Urgen operativos sanitarios en bares y cantinas

Atención sector salud…
Bares y cantinas de mala muerte sin vigilancia y control sanitario

San Andrés Tuxtla, Ver.—La falta de control sanitario de sexoservidoras y sexoservidores pone en riesgo a parroquianos al ser blancos del contagio de enfermedades venéreas. (Foto: Archivo)

Alfonso Rodríguez Santos, San Andrés Tuxtla, Ver.-Las enfermedades venéreas adquiridas a través de las relaciones sexuales ponen en riesgo la vida de quienes las contraen; y esto se da en el descontrol que en su gran mayoría presentan ya no sólo sexoservidores sino ahora también sexoservidores.

Y es que, aunque no se den a conocer cifras porque ello implicaría la falta del cumplimiento de sus funciones de quienes tienen esa enorme responsabilidad de vigilar estas situaciones, por ello en primer término aparece en la lista la Jurisdicción Sanitaria Núm. 10, quien a través de su personal tiene esa encomienda.

Por ello, es necesario que el Jefe de la jurisdicción, gire las respectivas instrucciones a quien corresponda, para que en coordinación con las autoridades municipales realicen operativos en bares y cantinas, sobre todo en aquellos que se dicen “de mala muerte” donde se congregan sexoservidoras  y sexoservidores que en su momento no cuentan con su tarjeta de control para este “servicio” por parte de la dependencia de la Secretaría de Salud y Asistencia.

Es preciso señalar que con esta medida preventiva se podría combatir en buena parte la prostitución desmedida y aún más, se contribuiría en la detección oportuna de enfermedades que damas están siendo portadoras, en las que muchas de ellas podrían también ser portadoras del VIH (SIDA) u otras enfermedades que ponen en riesgo la vida de quienes practican relaciones sexuales sin la debida protección.

También es necesario que inspectores de salud, realicen bien su trabajo, que no sólo salgan a “pasear” con el maletín matando tiempo, y exijan a los propietarios de bares y cantinas mantener una amplia seguridad e higiene en sus establecimientos.

En este mismo tenor lo debería hacer los regidores encargados de bares y cantinas, porque lo cierto es que estos tugurios dan mal aspecto y en ocasiones despiden olores fétidos de desechos orgánicos (fecales).

En el mismo orden de ideas, las autoridades deberían recomendarles a los propietarios de los mismos regulen sus equipos de audio, ya que a altas horas de la madrugada estos están en volumen alto lo que se suma a esta queja de parte de ciudadanos que ven como algunos negocios de este tipo tienen ciertos privilegios.

Seguiremos informando.