Vergonzoso, presidente de la Mesa Directiva del Congreso Federal usa la imagen de sus hijos para promoción electoral

“Vacas flacas” en el partido de MORENA en Veracruz. Los tiradores, por decirles así, cuentan con negros historiales y comprobados actos de corrupción al desviar recursos públicos federales para su promoción electoral personal. Los que tienen mayor presupuesto son la secretaria de Energía, la zacatecana que se dice ser veracruzana, Norma Rocío Nahle García y el presidente de la Mesa Directiva del Congreso de la Unión, el improductivo diputado federal y desconocido en Veracruz, Sergio Gutiérrez Luna, quien en un análisis periodístico, es otro defraudador electoral,  a quien le han creado toda una plataforma de imagen y promoción personal igual o peor, como lo hizo el hoy preso en el Reclusorio Norte, el exgobernador Javier Duarte de Ochoa al desconocido Cuitláhuac García Jiménez.

Hay muchas similitudes entre Cuitláhuac García y Sergio Gutiérrez Luna. Una de ellas, los dos siguen siendo unos completos desconocidos en Veracruz, pues la gente en la calle no los reconoce o de plano, los ignoran, ya que no han aportado nada al estado, ni a la ciudadanía, al contrario, se han beneficiado de los dineros de los veracruzanos.

Con una campaña malograda, Sergio Gutiérrez tiene a operadores duartistas, quienes son los responsables  del triunfo de Cuitláhuac García en el 2018 y ahora el gobernador de Veracruz no les contesta el teléfono, según relato de estos mismos políticos priistas, que operan en el grupo de MORENA liderados por  los secretarios de Relaciones Exteriores Marcelo Ebrard Casaubón y el de Gobernación Adán Augusto López Hernández, contrarios al grupo de Cuitláhuac García, Rocío Nahle y  la jefa de Gobierno en la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo.

Lo interesante es que el dinero del Congreso Federal y de la dirigencia nacional de MORENA a cargo de Mario Delgado, se está desviando para cientos de espectaculares en todo Veracruz y el cínico Sergio Gutiérrez asegura ser pagados por amigos, cuando el INE ya está registrando estos anticipados y prematuros actos de campaña, con la finalidad de dar a conocer a los veracruzanos la llegada del nuevo “salvador” del estado.

Además, en miles de bardas en el estado se ha pintado la frase “Orgullo Xalapa”, “Orgullo Misantla”, entre otros,  en todos los municipios de Veracruz, adjudicándose esta iniciativa  otro aspirante a la gubernatura, como es el secretario de Gobierno con negros antecedentes, Eric Cisneros Burgos  y ahora, el mismo defraudador  Gutiérrez Luna se adjudica el lema: “Orgullo de Veracruz”, bajo una estrategia para puntualizar que Rocío Nahle no es veracruzana y Sergio Gutiérrez sí, aun cuando este diputado federal plurinominal no lo conocen  y no hay registro de algo bueno hecho a favor del estado.

Importante citar que ahora, periodistas lo llaman “Cheko” Gutiérrez, con instrucción de los coordinadores del diputado federal, en alusión del piloto de carreras Sergio “Checo” Pérez, quien su nombre es más conocido y el legislador federal se agarra de todo lo que pueda promocionarse, en una estrategia desesperada. Lo que siempre ha dicho la autora de esta columna “trabajo mata grilla” y debe presumir su trabajo legislativo y apoyo a Veracruz, dejando de tirar al bote de la basura millones de pesos para medios de comunicación y columnistas que no le ayudan, alabándolo sin una comprobada trascendencia en el estado.

Los políticos buscan por todos los medios promocionarse y usan a la familia para mostrar tener el núcleo de toda sociedad. Y contratan espectaculares con la esposa e hijos. Sergio Gutiérrez Luna realiza una sobreexposición de su familia y lo peor, trafica con la imagen de sus hijos subiendo videos llevándolos a fiestas, juegos y hasta enseñarle a manejar bicicleta, como estrategia electoral. Y eso no se vale, cuando son menores de edad, violentando sus derechos ante una aspiración política y electoral.

Lo mismo hizo López Obrador con su hijo menor de edad, mostrándolo chistoso y que sacara la lengua o caras graciosas, durante su larga campaña presidencial. Lo utilizó para fines electorales. Hoy, que el niño ya creció y muestra graves problemas existenciales y hasta él mismo evidencia sus fiestas, vicios y excentricidades, el presidente de México y su esposa, los mismos que antes utilizaron las “graciosadas” de este menor, ahora exigen respeto para él, por las críticas en redes sociales.

Seguimos insistiendo, no hay candidatos serios en MORENA en Veracruz. La mayoría son con oscuros antecedentes y utilizan la política como un chiste, usan los recursos públicos para beneficio personal, no para mejorar la vida de los veracruzanos.