Visión Política Por Edgar Palma Gómez

La alianza PAN-PRD

El pensar en posibles alianzas entre partidos completamente opuestos por sus principios ideológicos para el proceso electoral que se vivirá en Veracruz, parecería una broma digna del día de los santos inocentes, pero la ficción de un día como este, sólo es superado por la ambiciosa realidad de muchos actores políticos, que ven en las alianzas una posibilidad de llegar al poder, y otros de lograr su permanencia. 
 En Veracruz, se esta estudiando una alianza PAN-PRD, con varios objetivos, en un primer término la candidatura de Gerardo Buganza Salmerón; en segundo término, lograr debilitar la candidatura del dueño de Convergencia, Dante Alfonso Delgado Rannauro; y finalmente; y derrotar al PRI, y al Gobernador Fidel Herrera Beltrán.
 Aunque, estas alianzas –PAN-PRD- ya se han dado en otras entidades, lo único que han generado es la perdida de credibilidad ante el electorado, y que el PRD deje de ser visto como la institución política que enarbola los principios de izquierda y de las verdaderas causas sociales. De hecho, hay corrientes al interior del PRD en Veracruz, que ven esta alianza como la muerte del partido del Sol Azteca, porque iría en contra de sus principios ideológicos.
 Aunque les pese reconocer, como resultado de las luchas tribales al interior del Partido del Sol Azteca, este instituto no cuenta con una estructura electoral que les permita participar –al menos dignamente- en los procesos electorales del próximo año. Tampoco cuentan con candidatos que sean garantías de triunfo, por eso necesitan irse con opciones externas. Además de que una alianza entre el PRD y el PAN truncaría las aspiraciones políticas de Arturo Hervíz Reyes, -el eterno candidato a la gubernatura del estado, que sólo ha buscado su beneficio personal-;  pero también dejaría a un lado a varias corrientes internas que ven con simpatía una alianza que postule al ex Gobernador Dante Delgado. Es decir, de todos los partidos políticos, el PRD prácticamente se encuentra en el ostracismo político electoral.
El PAN cuenta con todo el apoyo del Gobierno Federal, sin importar quien pueda ser su candidato al Gobierno del Estado, y como se va despejando el panorama electoral, todo parece indicar que la candidatura será competida por Gerardo Buganza Salmerón, -que fue seriamente subestimado por sus contricantes, y el ex priísta Miguel Ángel Yunes Linares, que además de contar con el apoyo de el grupo de Alejandro Vázquez Cuevas y Enrique Cambranis, también tiene el respaldo de la dirigente magisterial Elba Esther Gordillo, y de muchos priístas que lo siguen considerando su amigo, y que si ven que el candidato priísta no levanta, de inmediato se cambiarán de camiseta, a pesar de haber gritado a los cuatro vientos que eran los amigos más leales de la fidelidad.
 En cualquier proceso electoral, lo más importante es el dinero que se invertirá, y el PAN tiene los recursos federales, los programas “70 y Más” y “Oportunidades”, porque por mucho que los quieran blindar –como dijo de manera ingenua la Diputada Carolina Gudiño-, vienen siendo utilizados desde hace muchos años atrás con este objetivo, cobrar las facturas a los beneficiados en este proceso electoral, porque para el PAN, Veracruz significa la permanencia en la Presidencia de la República, y eso lo sabe el PRI, pero también lo sabe el PRD, que no se quiere quedar fuera de la jugada.
 El PRD buscará una alianza electoral con el partido que le deje mayores dividendos electorales, económicos y posiciones políticas, esto sin importar que uno representa la izquierda política, y el otro, la ultraderecha en el país. Y lo más absurdo, que aún siguen trasmitiendo spots en la radio, donde anuncian que el PRI y el PAN engañaron al país aprobando más impuestos que lesionan a las familias mexicanas, y que son patrocinados por el PRD.
 De concretarse una alianza de este tipo, sería una burla para los mexicanos que vieron en el PRD,  al partido que representaba las verdaderas causas sociales, y que estaba en contra de todos los abusos de aquellos que ostentaban el poder, y tal parece que los principios ideológicos han sido   rebasados por las ambición de algunos perredistas.
 Estamos a escasos días de finalizar el 2009, los demonios andan sueltos, Veracruz se convertirá en el verdadero infierno, donde todos los políticos buscarán un lugar en el cielo. Muchos son lo que sienten haber escuchado el llamado, pero pocos son los escogidos. El 2010, será un año decisivo para muchos partidos políticos, porque muchos de sus proyectos políticos dependen de los resultados electorales.