místicas de la sublevación y la inconformidad.

La mayoría son mujeres. Mujeres urbanas y mujeres indígenas. Uno que otro hombre, por ahí, solidario, como si el feminicidio fuera incumbencia exclusiva de la población femenina.

Todas, luchando por la vida. Simple y llanamente, por la vida… que por la vida también luchan los más de veinte Colectivos en el Estado de Veracruz, nacidos los primeros desde el duartazgo y multiplicándose después.

De hecho y derecho, Colectivos y ongs y activistas contra el gobierno de Veracruz. Y viceversa.

¡Vaya paradoja!

En el tercer informe, el góber aseguró que en Veracruz “las mujeres podían soñar”.

Sueñan, claro, pero con pesadillas donde la muerte sigue teniendo permiso.

APLAUSOS A LA FISCAL GENERAL

Vamos en el cuarto año del sexenio de la 4T. En los tres primeros años, Veracruz logró y mantuvo el liderazgo nacional en feminicidios.

Y por eso mismo, resulta indicativo y significativo que en tanto las ONGS claman la legítima justicia a que tienen derecho los familiares de las víctimas, el góber y el secretario General de Gobierno se desvivan en halagos, incienso y aplausos por la Fiscal General.

Se entiende: ellos la nombraron y la impusieron.

Y aun cuando desde el mes de septiembre del año 2019 (el primero del sexenio) a la fecha, la estadística feminicida ha seguido creciendo, imparable y descarrilada en el palenque público, las

marchas, protestas, declaraciones, foros, árboles navideños del dolor y el sufrimiento, niños huérfanos, parejas viudas, etcétera, ningún impacto social han tenido en la autoridad.

Sea el Principio de Peter.

Sea que la Fiscalía General fue rebasada y trascendida por los malandros.

Sean que han dado “palos de ciego”.

Sea una estrategia ineficiente e ineficaz para combatir a los feminicidas.

Sea la inexperiencia del equipo gobernante luego de tres años del sexenio.

Sea el posible desdén y menosprecio.

La indiferencia y la apatía…, nunca en la historia local un sexenio fatídico y demoledor para las mujeres.

Hasta donde la memoria alcanza, jamás ha existido en Veracruz un sexenio donde las mujeres fueran asesinadas de manera tan desbordada, insólita y volcánica.

Y con toda la impunidad del mundo.